miércoles, 7 de enero de 2009

ACA TIENEN EL BLOG ME DICEN ALEJO QUE FUE BORRADO

Sábado 29 de diciembre de 2007

Mucha gente dudará de estas palabras, y hasta creerá imposible que ella fuera capaz de semejante violencia, porque es claro que alguien con su cara angelical, aparenta otra forma de ser. Pero lamentablemente para mi y para las personas que lastimó, es verdad. En ese entonces ella tenía otras amigas que no son las actuales, es claro que a la hora de limpiar su nombre, no solo cambio de vida sinó que tambien buscó amistades acordes a su actual apariencia de niña decente y respetable. Pero esta mujer, nunca dejó de buscarme sexualmente, y se me ofrece de la misma manera que a sus catorce años, fácil, implacable y capaz de cualquier cosa. Se ofrecía cual juguete sexual para mí, y organizaba en mi departamento todo tipo de juegos eróticos y sexuales. Queda claro que no fui su primer hombre sexualmente hablando, dado que la niña ya traía experiencia sexual, demasiada para su edad. Nunca supe quien estuvo antes que yo, porque ella de lo ùnico que me hablaba es de: que nadie estarìa despues que yo. No importaba el antes, a ella solo le importaba el presente y el despues, yo era su pertenencia, era de ella o de nadie. Mi novia de entonces obviamente despues del episodio de violencia que vivió, no solo me abandonó para siempre sino que ademas me culpó, con motivos lógicos, de la pérdida de nuestro hijo. No había consuelo posible para ella, no hubo denuncias posibles que hicieran que la niña malcriada pague por sus daños, porque no habia pruebas suficientes que la inculparan y porque su padre adinerado se encargaba de tapar uno a uno los inconvenientes que su niña rebelde le ocasionaba. Cambiarla de colegio, concederle todos sus caprichos, dejarla vivir sola, creerle todo cuando se victimizaba, todo. Su padre y su madre apañaban cada paso de la niña malcriada como para tapar sus propias culpas, como para justificar lo injustificable. Yo seria siempre el culpable, no ella, yo tendria la culpa de todo, no su niñita. Igualmente no justifico mis actos de inmadurez y debilidad, jamás debì acercarme a ella. Jamás. En ese entonces ella tenía una página (en realidad era un blog como este) en donde contaba sus andanzas de anoréxica e instaba a otras chicas de su edad a luchar para no comer. Era una lìder nata, todas le obedecían cual esclavas (igual que ahora con sus admiradoras), y llegaban a recibir sus saludos como premios ante la dedicaciòn por no comer. Cuando esta pseudo ìdola fue entrevistada por la revista Rolling Stones, su fama acrecentò y por lo tanto su locura. Creyèndose la reencarnaciòn de la diosa Ana, instaba a sus sùbditas a odiar la comida, a luchar contra el hambre, y se vanagloriaba de sus casi cincuenta dias sin comer. De esa pàgina cuelgan y colgaràn por el resto de sus dias, dos cadàveres, dado que dos de sus fieles seguidoras murieron por inaniciòn. Cuando presentò su libro por primera vez, las madres de estas niñas que la amaban al punto de morir por su causa, quisieron verla, quisieron recriminarle lo mal que hacia con su pàgina, pero claro, ella se encargò de impedirlo, o su noviecito de turno, las dos madres fueron agredidas fisicamente por sus patovicas, y por supuesto no pudieron acercársele a un metro. La denunciaron, pero su novio que tiene varios contactos en varios lados, borró cualquier rastro de denuncias en contra de su "amorcito" que empezaba a facturar gracias a su libro. Cabe aclarar que ella me relataba una a una todas sus fechorias por la web, ella queria que yo la admire como hacian sus seguidoras de MECOMOA MI, pero yo lejos de admirarla, querìa que coma, internarla en una clìnica psiquiàtrica y rehabilitarla, aunque cayera una y otra vez en su veneno de serpiente, en su belleza, en sus besos, en sus juegos sexuales, en donde sucumbía a sus deseos entregàndole mi vida misma.


EL DIA DEL JUICIO
BASTA YA. de tu soberbia, de tu estupidez, de tus aires de divismo ridìculo, basta de dañar y lastimar a quienes como yo solo quisimos ayudarte. BASTA. Esta es la historia contada por mi: Cuando comenzamos a chatear, me parecìa hermosamente calida y dulce. No tuvo que pasar mucho tiempo para seducirme e involucrarme en una locura de la cual todavía soy victima. Dalnet era el punto de encuentro de varias personas agradables, de ahi, conservo amistades y vínculos afectivos que vivieron a la par mia, la tortura C .L. en toda su magnitud. Las persecuciones y acosos que sufrì, las reuniones en las cuales ella y yo participàbamos, y en las cuales tambien se la pudo ver alcoholizada y tal vez drogada, ofreciendose a mi de una manera desesperada y persecutoria. Ella en ese entonces contaba con solo catorce años, pero a mi me dijo que tenia dieciseis. Bellisima y seductora, me ofrecìa a diario un manjar del cual ningun hombre querrìa evadirse, y en mi idiotez o inmadurez, accedì, la quise, la cuidè y me expuse a todo tipo de ridiculizaciones por estar a su lado. Con la culpa que significaba la diferencia de edad, continué amándola y transgrediendo incluso mi propia vida, dado que yo estaba de novio, y amaba a la que era mi novia de entonces. Pero ella siempre fue tenaz, y nunca obtuvo un NO por respuesta, se me ofrecìa todo el tiempo, envuelta para regalo, ahi, en su frescura, en su belleza, se entregaba a mi como una irresistible tentación. No podia escucharme, no podia entenderme, ella solo me quería tener, a cualquier precio, en cualquier circunstancia. En mi debilidad, debo confesar que disfruté de su cuerpo y de su entrega, nunca fuí un tipo al que la vida le ofreciera lo que ella me ofrecìa, ternura, buen sexo, y la idea de sentirme su protector, que fue lo que finalmente me hundiò en la mas terrible pesadilla. Esta niña, no solo nunca fue una niña, sinò que además tampoco era inocente. Larvadamente planeaba cada uno de sus movimientos, para encontrarme, para psicopatearme mil veces, todas las que ella necesitase para verme mal, para destruirme por dentro, haciéndome sentir el peor hijo de puta. Y yo que era un imbécil casi adulto hombre, me dejaba seducir, me dejaba manipular, me dejaba... porque quizá yo necesitaba tambien que ella me amase, que ella fuera sincera, y que se jugara por mi. Pero ella solo quería llamar mi atención, encerrarme y hacerme culpable de todos sus males. Nunca quiso escuchar, nunca quiso curarse, ni hoy. Flaquísima y de aspecto casi quebradizo, me manipuleaba, manejaba todos los hilos amenazándome con dejar de vivir, con el suicidio. Mi novia de entonces tambièn la sufrió, el monstruo en el cual fue convirtiéndose, fue arrasando con todo lo que se interponía entre ella y yo. Sin escrúpulos no solo amenazaba, sino que además concretaba sus amenazas. Ella estaba convencida que yo era suyo, que era para ella o para nadie. Fue asì que a causa de su anorexia empezò a tener faltas en su menstruaciòn. Su mente enferma enseguida le puso nombre a un embarazo que jamàs existiò, y por supuesto cuando volviò a menstruar me hizo cargo de haber perdido el hijo/a . Pero lo peor vino despues, cuando mi novia de entonces me dio la feliz noticia que tendrìa un hijo mio, ahi vino su locura extrema. Enloquecida, no solo me llamaba todo el tiempo amenazàndome con matarse, sino que ademas comenzò a amenazar con matar a mi hijo. Y lo hizo. Con dos o tres de sus amigas, buscaron a mi novia, la golpearon, hasta que su vientre comenzò a sangrar. La dejaron tirada en la calle, sangrando, con nuestro hijo muerto. En su locura, corriò a su casa, hablò con su padre, y le contò de lo nuestro, hacièndose la vìctima, y debido a la diferencia de edad, el padre hizo una denuncia penal en mi contra. Terminè detenido, lejos de mi novia que para entonces habia abortado a nuestro hijo a causa de los golpes... todavía no puedo dejar de llorar al recordarlo


domingo 30 de diciembre de 2007

EL GRAN MECENAS
Ella siempre fue conciente de su belleza, una vez me dijo: “con la belleza voy a llegar lejos, sè que aunque a vos no te parezca linda, soy hermosa, y eso me va a abrir puertas, el sexo es una herramienta importante para poder llegar lejos “ ella sabia y lo sabe aún que es hermosa, y que tiene ángel. Esa belleza física fue un mecenas que le concedió todos los caprichos. Cuando la entrevistaron para la revista Rollings Stones en donde le tomaron fotos desnuda, ella sabia antes de ir que tendría que entregarse sexualmente al fotógrafo y a dos editores de la revista, pero no le importò, solo querìa el èxito y ser reconocida popularmente, y estos “pequeños” favores serían la puerta de ingreso a un mundo de fama y exposición mediática, su sueño hecho realidad. Cuando volvió de la entrevista, estaba muy dolorida físicamente, se imaginaràn que los “favorcitos” terminaron dejándola mal físicamente. Pero asì y todo no perdió la oportunidad de maltratarme diciéndome: “cuando sea famosa y exitosa, vos no vas a existir en mi vida, ademas hoy me cogì a tres, y de ahora en mas me voy a coger a medio pais si es necesario para llegar a ser alguien en la vida”. Se me hiela la sangre de solo pensar que en sus quince años estuviese ofreciendo sexo por fama, pero asi fue. Esa noche, me emborraché feo. Tomaba y tomaba quizá haciéndome cargo de las culpas que ella me acreditaba. “vos me metiste en esto, vos hiciste de mì este monstruo que soy”. Esas palabras retumbaban en mi mente y me hacían sentir el peor hijo de puta. Si al menos hubiera sido capaz de decirle cuánto la amaba, y lo mucho que hubiese dado por evitarle el dolor de crecer a los golpes. Pero no pude, temía que se enloqueciera aùn mas conmigo, y que siguiera perjudicando a toda aquella persona que se me acercaba.Pero aún asi, cada vez que me buscaba sexualmente yo accedìa, idiota, frágil y vulnerable caìa en sus redes una y mil veces, porque en sus brazos me sentìa fuerte y protector, padre, ella me habìa convertido en su dios. Me emborraché y maldije a la vida haberla conocido. No quería verla mas, pero algo dentro de mì me indicaba que había un solo camino: sus piernas. Me envolvía en su locura, me seducía y yo me dejaba seducir, me dejaba envolver. Bellísima y pequeña, su piel me rescataba de toda la muerda en la cual me había sumergido. No podia pensar en ella como la autora de mis desgracias, sinó mas bien como mi víctima, y la culpa que siempre fue lo que mas me unió a su cuerpo, me fue taladrando el cerebro al punto de querer morir.La entrevista en la revista la subió aún mas en su locura, la hizo implacablemente malvada. Drogada y borracha me buscaba y se me ofrecía delante de quien estuviese, y si yo no accedía a sus caprichos, se llevaba a cualquier hombre que quisiera tomarla. Dejándome la huella de sus acusaciones, haciéndome responsable de las heridas en sus brazos, de su estado lamentable, de los abusos que sufría.Mientras tanto su familia, sufrìa, su padre se infartaba y su madre enfermaba de tristeza. La acompañaba una infinita soledad, llegaba a su casa para estar sola, para ser recriminada y menospreciada (con motivos, obvio).El colegio del que ella tan mal habla, es uno de los mas exclusivos de la zona, caro, eficiente y super excelente. Nunca supo ver el esfuerzo de sus padres, ni lo afortunada que había sido en la vida. Despotricaba de todo y de todos, odiaba el amor que le brindaban y ridiculizaba el esfuerzo de su padre, que enviándola a este colegio intentaba inculcarle caridad, solidaridad, humildad, generosidad, todas palabras inexistentes en su vocabulario hasta el dia de hoy.Que yo le dijese esto, era para ella, motivo de cortadas en los brazos, se autoflajelaba delante de mi, y me obligaba mil veces a curarle las heridas. Cuando robó la llave de mi casa, temí por mi vida, y por la vida de ella. Yo en mi despiste no había advertido que ella había hecho copias de las llaves, o sea que todo el tiempo que las tuvo, inconcientemente vivì en una bomba de tiempo a punto de estallar. Lamentablemente para mí y luego de una discusión telefónica, fue a mi casa, y se cortó tan brutalmente los brazos que tuvieron que internarla. Me ví obligado a llamar a sus padres y a dar las explicaciones pertinentes, o sea, nada. Me odiaron, me hubiesen matado de haber podido, y yo, que solo regresaba cansado de trabajar, me ví envuelto una vez mas en su locura.


lunes 31 de diciembre de 2007

DIAS DE PAZ
Algún dia desaparecerá este flog y el blog, pero no antes de conocerse la verdad, de que mi nombre quede separado de esta mujer que en su demencia me ha perjudicado a punto tal de convertirme ante los ojos de la gente, en un mal tipo, un abusador de niñas inocentes, un psicópata y vaya a saber cuántos adjetivos mas me fueron otorgados, para quienes crédula y honestamente leyeron su libro. No lo soy, no soy nada de eso, y tampoco soy el salvador de nadie, ni un hombre enloquecedor de mujeres. Solo soy una persona común y corriente que quiere vivir tranquila, liberarme de la culpa que siempre me hizo sentir, y pedir perdón a quienes por mi inmadurez y debilidad he lastimado. Sè que me lee mucha gente, aunque solo pocos pueden firmar, ya sea por falta de disponibilidad o por falta de valentía para enfrentarse a ella. Porque la aman, la adoran y la respetan, ella se encarga de producir ese efecto en las personas, y mas aún hoy que se ha transformado en la buena persona sonriente que aparenta. Pero a mi no me engaña, sé que dentro suyo habita un horrible ser despiadado y soberbio, sé que tipo de persona es, sé que es capaz de cualquier cosa para lograr sus cometidos, y he sufrido en carne propia su despiadada maldad. Cuando era pequeña, su maldad y soberbia era mucho peor. Después del incidente con mi ex novia, sufrí una depresión terrible, me arrojé al alcohol como quien busca una tabla de salvación ficticia, un desahogo o una liberación, un anestésico a tanto dolor. Bebía noche y día, descuidaba mi trabajo y me vi obligado a tomar vacaciones en el para no perderlo completamente. Solo salía de mi casa para ir a la casa de mi ex novia a llorar en su puerta. Totalmente ebrio y fuera de mi, suplicaba su perdón, mientras en mi mente aparecía mi niña terrible, desnuda, suave y pequeña recordándome que yo era el culpable de todos sus males. Yo había accedido a su piel, nadie me había obligado a involucrarme en su locura, sus reproches me acompañaban donde fuera , y el alcohol mi ùnico compañero infaltable acallaba las voces acusatorias que vivían en mi.Una noche tirado y borracho en la puerta de mi ex novia, su hermana me ofreció ayuda. Mi ex cuñada es una persona noble y buena. Quizà porque es madre, su instinto la llevó a intentar ayudarme. Siempre fuimos buenos amigos, pero esa situación de enfermedad en la cual me hallaba, nos acercó mas. Fue mi hermana, mi madre, mi mejor amiga. Pero jamás fue una mujer para mí, nunca hubo roces sexuales ni de nada parecido, nos unía un lazo de hermandad, de comprensión. Mi ex cuñada en su infinita generosidad, no solo me alejó del alcohol, sinó que me entregó a su hijo, lo hizo mío y me dejó disfrutarlo. Así aprendí a jugar, a soñar y a creer que las cosas podían ser diferentes.Mi ex cuñada en ese momento pasaba por problemas económicos graves, asi que para devolver la sanidad que me dió desinteresadamente, le ofrecí que viviéramos juntos para solventarle los gastos de la casa y para ayudarla a superar su mal trance económico.Yo no estaba bien psicológicamente y ella no estaba bien económicamente, asi que juntos fuimos ayudándonos y sobre todo, su hijo me curaba día a día. Además el ayudarla me hacía sentir menos culpable con su familia, con su hermana, y conmigo mismo. Yo veía en el niño, al que hubiera sido mi hijo. Como son gemelas con su hermana, mi locura de entonces me hacía imaginar cómo hubiese sido mi hijo de haber nacido. Ese pensamiento me llevaba a recaídas en el alcohol, pero mi “hermana”, como un hijo mas, me llevaba a la cama, me arropaba y soportaba mis borracheras ocasionales, conociendo los motivos por los cuales me había enfermado tanto. Día a día fuimos superando nuestros problemas y la vida fué tomando otro tinte para mi. Una mañana me encontré sonriendo, casi feliz, casi curado, jugando con un niño, en un jardín, con juguetes que yo mismo había comprado, con una amiga compañera que me bancaba en las malas, con mates deliciosos y abrazos desinteresados. Sentí el roce de la felicidad, hasta que un dia, la niña terrible me encontrò.


martes 1 de enero de 2008

PARANOIA
Apareció asì, de la nada, como siempre aparecía en mi vida, una mañana mientras yo estaba trabajando. Afortunadamente mi amiga estaba al tanto de quien era ella, y que significaba en mi vida, en vez de echarla a patadas por todo el daño que había causado, o alejarla de esa tranquilidad que nos rodeaba, piadosamente la invitó a pasar. Mi ex cuñada es un ángel y siempre tiene buena predisposición. Queria ayudarla, porque la veía frágil y muy sola. Era casi una niña y eso la convertía inmediatamente en inimputable. Cuando llegué de mi trabajo, cansado a mi lugar de reposo y paz, me la encuentro sentada en mi jardín, haciendo amistad con mi amiga y el hijo de mi amiga. Una vez mas había invadido mi privacidad y se había mezclado entre mis situaciones de una manera prepotente y soberbia, la única que ella siempre conoció. Mi amiga en su infinita generosidad, la había atendido durante todo el dia como si fuese una par con su hijo. Habìa intentado que coma, había escuchado sus lamentos y llantos falsos, y había logrado que ingiera tres galletitas oreo (sus preferidas).Yo en cambio cuando la ví no solo me sentì recayendo en el abismo del cual estaba logrando salir, sinó que ademas temí por el bienestar de mi ex cuñada y de su hijito. La tomè de un brazo y pude notar las cortadas frescas que se había flagelado quizá ese mismo dia, y por la fuerza la llevé a la puerta de calle. Inmediatamente el hijo de mi ex cuñada comenzó a llorar, por lo que me ví obligado alzarlo, abrazarlo y consolarlo. El niño nunca me había visto violentarme de esa manera, y se asustó mucho. Cuando ella me vió consolando al niño de una manera casi paternal, enloqueció de furia, y me dijo: “abrazás a ese bastardo, hijo de puta, y a nuestra hija la dejaste morir, ojalá tambien se muera así saben lo que se siente , vos y esa puta que tenés viviendo con vos”.No había abrazo suficiente que consolara al niño, que para entonces gritaba de miedo ante las amenazas de ella enloquecida. Empezó a golpearlo, y a golpearme, y fue ahí cuando mi amiga intervino, y dándole un empujón la lanzó por el aire. Entramos a la casa mientras escuchábamos los gritos amenazantes de la calle: “hijos de puta, les voy a quemar la casa, ya van a ver, los voy a matar a todos, y a ese pendejo tambien”.Al otro día tomábamos nuestra ropa, la ropa del niño y decidìamos mudarnos a otra casa. Mientras mis pesadillas volvían y el temor de una nueva denuncia, la paranoia de la luz policial llegando a buscarme, me persiguió toda la noche y una vez mas, no pude dormir.


miércoles 2 de enero de 2008

CAMBIAR PARA SER IGUAL
La niña terrible aparecía en mi vida, así, de pronto. Observando todos mis movimientos y conociendo cada uno de mis pasos, se me iba ofreciendo como un plato exquisito. Con su cuerpo frágil y sus ánimos cambiantes, mi pequeña me buscaba y me encontraba siempre. Me lastimaba pero no podía separarme completamente de ella, nadie me había amado asi, y patologicamente recaía una y mil veces. Ella adoptaba posturas y apariencias físicas acordes a las mujeres que me acompañaban mientras tanto yo buscaba cómo olvidarla. Si yo estaba de novio con una mujer rubia, ella teñia su pelo de rubio, si mi novia de ese momento tenìa ojos azules, ella también los conseguía. Así fue mutanto su apariencia, seduciéndome y ganándome en cada encuentro. Bellísima e inteligentemente astuta, se colaba por mis sábanas como mi mas preciado juguete y desencadenaba en mi una pasión irrefrenable. La hubiese amado hasta el final de mis dias, la hubiese cuidado y protegido si no se hubiese encaprichado conmigo. Pero ella en su inmadurez, no solo me lastimaba todo el tiempo sinó que ademas pretendía convertirme en un objeto de su pertenencia. Para entonces yo era ya un adulto, y ella continuaba siendo casi una niña. Ni siquiera cerca de la mayoria de edad, me atrapaba y me congelaba en el tiempo. Manejaba todos mis hilos, y aunque no quise serlo, fui su pertenencia. Un juguete caro como tantos que habría tenido en su niñez, y digo caro, porque el precio que tuvimos que pagar para estar juntos siempre lo fue. No podia amarla viendo sus brazos flagelados, no podía ser su hombre recordando el daño que me había causado. Estaba cansado de besar sus heridas, y estaba harto de curar mis heridas nuevas. El tiempo parecía no pasar en su cuerpo, en su mente, la niña jamás crecía. Mientras tanto yo seguía perdiendo, una y otra vez se desvanecían mis posibilidades de ser feliz, de estar tranquilo. Y el tiempo implacable me demostraba que yo sí estaba creciendo, que yo si estaba llegando a la madurez. Pero a ella no le importaba amarme igual a pesar de mi edad, me adoraba y besaba mi cuerpo como si yo fuera de porcelana, como si tuviese dieciocho años. Varias veces desperté a su lado viéndome dormir. Era la mas maravillosa visión que mis ojos podían encontrar, su mirada entre preguntándome por qué? Y entre agradeciéndome la noche enredada entre mis brazos. Y así en esa maravillosa visión angelical, surgían mis besos y mis abrazos, de la misma forma en que surgía ella en mi vida, de la nada, casi por impulso, naturalmente. La pequeña no era conciente de lo mucho que yo la amaba, todo lo que yo pude darle siempre fue poco. En su locura, soñaba con ser mi esposa, y cada fotografía que tomaba, según ella, sería un documento de nuestro amor. Nada hacía suponer en los momentos de tranquilidad y amor, que nos deparaba un futuro de violencia, de intentos de suicidio y de culpas. Yo creía en ella, confiaba en su amor, y le suplicaba que se cuidara, que no cometiera locuras con su cuerpo y que sobre todo fuera fuerte y actúe con madurez. Pero eso era imposible, no comía, no dormía y tampoco disfrutaba de nada. Se cortaba los brazos y buscaba mi refugio como si fuera su mejor médico, su salvador. Y yo que ni siquiera podía con mi propia pena, decidí dejarla, y ponerme de novio con una chica que si podía darme sanidad, que sí podía en ese momento darme paz. Inocentemente sin contar con que entonces nadie podía estar a mi lado, porque mi niña terrible estaba siempre cerca para impedirlo, si era necesario, con su propia muerte.


jueves 3 de enero de 2008

VOY PARA ALLA
Su intento de suicidio fue para mi, uno de los peores dolores de cabeza que tuve en mi vida. No solo me llamó siete veces ese día para decirme que vaya a verla, me amenazó de muerte y finalmente concluyó su obra de terror tomándose las pastillas que debieron curarla. Se burló hasta de su propio médico, de sus padres y de todos aquellos que queríamos que se cure. Ese día empecé mi jornada laboral con su llamado, no lo atendí porque sabía que no era algo bueno, así que sin atenderla, corté. Pero eso fue peor, y no solo comenzó a llamarme desquiciadamente a mi trabajo, sinó que entrando a otros internos pedía que la comuniquen conmigo. Finalmente tuve que atenderla, y cuando la oí no solo tuve que soportar sus improperios, sinó que también sus amenazas de muerte. A mi, a mi familia, al hijito de mi amiga, etc. Me decía: “mas vale que me atiendas al teléfono hijo de puta, porque te voy a matar, ya lo tengo decidido, voy a pagar un tipo para que te haga mier da y te deje tirado en un zanjón, que tu vieja te encuentre lleno de gusanos, como lo que sos un gusano hijo de puta”. Entonces yo sabía que todas las conversaciones eran escuchadas por las telefonistas, asi que le dije: “tenè cuidado con lo que decis porque están escuchando las telefonistas, y quizá lo estén grabando”, a lo que me contestó: “ah, las telefonistas? Cual? La puta o la otra estúpida gorda del orto?, a cual te cojés de las dos? A la puta? O a la gorda?”, yo realmente me quedaba sin palabras, era tan vulgar y tan soberbia, tan malvada, que no podía contestarle nada. Ella seguía vociferando “ a vos te gustan las gordas hijo de puta, por eso querés que yo sea una gorda asquerosa”. En un momento en medio de su diálogo desquiciado, dejé el teléfono sobre la mesa, para que hablara sola. Continué trabajando, y obviamente la telefonista cortó el llamado. Ella llamó cuatro veces mas, y a la séptima la atendí. Mi pregunta fue: “decime que querés de mi”, pero ella insistió diciéndome: “te voy a matar, a vos y a tu familia”, entonces yo sereno y sabiendo que era otro de sus ataques de locura le dije: “que pasa? Dejaste la medicación? Llamá a tu médico, no a mi, llamá a tu viejo, no podés estar sola”, a lo que ella contestó: “te necesito, estoy mal, por favor vení a buscarme porque me voy a suicidar, me corté el pelo, me pelé, estoy horrible, y me corté los brazos”. Contesté: “ya voy para allá”.Inmediatamente corté el teléfono y llamé a su amiga para que vaya a verla, y así fue, después de tramitar la salida en mi trabajo y postergar todos los compromisos que tenía, llegué y encontré un panorama desolador, la puerta de calle cerrada, así que no pude hacer nada. Toqué los timbres de otros departamentos para que alguno me abra la puerta, y salió una señora mayor que indagándome por que lloraba, y por que estaba tan mal, me informó: “recien se la llevaron, iba muy mal”.Ante la mirada desconcertada de la anciana, me quedé sentado en los escalones de la entrada, llorando como un niño. Apoyado sobre mis rodillas, mis lágrimas no paraban de brotar, y nacía de mí un llanto descontrolado, un gemido desde el alma que ni yo mismo conocía. Pensé que se habìa suicidado. Y dentro de mi ser el gemido de dolor me repetía una y otra vez: se suicidó... se suicidó...


viernes 4 de enero de 2008

LA MIRADA EN LA VENTANA
Mientras tomaba coraje, bebiendo la cerveza, antes de entrar a la clínica, compré un ramito de flores, eran demasiado simples, pero a ella le hubiesen gustado igual, o no... siempre creí que era una chica sensible y sencilla, pero estaba equivocado. Nada en ella es sensibilidad y sencillez. Ama la exposición, el lujo, la fama y la idolatría, siempre fue igual, y cuando alguien le decía o le dice lo que ella no quiere oir, lo desacredita, lo insulta o lo trata de infeliz envidioso, es típico en ella menospreciar a quien no la sigue o la adula. Además se violenta, insulta y patalea si alguien la contradice o la desenmascara.Pero continuando con el relato, con el ramito de flores en mano, subí por el ascensor hasta el piso donde ella estaba, lleguè a su habitación y la ví. Completamente rapada, sin su hermoso pelito, demacrada y ojerosa, mirando fijo a la ventana como queriendo ver el sol o queriendo lanzarse. Con sueros y sedada, giró la cabeza y me vió.Sus únicas palabras fueron: “estoy horrible, viniste”.Cuando quise acercarme, el personal de seguridad me sacó de la habitación, e inmediatamente llegaron sus familiares. La recepcionista les había informado de mi presencia, me sacaron de ahí poco menos que a los empujones.Entre el forcejeo pude ver sus ojitos, y viendo como me sacaban de la habitación, comenzaba a llorar compulsivamente. Cuando me llevaban por el pasillo pude oir sus gritos suplicando: “dejalo papá, dejame en paz, dejalo que venga conmigo, basta, déjenlo, suéltenlo” y repetía mi nombre gritando y llorando a la vez.Yo que una vez mas tenía que ceder, me sentí un NADIE, y sacado por el personal de seguridad bajé la mirada y volví sobre mis pasos, regresé por donde había entrado.Los dos hombres me acompañaron hasta la puerta de calle y se encargaron de que me subiera a un taxi para irme. Lo hice, pasivamente, obedientemente. Me arrepentí de haber ido. Aunque me llevaba su mirada, sus ojitos fijos en la ventana como esperándome, y una leve gesto de alegría al verme, que me indicaba que la pequeña mujer iba a estar bien. Inmerso en mis pensamientos, miré mis manos y ahí estaban las flores simples, como testigos mudos de esos momentos tristes. No había podido dárselas, y se iban conmigo al lugar donde me habian mandado, afuera, lejos de ella. Donde siempre estuve, lejos, fuera de su entorno, rechazado y culpable. Hubiese sido tan bueno para ella estar conmigo aunque sea un rato, pero para todos yo era el verdugo. Y la quisieron proteger de mi, sin saber que yo la curaba, la consolaba y le había salvado la vida. Y sintiéndome mil veces un NADIE, arrojé las flores simples por la ventanilla del auto, como hubiese querido arrojar también ese recuerdo de mi alma.


RECAER PARA NO CAER
Cuando regresé a mi casa, después de haber esperado dos horas en la escalera de su departamento, con la esperanza que alguien llegara a buscar algo o cualquier otro motivo, para poder averiguar de ella, cansado de esperar y viendo que iba a ser en vano, decidí ir a mi casa. Lleno de culpa y remordimientos, pasé por un supermercado y cargué un canasto con bebidas alcoholicas de todos los tipos y colores. Llegué a mi casa y comencé a emborracharme, necesitaba olvidar, necesitaba no pensar, no existir. Bebì y bebí hasta que la conciencia no me daba mas. Ni siquiera podía levantarme de la cama, y en tres horas estaba completamente ebrio. Había recaído en el alcohol, y como no podía ser de otra manera, ella era el motivo de mi recaída. Aunque estaba alcoholizado al extremo, no podìa reprimir mis pensamientos, y sin siquiera poder hablar, comencé a escuchar el timbre del teléfono. Corrí hacia el, que estaba a unos tres metros, y me caí varias veces, todo daba vueltas, pero yo luchaba por llegar, con la ilusión de que alguien me dijera que aún estaba viva. Atendí y era su amiga, la que yo había enviado al departamento. Cuando la oí empecé a llorar y entre balbuceos le conté, del modo que un ebrio puede contarlo, que no había llegado para salvarla, que se había muerto por mi culpa. Pero su amiga, me dijo: “no se murió, está internada, y aunque está mal no se va a morir”. Me tumbé sobre el piso y dejé el teléfono descolgado, no tengo memoria de lo que sucedió después, me desmayé. Había bebido demasiado, nunca antes había ingerido tanto alcohol, pude haber muerto solo en mi casa, sin que nadie lo notara. Solo ella hubiese venido a rescatarme de haberla podido llamar, pero ella tampoco estaba para ayudarme, y así en la soledad que casi siempre acompaña a los ebrios, recordé los cuidados de mi ex cuñada, y todo lo que había peleado para sacarme del alcohol. Recordé a mi madre y la recordé a ella. Habian pasado doce horas, y en mi trabajo nadie sabía de mi. Llamé para avisar que no iría a trabajar y me tiré en la cama. Me sentía muy mal, pero al menos sabía que mi pequeña aún vivía. Si hubiese muerto, yo hubiese muerto con ella. Por culpa, por remordimiento y por mi estupidez. Era tan joven y hermosa, tan sensual y angelical, como pude hacerle eso? Como pude?. La culpa me carcomía, y aunque apenas podía ponerme en pié, comencé a pensar en ir a verla. Llamé a su amiga, y después de agradecerle y pedirle disculpas, le pregunté dónde estaba internada. Su amiga, buena persona, me dio todos los datos y comencé a pensar en ir a verla, para confirmar con mis propios ojos que aún vivía. El horario de visitas era a las 16 hs, me bañé para quitarme el olor a alcohol, me vestí como lo hacía para ir a su encuentro, y partí hacia la clínica. Obviamente la mejor clínica que su padre buscó para curarla, la mejor, la mas costosa y la mas respetable. Los mejores especialistas la atenderían y de ellos dependería su vida. Llegué a la puerta de la clínica, pero no entré. Tuve mucho miedo. Me paralicé y me sentí un hijo de puta. Caminè unas cuadras, y en un bar cercano, bebí un poco de alcohol, una lata de cerveza. Volví a la puerta de la clínica, y quizá por el efecto del alcohol en mi cuerpo, tuve valor para entrar. Pregunté en que habitación estaba y la recepcionista me dio todos los datos. Iba a verla, iba a confirmar con mis propios ojos que mi pequeña no había muerto.


sábado 5 de enero de 2008

LA MIRADA EN LA VENTANA
Mientras tomaba coraje, bebiendo la cerveza, antes de entrar a la clínica, compré un ramito de flores, eran demasiado simples, pero a ella le hubiesen gustado igual, o no... siempre creí que era una chica sensible y sencilla, pero estaba equivocado. Nada en ella es sensibilidad y sencillez. Ama la exposición, el lujo, la fama y la idolatría, siempre fue igual, y cuando alguien le decía o le dice lo que ella no quiere oir, lo desacredita, lo insulta o lo trata de infeliz envidioso, es típico en ella menospreciar a quien no la sigue o la adula. Además se violenta, insulta y patalea si alguien la contradice o la desenmascara.Pero continuando con el relato, con el ramito de flores en mano, subí por el ascensor hasta el piso donde ella estaba, lleguè a su habitación y la ví. Completamente rapada, sin su hermoso pelito, demacrada y ojerosa, mirando fijo a la ventana como queriendo ver el sol o queriendo lanzarse. Con sueros y sedada, giró la cabeza y me vió.Sus únicas palabras fueron: “estoy horrible, viniste”.Cuando quise acercarme, el personal de seguridad me sacó de la habitación, e inmediatamente llegaron sus familiares. La recepcionista les había informado de mi presencia, me sacaron de ahí poco menos que a los empujones.Entre el forcejeo pude ver sus ojitos, y viendo como me sacaban de la habitación, comenzaba a llorar compulsivamente. Cuando me llevaban por el pasillo pude oir sus gritos suplicando: “dejalo papá, dejame en paz, dejalo que venga conmigo, basta, déjenlo, suéltenlo” y repetía mi nombre gritando y llorando a la vez.Yo que una vez mas tenía que ceder, me sentí un NADIE, y sacado por el personal de seguridad bajé la mirada y volví sobre mis pasos, regresé por donde había entrado.Los dos hombres me acompañaron hasta la puerta de calle y se encargaron de que me subiera a un taxi para irme. Lo hice, pasivamente, obedientemente. Me arrepentí de haber ido. Aunque me llevaba su mirada, sus ojitos fijos en la ventana como esperándome, y una leve gesto de alegría al verme, que me indicaba que la pequeña mujer iba a estar bien. Inmerso en mis pensamientos, miré mis manos y ahí estaban las flores simples, como testigos mudos de esos momentos tristes. No había podido dárselas, y se iban conmigo al lugar donde me habian mandado, afuera, lejos de ella. Donde siempre estuve, lejos, fuera de su entorno, rechazado y culpable. Hubiese sido tan bueno para ella estar conmigo aunque sea un rato, pero para todos yo era el verdugo. Y la quisieron proteger de mi, sin saber que yo la curaba, la consolaba y le había salvado la vida. Y sintiéndome mil veces un NADIE, arrojé las flores simples por la ventanilla del auto, como hubiese querido arrojar también ese recuerdo de mi alma.


domingo 6 de enero de 2008

CONFLICTOS EN RED
Cuando se puso al aire televisivo, el programa de unitarios de ficcion CONFLICTOS EN RED, obviamente ella quizo participar, dado que el programa convertía en una "telenovela unitaria" casos reales. Y como ella consideraba que lo nuestro, segun su punto de vista, fue algo real, decidió escribir una mini novela contando todo. Por supuesto que a ella le hubiese encantado ser tambien la protagonista del episodio, la actriz, nada le gusta mas que aparecer en los programas de TV, asi que... allí fue con su historia inventada a contar "lo nuestro".Recuerdo cuando me llamó por teléfono para informarme que iba a participar. Para entonces estaba de novia con un hombre que es aún productor de televisión. El pobre víctima no solo sucumbió a sus encantos, sinó que fue usado mil veces por ella para conseguir lo que deseaba. Así fue que presentó un guión (mediante su novio productor) y se realizó el capítulo que nunca fué emitido, dado que el programa fue de muy bajo raiting, asi que lo dieron de baja. Cuando se levantó el programa, me ubicó, me fue a buscar a mi trabajo y me dijo: " esta vez te salvaste, pero de la próxima no te vas a salvar, me las vas a pagar todas, voy a escribir un libro que será famosísimo y vos hijo de puta, vas a quedar como un mal tipo, que es lo que sos, me la vas a pagar hijo de puta". Su voz sonaba enojadísima, y yo, que estaba en mi trabajo, solo rogaba a Dios que deje de gritar y de insultarme delante de mis compañeros. La bella niña terrible, sacaba sus uñas una vez mas, sin piedad, se metía en mi vida y estorbándome me insultaba y me maltrataba. Yo la hubiese golpeado, la hubiese tomado de los brazos y la hubiese echado a patadas de ahí, pero jamás le pegaría a una mujer, y menos en las condiciones en las que ella estaba fisicamente. Cuando su libro estuvo editado, comenzó todo un trabajo de estética, era obvio con solo verla, que estaba alcanzando la fama tan deseada, y que al final encontraría un lugar en la tv, en los medios gráficos y en las niñas que desde la edición de su libro serían sus seguidoras y defensoras, la amarían e idolatrarían. Sin importar que su familia quede mal parada, ni la verguenza que puedan sentir sus padres, al ser expuestos como malos padres, como personas insensibles. Nada mas injusto con ellos, que solo vivieron dándole atenciones de todo tipo, protegiéndola y mimándola. Pero bueno, la niña terrible solo buscaba ser famosa, y ganar dinero. Para viajar, ropa, auto, notebook, etc etc, todo lo que ella tanto ama, y lo único que puede llegar a darle algo de felicidad (ademas de lastimarme a mi, claro).Pero yo, ya estaba fortaleciéndome, ya sabía de qué se trataba el juego y decidí ignorarla. Así fue que sin darle demasiada importancia, la dejé hacer. Y de la misma manera, sucumbí a sus encantos. Supuestamente se había recuperado de su enfermedad, y lo aparentaba, ya que estaba bellísima. Vino a verme a mi casa, para contarme lo de su libro, mas tranquila, mas serena, y como la ví bien, acepté dejarla entrar.No pasaron diez minutos que ya estabamos revolcándonos de pasión. Y una vez mas, ella me fotografió. Me enviaba por mail todas las fotos que se tomaba, sonriendo, con cara de odio, triste, fotos de producciones que hacía para revistas, y obviamente me envió las fotos de su desnudez y de nuestros momentos de pasión.Decidí mostrarlas para darle mas credibilidad a este espacio, y para que ella misma deje de delirar diciendo que esto no es verdad. Pero claro, ella confia en sus súbditos y como toda “reina” piensa que la obedecerán ciegamente.Aunque ella no cuenta que los esclavos pueden escaparse, y que todas las personas tienen derecho a defenderse, a decir lo que quieran. Nadie menos que ella puede enojarse o darse por ofendida después de haber destruido la vida de una persona, que todavía existe, tiene un trabajo, tiene familia, tiene amigos. Mi vida y mi reputación como persona, mi dignidad.lunes 7 de enero de 2008Las defensoras de la niña terrible realmente son agotadoras. Generalmente se trata de personas que también sufrieron algún tipo de las enfermedades que padece ella, o simplemente personas que se dejan influenciar por su belleza física, su fama o por su amistad con personas que si son buenas y talentosas. Todos sabemos que ella continúa enferma, basta solo ver algunas de sus fotos actuales, para darnos cuenta que su "tratamiento" no dió resultado. " me curó la palabra " era su frase favorita, LA PALABRA DE QUIEN? por favor... si está peor que nunca!!! o no la ven? o siguen ignorando su verdadera escencia? Seguramente como entonces, su familia ignora que ella está tan mal, y ella los rechaza cada vez que se lo digan. Inventará excusas, como por ej: estoy trabajando mucho, me duele el estómago, etc etc para continuar sin comer y en su ostracismo. Continúa sacándose fotos de su delgadez, como pidiendo auxilio AYUDENME, pero claro, no hay tiempo para ayudarla, debe editar su nuevo libro. Y luego vendràn los compromisos por el nuevo libro, y jamás habrá tiempo para curarla realmente. Si total... está de moda la delgadez extrema, si total... tiene un novio "bueno y que la cuida", y si total... ella no quiere cambiar y ya es adulta. Y si total... para eso tiene los fotologs para cuando quiera decir que necesita morirse, que extraña y que se siente mal. Que bueno que se inventó el fotolog para que ella tenga donde expresar lo que le pasa no? Y que bueno que existen sus seguidoras para alimentarle el poquísimo ego que le queda. Algún dìa lloraremos su muerte, por suicidio. Mientras que los que dicen AMARLA Y DEFENDERLA sigan viendo en ella una mujer hermosa y simpática, y no aprendan a ver a la depresiva maniática y autodestructiva que realmente es. APLAUSOS PARA SUS FANS que sigan relamiendo sus huesos !! y cuando muera hagan caldo con ellos así sigue alimentando a la gente que hasta ahora no la vé. (mail enviado por una persona a la que ella tilda de su enemiga envidiosa)RETIRO LAS FOTOS DEL BLOG, AUNQUE TENGO MUCHAS MAS, SI QUIEREN LEER SOLO LEAN.martes 8 de enero de 2008Las defensoras de la niña terrible realmente son agotadoras. Generalmente se trata de personas que también sufrieron algún tipo de las enfermedades que padece ella, o simplemente personas que se dejan influenciar por su belleza física, su fama o por su amistad con personas que si son buenas y talentosas. Todos sabemos que ella continúa enferma, basta solo ver algunas de sus fotos actuales, para darnos cuenta que su "tratamiento" no dió resultado. " me curó la palabra " era su frase favorita, LA PALABRA DE QUIEN? por favor... si está peor que nunca!!! o no la ven? o siguen ignorando su verdadera escencia? Seguramente como entonces, su familia ignora que ella está tan mal, y ella los rechaza cada vez que se lo digan. Inventará excusas, como por ej: estoy trabajando mucho, me duele el estómago, etc etc para continuar sin comer y en su ostracismo. Continúa sacándose fotos de su delgadez, como pidiendo auxilio AYUDENME, pero claro, no hay tiempo para ayudarla, debe editar su nuevo libro. Y luego vendràn los compromisos por el nuevo libro, y jamás habrá tiempo para curarla realmente. Si total... está de moda la delgadez extrema, si total... tiene un novio "bueno y que la cuida", y si total... ella no quiere cambiar y ya es adulta. Y si total... para eso tiene los fotologs para cuando quiera decir que necesita morirse, que extraña y que se siente mal. Que bueno que se inventó el fotolog para que ella tenga donde expresar lo que le pasa no? Y que bueno que existen sus seguidoras para alimentarle el poquísimo ego que le queda. Algún dìa lloraremos su muerte, por suicidio. Mientras que los que dicen AMARLA Y DEFENDERLA sigan viendo en ella una mujer hermosa y simpática, y no aprendan a ver a la depresiva maniática y autodestructiva que realmente es. APLAUSOS PARA SUS FANS que sigan relamiendo sus huesos !! y cuando muera hagan caldo con ellos así sigue alimentando a la gente que hasta ahora no la vé. (mail enviado por una persona a la que ella tilda de su enemiga envidiosa)RETIRO LAS FOTOS DEL BLOG, AUNQUE TENGO MUCHAS MAS, SI QUIEREN LEER SOLO LEAN.


miércoles 9 de enero de 2008

BLANCA PRINCESA
No se como explicar el sentimiento que me unia a ella, en el mismo momento podía odiarla y amarla, pero si estoy seguro que en ese momento quería que se cure.Cuando cumplió quince años, decidìo festejarlo en verano y obviamente me invitó a su fiesta. Para entonces sus padres no sabían quien era yo, y ella me presentó como un profe del colegio. Obviamente que le creyeron, porque todo le creían. Así fue que transcurrió la noche entre miradas y besos complices ocultos entre los cuartos de su casa. Me encantaba, me enloquecía y me transformaba inmediatamente en su marioneta. Como no podía ser de otra manera, en su cabello brillaba una coronita de princesa, una simple camiseta blanca y una pollera tambien blanca, Vestida casi desnuda, dejaba ver las terribles cortadas en sus brazos. No necesitaba mas que eso tan simple para estar bellísima, para gustarme, para que cada uno de los presentes note su hermosura. Nunca entendí por qué necesitaba mostrar las cortadas en los brazos, en esa noche tan angelical y tan esperada por su familia. Ella no solo mostraba sus cortadas en los brazos como una voz inconciente que gritaba su infelicidad, sinó que ademas ahí en ese mismo instante, necesitó tambien tenerme a mí.Yo no podía verla de otra forma: hermosa y mía.Pero ya era un hombre casi adulto, y haber gritado a los presentes mi amor por ella, no solo me convertiría en un pederasta, sinó que arruinaría la fiesta que sus padres habían preparado para ella. No había demasiada gente, y ella no parecía feliz.Me buscaba todo el tiempo, y quería que hagamos el amor en su cama.Era para mí un sueño dorado verla entregándose a mí, ofreciéndose delante de tanta gente, de una manera provocativa y oculta, disimulada y erótica. Imaginaba su cuerpo debajo del vestido blanco, tan blanco como su piel suave y sedosa. La deseaba, quería hacerla mía en su cama, en su cuarto, entre sus cosas.No podía pensar, no podía comer, pero si podía beber... porque el alcohol era mi compañía, me acallaba y me daba valor.En algún momento de la noche debía huir, porque de lo contrario terminaríamos en su cama, escandalizando a todos los presentes.Pero ella no me quitaba la mirada, me buscaba, me controlaba y cuidaba bien que no me acerque a nadie, solo a ella.Fue así que no sé cómo ni en que momento, me introdujo en un cuarto de la casa. Me besó y me abrazó fuerte y ante mi sorpresa sacó una cámara fotográfica y me pidió que la fotografiara. Sentada en el piso, triste y con sus bracitos lastimados, estampaba la imagen mas triste y mas dañina para mi alma. Ella misma.


jueves 10 de enero de 2008

AMENAZAS OTRA VEZ
Por momentos, cuando siento que la odio, la recuerdo en su peor faceta. La egocéntrica, la necia, la soberbia, la inimputable. El asco que me produce su presunción, y esa idiotez enferma de perseguirme y hacerme partícipe de todas sus hazañas. La odie tanto, casi tanto como la quise. Era un ser despreciablemente soberbio y altanero. Se creía perfecta e inimputable. Ella podía hacer lo que le plazca, y siempre conseguía lo que quería, inclusive a mí que ante su falsa inocencia, recaía una y otra vez en su enferma pasión. Cuando editaron su libro, su soberbia creció de manera inimaginable. Impiadosamente no le importó humillar a su familia, y estando conmigo, no hacía mas que despotricar porque la habian obligado a publicar una carta de su madre. Ella quería hundirla, humillarla y hacerla quedar como la peor mi erda, nunca entendí por qué, dado que su madre es un ser encantador y amable, alguien que se desvivió por ella y sus hermanos. Eso me llevaba a odiarla y maldecir haberme acercado a ella. Por sus arranques malignos, autodestructivos, y destructores con quienes solo quisieron hacerle bien. Pude comprobar una y otra vez lo mala persona que era, y aún es. Jamás aceptó una crítica ni siquiera constructiva, y continuó comportándose impunemente igual que aquella niña caprichosa y soberbia. Su fotolog era el punto de su maldad. Borraba todos los comentarios que no la elogiaban, al principio ella misma, pero cuando fueron siendo cada vez mas, (porque la gente no es toda idiota y súbdita), contrató unos niños serviles y amaestrados por ella, que le cuidaban ese espacio, dejando solo los comentarios que la beneficiaban. Su novio tambien formaba parte de la troup de serviles que le mantenìa el juego mientras la niña facturaba y conseguía nuevos adeptos que comprarían uno y mil libros mas. Ella se sentìa en el lugar que siempre había querido: REINA. Hasta que un día una amiga mía decidió convertirse en su opositora número uno. Y esa fue para ella, una decisión que le costó no solo la pérdida de intimidad, sinó amenazas telefónicas por parte de su novio Y otras personas. Cual mafia se hicieron pasar por una persona amigable y via msn, le sacaron su numero de telefono, y buscando en la guia telefonica obtuvieron su domicilio. la llamaban infinitamente por teléfono diciéndole cosas como por ej: CORTALA CON CRITICAR A... PORQUE TE VAMOS A HACER Mi ERDA A VOS Y A TUS HIJAS, SABEMOS DONDE ESTA TU CASA Y A QUE COLEGIO VA TU NENA, amenazas de ese tipo, y por supuesto le cerraban todos los fotologs que abriese, cosa que sufrió hasta hace poco tiempo. La propia niña terrible se comunicó con ella vía msn y la apuró, y como prueba de que era en verdad ella, colocó en una de las fotos de su fotolog la frase CALLE 36 A que es el domicilio de mi amiga. Como prueba de que sabian donde ella vive, y que eran capaz de todo si ella no paraba la movida en contra de su libro. Actualmente estoy recibiendo amenazas via mail, y textos de ese tipo en mi blog y en mi fotolog, o sea que la niña está enojada y nerviosa, porque la verdad, está saliendo a la luz. Cuando debería estar tranquila, debería conservar la calma, porque de ser “solo una historia” no tendría de que temer, ni nada que aclarar. Si el fin era solo un libro, no entiendo que es lo que tanto le molesta. No será que todo esto es justamente lo que ella no quiere que se sepa? No será que la niña terrible jamás imaginó que su esclavo iba a escaparse para contar su verdad?, aires de impunidad, y de soberbia, que aún conserva, y que me recuerdan por qué decidí no amarla, y por qué cualquier mujer hubiese sido mejor que ella para mí


viernes 11 de enero de 2008

por siempre princesa
Por momentos quisiera que ella fuera aquella niña que alguna vez conocí, porque en ese momento era mas humilde. Nadie todavía le había hecho creer que podia ser dios. Y creía en su diosa ana (a la que me mencionaba todo el tiempo) pero aún le temía y la respetaba. Hablo de la anorexia obvio.hoy ya veo que no es así, no solo ha recaído en la enfermedad, sinó que ademas no teme exhibirse y regodearse de sus huesos. Me da pena. Me entristece.Era bella cuando aún había vida sobre sus huesos, y era deseable. Al menos para mí.Pero ella vá siempre mas allá y así como ordenó mediante sus amenazas utilizando a mi amiga, cerrar este último fotolog, así me ordenará alejarme tambien de este medio, impidiéndome decir mi verdad.Mi amiga fue una de las pocas que me escuchó y me vió llorar por ella, pero no de amor, de impotencia, de bronca y de angustia. Ahora la niña terrible, ha abierto un blog acusándola de este espacio, y vuelvo a tener miedo, porque han vuelto a llamarla por telefono para amenazar a mi amiga.El ímpetu por borrar todo aquello que no la elogia, la llevará a su propia muerte, a desaparecer.Lo manifiesta en su cuerpo, dado que ella es su primer verdugo, intentará desaparecerse.En esos años de amor, era bella, aunque dentro suyo ya habitaba el demonio de la perfección.Solo puedo recordarla como lo que fue, mi pequeña princesa.ábado 12 de enero de 2008Todo el daño que ella hacía, iba dirigido a mí, inclusive su propio daño, los cortes en los brazos, su delgadez extrema, todo.Nunca fuí un hombre frívolo, y por consiguiente siempre me hice cargo de todo lo que ella hacía. Cada vez que ella cometía alguna atrocidad a modo de despecho, yo lo atribuía a que era culpa mía, que yo era el responsable de que ella actuase de esa forma. Me sentía culpable y tal vez lo era. Porque yo era el adulto, no ella, ella era casi una niña.La culpa fue manejando mi vida, y volviéndome ciego. Una ceguera que justificaba cada uno de sus actos, y sumaba a mi prontuario otra pena mas. No podía juzgarla, solo trataba de comprender su propio dolor, su indefención, su inimputabilidad. Jamás pensé en mi. Pensé en todos aquellos a quienes ella dañaba queriendo dañarme a mi, y de todos ellos me sentí responsable. Nunca pude juzgarla, decir por ejemplo: pendeja hija de puta, porque no nacía de mi pensar así de ella. Mas bien pensaba que yo era el pelotudo que le habìa jodido la vida, que la había metido en una historia de locura. Yo era el responsable de sus actos. Solo yo.Pero hoy, veo que no fué asi.Ella sabía bien todo lo que hacía, y cómo lo hacía. Me golpeaba donde mas me dolía, donde me dejaba vulnerablemente culpable. Conocía mis debilidades y era ahi donde mas golpeaba.Poco a poco me fue taladrando la autoestima, hasta convertirme en un idiota dependiente de sus estados de ánimo. Yo solo quería verla bien, que deje de culparme de sus pesares, que vuelva a ser la niña feliz de cuando la había conocido. Pero no, ella me odiaba y me amaba como nadie mas pudo hacerlo.Aunque suene ridículo, abusaba de mi en todos los órdenes en que una mujer puede hacerlo. Psicológicamente, económicamente, emocionalmente, físicamente, moralmente. Me destruía enmascarada en ángel protector.Varias veces sabiendo que yo tenía problemas con la bebida, me visitaba trayéndome botellas de mis licores favoritos. Como para echar por tierra el trabajo de amor que mi amiga había realizado recuperándome del alcohol. Ella no soportaba que yo deje de beber, y mucho menos que mi amiga y su supuesta rival, haya conseguido en mi algo tan importante para mi salud, y hacía lo imposible para verme borracho.Lo lograba obviamente, porque despues de sus reproches y de culparme de todos sus males, incluido la pèrdida del supuesto hijo nuestro, yo quedaba solo en mi departamento, con las botellas, y ahí me emborrachaba y quedaba tirado dos dias en mi culpa, en la soledad de mi culpa.Nadie me visitaba porque también fuí perdiendo mis amigos por ella. La gente del chat había dejado de invitarme a las reuniones porque ella siempre aparecía y había problemas. Así que fuí quedándome solo, con ella, como única compañia. Mi pequeña se adentraba en mis pensamientos estando borracho y sobrio. Pero estando borracho, yo le suplicaba, le imploraba que me deje en paz. Alucinaba con que ella sonreía y me decia: te perdono. Y así en mi borrachera todo estaba bien.Recaí en el alcohol cada vez que ella me amaba y me dejaba. Porque era algo patologicamente siniestro. Llegaba, me adoraba, me necesitaba, nos amabamos y nos sentíamos en el paraíso, y cuando yo recuperaba mi lucidez y le decía el daño que me había provocado, o le preguntaba por qué era así conmigo, ella enloquecía y comenzaba a recriminarme y exigirme respuestas a preguntas que ella misma inventaba, a situaciones que ella misma creaba. Empezaba a enumerarme amantes y situaciones que jamàs habían sucedido, escenas de celos y reclamos que eran injustos, y por último me culpaba, me recordaba su dolor, y lo inocente que era antes de conocerme. Tomaba su ropa, y me dejaba con la culpa, hermosa y herida se iba de mi lado sin decirme cuándo volvería, y advirtièndome que ni se me ocurra llamarla o ir a verla. Enojada me dejaba solo, culpable y angustiado, acompañado por su fantasma riendo, gozando y llorando en mis brazos, con el consuelo que nunca me faltaba cada vez que una situación así se presentaba: el alcohol.martes 15 de enero de 2008La niña terrible está enojada. Me ha llamado por teléfono y me ha preguntado por que hago esto ahora. La respuesta de la que se desentiende, de la que no se hace cargo. Ella quiere que yo siga siendo el culpable y no perder lo que ha ganado hasta ahora: fama? exito? dinero? reconocimiento popular? aunque sigo pensando que ella se infla a si misma, que no todos la conocen y la idolatran, solo las adolescentes y la mayoria con trastornos en la alimentación o algún problema similar (del cual ella ha encontrado réditos en lo económico, y obvio que sus fans le siguen dando de comer, aunque suene contradictorio, para ella sería comprarse ropa, viajar, boludeces)Y ojo! atención! no critico a sus fans que seguramente son buenas chicas que necesitan alguien con quien identificarse o simplemente compraron el personaje que esta mujer nefasta les vendió.Pero por suerte y gracias a este fabuloso medio, las personas van a poder ver que lo que brilla no siempre es ORO. Que la belleza debe pasar por otro lugar no por lo físico, lo superficial. Que detrás de su apariencia angelical hay una mala persona, soberbia, engreída y superflua. Que seduce con el único medio que tiene: su cuerpo, el mismo que siempre utilizó para conseguir lo que desea.De nada me valen sus llamados, me cago en ella. Y si estoy enojado es con motivo no les parece? Asi y todo tuve la generosidad de tratarla en este espacio medianamente bien, porque conté tambien mis buenos sentimientos hacia ella, y lo bueno que ella me hacía sentir. No fuí todo lo duro que pude haber sido, porque de haberlo sido, ella ahora estaría perdida... fotos, textos y tantas otras cosas que tengo sobre ella. Sin embargo decidí a pesar de todo lo que hizo, cuidarla una vez mas.Pero de nada me sirvió, su ira y sus amenazas telefónicas volvieron a mí, porque no acepta que la destrone, no va a aceptar jamás que yo cuente sus maldades. Debe sentirse mal, desnuda y descubierta. Y sabes que? ME ALEGRO QUE TE SIENTAS ASI. Y me rio en tu cara así como vos te reíste en la mia creyéndote impune, El juicio está llegando a su fin.... la gente va a dar su veredicto.


jueves 17 de enero de 2008

LA HISTORIA DEL HACKER
Cuando leí su libro, obviamente que le pedí explicaciones al respecto. Pude haberla denunciado como ella hizo conmigo (por abuso deshonesto infantil ), y sin embargo decidí hablar directamente con ella. Porque consideré su enfermedad física y mental no quise herirla ni someterla a ese tipo de humillaciones. Pero ella, lejos de pedirme perdón, o al menos hacerme partícipe de sus regalías (cosa que no hubiese aceptado por dignidad), me trató mal y me amenazó con su abogado. Un tipo joven al que seguro tambien le paga con "regalitos" sexuales.Ese dia, en rueda de amigos y comentando toda esa locura en la cual me habian metido, todos me aconsejaron demandarla. Sinceramente no pude hacerlo, porque ella también se había encargado de desmoronarme emocionalmente, al punto de la no-reacción. Sentí que lo tenía merecido por pelotudo. Y una vez mas me sentì culpable, discapacitado espiritualmente para defenderme.En ese momento, apareció un hacker. El había logrado meterse en el fotolog, y decifrando la clave, la perturbó bastante. Tambien hackeó sus mails, todas las cuentas de hotmail y de gmail (vive abriendo cuentas nuevas), Asi fué como me fui enterando de todas sus reacciones esquizofrénicas. Por ejemplo: mandarse correos ella misma del gmail al hotmail, puteándose o maltratándose a si misma, o diciéndose cosas lindas. Totalmente enajenada, se escribía (ella a ella misma) mails larguísimos planeando entre otras cosas: mi muerte.Además ahí estaban todo tipo de proposiciones deshonestas de editores, dueños de revistas, productores de tv y periodistas (dos de ellos muy conocidos: R.G. y A. K. ).Tambien estaban las cartas que le enviaba a su novio, al cual tambien le adjuntaba las fotos haciendo el amor conmigo. O sea que el tambien fue víctima de su violencia. Aclaro que ella se tomò fotos conmigo, hasta el ùltimo momento. Las fotografìas son para ella como un voyeur, necesita verlas y regodearse en sus victorias.Tambien en los mails a su novio lo amenazaba con dejarlo si no le conseguía participación en el programa de una actriz que realiza almuerzos en T.V. A lo cual el mismo le pedía que si lo lograba debía "entregarle la cola" a modo de agradecimiento. Como una ramera, cada mail intentaba escalar un poco mas alto. Y lo logró, como todo lo que se propone, la fama la alcanzó y el amor de las niñas incautas y que realmente sufren y se atormentan por sus padecimientos, la fueron llenando de dinero y brillo.Por supuesto que con el hacker tambien llegó a un arreglo, pero esta vez, fue económico. El no aceptó arreglos sexuales, así que tuvo que pagar con dinero.Si yo fuera hijo de puta, o mala persona, no estaría escribiendo acá, sino que estaría en algún programa de TV.Pero sé que este es su medio, ella se maneja mucho en internet, vive metida acá, porque no tiene vida, está peor que nunca y por supuesto que ni miras de escribir nada.Ella solo sirve para contar su vida y victimizarse, no es escritora, sinó que sabe unir palabras correctamente. Ser escritor va mucho mas allá, inventiva, creatividad, imaginación, destreza, habilidad, y sobre todo: GENEROSIDAD, que es la palabra que ella jamás conocerá.


domingo 20 de enero de 2008

SOBREDOSIS DE TV
Cuando apareció en la tele, verla me dió un poco de asco. De solo imaginar cómo llegó hasta ahí, en mi mente cruzaron miles de imágenes prostibularias y vanales. No pude evitar sentirme culpable de eso también, ya que fué tal el daño moral y psicológico que ella me causó, que cualquiera de sus "errores" me los sumaba a modo de culpa. Paseó por todos los programas de televisión hablando de mí, del daño que le causé y detallaba con lujo de detalles hasta los tatuajes que lleva en su cuerpo. Aclaro que solo posee dos tatuajes, y están en la ingle, del ambos lados, derecho e izquierdo. El que no existe ni existió nunca y del cual se vanaglorió en varios programas de tv, es el de la planta del pié, ese jamás existió y no existe. Es un invento de su mentecita perturbada y aniñada.Esos son los tatuajes ocultos, porque tambien existe uno en la cara interna de la muñeca, pero ese se vè a simple vista. Pero hay un tatuaje que nadie conoce, uno que posee en la cara interna de la vagina, o sea dentro de los labios de su vagina, un tatuaje que dice: HOG. Ese tatuaje es tan secreto, que nadie lo conoce, solo yo. De poder mostrarlo obviamente que sería la prueba de fuego, pero lamentablemente solo existe la prueba que puedan contar mis palabras y el testimonio de mis ojos que pasaron mas de una vez por ahi para verlo. Cuando se lo hizo, me contò que tuvo dos orgasmos, por el dolor que le causaba. Aclaro que ella goza con el dolor, y que cuando se realizaba las cortadas en los brazos, según sus propias palabras, tambièn tenía orgasmos sexuales. En su mente enferma siempre aparecía la fantasía del dolor en los actos sexuales. Había momentos en los cuales yo perdía un poco la excitación sexual por causa de estos pedidos que ella me realizaba durante el acto sexual. Varias veces me pedía que le corte los brazos mientras le hacía el amor, y me confesó varias veces que nada le daría mas placer que llevar cortadas infligidas por mi. Y yo que solo necesitaba que se quite el sostén para hacer el amor (cosa que nunca me concedió, porque estaba muy acomplejada con sus pechos), no podía creer que me realizara tales pedidos, tan violentos. Perversa y sàdica, disfrutaba con mi dolor, pero tambien disfrutaba con su propio dolor, perversa, sádica y masoquista en una misma persona. Psicológicamente sádica y fisicamente masoquista. Fisicamente nunca obtuvo ninguno de sus reclamos, y varias veces se enfurecía conmigo por no querer complacerla. Yo solo quería amarla normalmente, hacerle bien, mimarla y disfrutar de su hermoso cuerpo, de su piel suave, pero ella no, ella necesitaba mucho mas que eso, necesitaba sufrir.Nunca la complací en esos caprichos, dado que a mi, el dolor fìsico en actos sexuales, nunca me gustó.Tengo entendido, por sus propios relatos, que sus fantasías en ese aspecto fueron saciadas por otros amantes, algunos de ellos novios oficializados (por llamarlos de alguna manera). Golpes, maltratos varios, no cortadas porque en ese momento ya necesitaba su cuerpo para mostrarlo en televisión y dar su gran actuación maestral del falso e hipócrita discurso de "estoy curada" mientras se vestía en lujosos atuendos minúsculos y sexys, cual modelo top, al mejor estilo de cualquier inspiración pro anorexia.Recuerdo el asco que me produjo verla sentada junto a una mujer de ALUBA (institución seria si las hay), en un programa de televisiòn y enfrente de una vedette de moda. Fue patético. La verdadera imagen de la mentira. Ella estaba en el lugar que siempre había querido gracias a su enfermedad. Junto a Dios y al diablo. Junto a una mujer que luchaba contra lo que ella amaba, y junto a uno de los ìconos de belleza de este paìs, ahi estaba, en medio, como el sìmbolo de la mentira, como el ejemplo de lo que NO hay que hacer.Sentì tristeza, engaño, decepción y verguenza ajena. La gran mentira expuesta en TV regodeándose en sus miserias, burlándose y negociando con una enfermedad tan terrible, y hablando de mí como el causante de todos sus males... me avergoncé infinitamente.


martes 22 de enero de 2008

AMOR - ODIO
Voy a utilizar este medio para contarles algo que me pasa. Cuando me conecto a msn es tanta la gente que me agrega, que me habla, que no puedo. Me gustaria hablar con todos, pero no puedo... pido perdón. Bueno solo eso queria decirles.A la distancia, su imagen se me presenta como un ángel, y puedo darme cuenta que la amé demasiado. Yo quería cuidarla, quería estar con ella, y quería que ella fuese normal. Sin tanta exposición ni tanta manera de hacerse la diferente. Buscaba llamar mi atención sin necesidad, porque yo solo queria que me bese. Nada mas. Hubiese sido tan sencillo... pero no... ella necesitaba mas.Y el maldito tiempo que me envejecía y ella que parecía no crecer... habian pasado cuatro años y todavia seguia siendo chica... para amarla, para abrazarla en público, para todo era muy chica. Y encima su carita, que era de una nena, aparentaba menos edad.En ese entonces me habia ganado apodos como: ROBA CUNAS, NIÑERO, etc. Mis amigos enloquecian de risa cargándome con la niña terrible que me perseguía. Ella caminaba a mi lado estoica, hermosa y suave. Y yo ni me animaba a abrazarla, porque era tan chica... tan pequeña... mi pequeña.Cuando hacíamos el amor, me hundía en su piel cual océano de besos y caricias suaves. Nada me importaba mas que amarla, tenerla ahi para mi, morir en ese momento hubiese estado bien, a su lado.Eramos el uno para el otro, hasta que ella decidía que el idilio llegara a su fin. De pronto enloquecía de celos, o comenzaba a preguntarme que hacía cuando no estábamos así, o si tenía compañeras de trabajo, o si veía a mi ex cuñada, etc etc etc y en medio de los celos, el idilio terminaba. Tormentosamente, intempestivamente, como ella suele hacer todo, de repente. Me quedaba solo, en la misma cama donde minutos antes había sido tan feliz, y muchas veces llorè. Era una mezcla de llanto y maldiciones, llanto de dolor, de impotencia, y maldiciones por haberla conocido, por cómo me trataba, por haber caído nuevamente en su amor, en su cuerpo, me sentía el peor estùpido sobre la tierra. Y sabía que no iba a poder amar a nadie mas.Varias veces, embebido en alcohol, soñé que éramos felices, que me casaba con ella.En mi locura, imaginaba que ella tenía cinco años mas, y la veía vestida de novia, con su cabello cortito, y una corona de flores blancas naturales, sonriendo y diciéndome mil veces TE AMO, entre besos y familiares felices.Imaginaba su cuerpo, y sentía su olor en la almohada, solo, una vez mas de tantas que pasé.Pero la realidad era otra, ella casi me odiaba. O me amaba odiàndome, no se... aunque de algo estaba seguro: no me hacía feliz, me hacía sufrir. Envejecía en su locura, en la vorágine de situaciones en las cuales ella me metía de repente, en sus gritos, en su llanto, en su cuerpo autoflagelado. Los celos y la paranoia me alejaban de ella, y me convertían en su obsesión. Me lastimaba para despues besar mis heridas... Me usaba y me arrojaba a la basura, me manipulaba, y aunque el adulto de esa relación era yo, fui un idiota sin carácter, ciego y enfermo con ese amor que me traspasaba como un sable.Cada vez que me decia que me amaba, volvía la esperanza de ser feliz con ella, pero cuando enloquecía y me amenazaba, o lloraba por cualquier motivo acusàndome de todos sus males, la esperanza desaparecía y comenzaban las maldiciones, querìa verla lejos de mí, y deseaba no haberla conocido nunca.Yo hubiese sido feliz si tan solo hubiese sonreido.Si tan solo hubiese dicho la verdad.Si solamente me hubiese abrazado.Si hubiese cumplido las promesas.La hubiera amado a pesar de todo, si tan solo me hubiese amado tambien.


domingo 27 de enero de 2008

MALDAD
La crueldad de sus palabras a veces me helaban la sangre.Cuando apareció su libro, lejos de considerarlo terapéutico me dijo: "vas a ver que ahora las pendejas enloquecerán y me adorarán. Voy a ser una reina, mas que una princesa. " y levantó los brazos y sonrió cual estrella de Hollywood. En ese momento sentí ganas de vomitar, náuseas, al verla regodearse en el dolor ajeno.Me recordó cuando siendo mas chica me enseñaba las fotos de sus brazos cortados, de sus tatuajes, y me decía : " ves? cuando sea famosa, las minitas me van a imitar, van a amarme y a idolatrarme... y ahí si que no voy a comer mas... no puedo ser una gorda espantosa cuando sea famosa, cero comida":Yo no podía creer como hablaba de esa forma... era sumamente cruel y superficial.Recordaba el llanto de su madre, el dolor de su familia, mientras la veìa delirar soñando con la fama, con la ropa que iba a comprarse, con los viajes, etc. Frases como por ejemplo: "esperá que vean las cicatrices en los brazos... se van a morir... sabes cuántas locas van a querer experimentar el placer de las cortadas? miles. y ahi voy a estar yo para enseñarles como hacerlo... "diabólica, no encuentro otro calificativo.Todavía la recuerdo mirándose los huesos de la espalda, tomàndose fotos, para que se vean bien... preguntándome: estaré suficientemente flaca como para impresionar a mis seguidores? , en esos momentos crei enloquecer...En mi se generaba una furia casi incontrolable... y empezaba a decirle barbaridades, verdades que ella no querìa ver, o no le convenían... cosas tales como: " estas loca, desquiciada... no queres ayudar a nadie vos... solo queres popularidad y dinero... sos mala persona y nunca te vas a curar... sos una esclava de vos misma".Cuando le decía algo asi, parecìa posesa. Enloquecía de bronca y comenzaba a culparme. Frases como: "hijo de re mil puta, vos sos el culpable, por vos estoy asi... al menos merezco un poco de fama no? no te parece que ya me hiciste bastante mierda como para no dejarme disfrutar de la guita y de la fama? que queres ahora hijo de puta? no te alcanzò con matar a nuestra hija? acaso vas a defender a todas las pelotudas que hagan lo mismo que yo? sos un imbècil fracasado. "Ahi quedaba yo... en silencio y hacièndome cargo de sus culpas.Me iba tras dar un portazo, o la sacaba del brazo de mi casa, pero ella no se daba por vencida y pateaba mi puerta, creaba el mas grande escàndalo, gritos, patadas, golpes en la puerta, al punto que mis vecinos me llamaban por telèfono para pedirme por favor que la controle. Y si decidía abrir la puerta, me esperaban rasguños y maltratos fìsicos a los cuales obviamente no podía responder dado que ella era y es una mujer...se enfurecía tanto que gritaba como una demente, rugìa predicciones tales como: "por tu culpa, miles de minitas se van a morir, yo voy a llevarlas a la muerte, yo voy a hundirlas en tu nombre, y cada una de ellas va a pesar sobre tu conciencia, todas van a dejar de comer, a cortarse, a hacerse mierda, yo me voy a encargar de venderles la felicidad que te da el cortarte los brazos, el dejar de comer y lo hermoso que es verse raquìtica, todas van a querer tener mi cuerpo, y van a seguir mi camino, por tu culpa, vos tenes la culpa de todo esto tambien hijo de puta. Estas conchudas se van a morir tambien por tu culpa, hijo de puta!, les voy a hacer mierda la cabeza, porque voy a ser la vìctima, tu vìctima, me las vas a pagar todas ".el desquicio al que me sumergía varias veces terminaba en llanto.Jamás podría dejarla sin palabras... parecía tener el repertorio perfecto para torturarme y atormentarme cada vez que quisiese... pero había algo que ella sabía que jamàs tendría de mi, lo que siempre quiso, lo que jamás le entregué, lo que nunca pudo tener: mi alma.


martes 29 de enero de 2008

EL PRINCIPIO DEL FIN
Siempre me gustaron las canciones tristes. Y cuando solia emborracharme, mi cantante favorito era JOSE JOSE. Todavia es uno de mis favoritos, pero entonces, sus canciones me llevaban directo al alcohol. el tema ANDA Y VE fue el que me sumiò en un coma alcohòlico del cual me recuperò un amigo. Fue la noche en que la vi con el . Me quise morir definitivamente... La odiaba y a la vez la querìa para mí, solo para mí. Enfermaba de celos y de impotencia cuando la encontraba por casualidad, o no, en algún lugar con algún chico de su edad. Era patológico lo sé. "pero lo dudo... conmigo te decias en el aire... volabas en caballo blanco el mundo, y aquellas cosas no podran volver... porque hasta a veces me has llorado con un beso, llorando de alegria y no de miedo... y dudo que te pase igual con el... " decia la canciòn mientras me emborrachaba como habitualmente cada vez que ella aparecía en mi vida. Botella tras botella me hundía en la imagen del abrazo que ofrecía a otro, mas acorde a ella, mas cerca, mas adecuado, todo mejor. Así como se entregaba a mi se entregaba a el, delante de mis ojos que ya casi no podian distinguirla despues del alcohol. Mis amigos me quitaban los vasos y yo bebía de la botella. Me quitaban las botellas y yo bebía de los vasos de otros o buscaba una nueva botella. Y la veia reíse, la veía feliz con otro. Hermosa, mas hermosa que nunca, cerca mio, mas borracho que nunca, mas horrible que nunca. Me lo tenía merecido. Me iba a suicidar ahogado en alcohol, lo había decidido. Ella y el serían los testigos de mi muerte. La décima botella me dejó tumbado en el piso, inconciente, a los pies de mi amada despechada y feliz. Necesitaba ver sus gestos viéndome caer, vièndome hecho mierda despues de tanto daño, y otorgándole a mi rival un motivo mas para ganarla, para tenerla, para consolarla. Caí estrepitosamente, como muerto, junto a ella, cuando intenté acercarme para pelearme por su cuerpo. La última imagen que registraron mis ojos fue su cara, junto a la mia, arrodillada junto a mi casi cadáver, tratando de ayudarme, y gritando a los que estaban ahí presentes, pidiendo por un mèdico. Ella lloraba... y gritaba mi nombre... como recordàndome quien era yo. Nunca lloraría así por nadie mas... aún me amaba... Al borde de ese abismo de alcohol y lágrimas, sentí que nunca mas querrìa morir.


viernes 1 de febrero de 2008

EL FIN
CREO QUE NO TIENE SENTIDO SEGUIR CONTANDO MI VERDAD. La gente se enoja conmigo y descree todo lo que cuento, asi que... quédense con la version de ella.Piden fotos, y algunas hay, pero no todas las que yo quisiera o pudiese haber tenido de no haberlas quemado.Ademas ella está utilizando este espacio para que sus seguidores crean que todo esto lo escribe ella misma. Me enteré que no actualiza sus fotologs y que le atribuye este blog a una persona muy allegada a mi. Lo lamento personas, no escribiré mas.Aquellos que quieran creerme, que lo hagan, y a los que no, y que necesitan fotos y mas fotos, les diré que tuve mis motivos para hacer esto. O acaso a ella tambien le pidieron fotos mias para creerle lo que contò sobre mi? me parece que no...Sigan acrecentando su cuenta bancaria con calumnias sobre mi.No crean lo que digo, total el daño ya està realizado. Da igual, nada de lo que yo haga me quitará del lugar del hijo de puta de la historia. Es mejor no creer que aceptar una verdad tan cruda, puedo entenderlo.Me despido de todos, no habrá mas textos. Gracias por haber pasado alguna vez.martes


19 de febrero de 2008

POCO ME IMPORTA
Poco me importa ya lo que piensen quienes vienen a leer. El fin de este blog es decir mi verdad, la crean o no. No es fácil para una persona como yo que jamás quise dañar a nadie, haber sido partícipe de semejante humillación, ser reconocido como el malo de la película, ser maldecido por miles de personas que sin conocerme me odian. Todo el tiempo que le "pertenecí" porque creanme que mientras ella me rondaba, yo no tenía vida propia, ella se apoderaba de cada uno de los momentos que podía pasar feliz, yo era su pertenencia. Como les decía, todo el tiempo que le pertenecí solo quise cuidarla y ayudarla. Obviamente que también tuve dias de furia, de maltratos y de violencia, pero créanme que eran a causa de sus maltratos, de su furia y de su violencia, me defendí como pude, como la ley me lo permitía, pero pocas veces he vencido las batallas. Ella siempre llevó las de ganar. Escudada en su enfermedad, en su edad, en su familia, en la falsa apariencia de hombre abusador que se creó en torno a mí, ella me lastimaba, me cortaba como una navaja cada vez que podía. Mi mente atormentada, sometida a su enfermizo amor, no me pertenecía, era suya, como todo lo mío, suyo. Y cuando la veía y la tenía en frente de mí, recaía en su cuerpo, en su mirada indefensa, volvía a creerle, volvía a estrellar mi cerebro contra su inocencia, y volvía a adueñarse de mi. Acaso ustedes se preguntarán como pude cometer semejantes estupideces, cómo no pude controlar mis impulsos y mandarla al demonio? bueno, no pude. Porque la amaba. Porque quería curarla, y porque me sentìa merecedor de todas las culpas que ella me otorgaba, me sentìa responsable por el monstruo que habìa creado, e inconcientemente juraba con mis actos, que iba a recuperarla. Pero ella solo me querìa a mi. Aparecía y desaparecía de mi vida como mágicamente. Saltaba del colegio a mi cama como si fuese un hada. Cómo resistirse? quien podría? si tan solo con su apariencia feliz, con su sonrisa, yo quedaba idiotizado. Ella lo sabía, y manejaba cada uno de los hilos de mi cuerpo para tenerme siempre cerca. Yo era su tìtere. Aunque ella me decia una y mil veces que era su verdugo. No podia salvarla... nunca pude. Nunca podrìa... Como aquella tarde, que despues del colegio me invitò a comer en un lugar carìsimo. Acepté para decirle que no querìa volver a verla, y por telèfono ya le habìa adelantado que sucedería en esa comida, què iba a decirle. Pero ella insistiò que sería la última vez, que luego me dejaría tranquilo para rehacer mi vida. Acudì a la cita con mi mejor voluntad, y la encontré ya lista, en una mesa. No pensaba encontrarla, dado que casi siempre las mujeres llegan despues que los hombres. Ella estaba ahí esperàndome preciosa, super arreglada y maquillada a la perfecciòn. Cuando la ví pensé : que hermosa, no quiero dejarla. Pero tenìa que hacerlo... no me quedaba otra salida. No era para mi, no podía estar el resto de mi vida con una persona tan conflictuada, tan insegura, tan asfixiante, celosa, impulsiva, invasiva, absorvente. Ya lo habìa pensado mucho, y aunque por mis ojos entraba la belleza hecha mujer, sabía con pruebas certeras, que detràs de esa belleza se encontraba una persona muy enferma capaz de destruirme sin matarme. Me recibiò como si fuera a casarme con ella, me abrazò, se colgò de mis hombros como una nena, y logrò hacerme sonreir. La abracè fuerte como para sostenerla, no porque quisiera abrazarla, pero ella entendió que correspondìa su abrazo y se puso feliz. Inmediatamente la apartè suavemente y le pedì que nos sentàramos. Ella habìa preparado todo, ya sabia de antemano que ìbamos a comer (conocía todas mis preferencias) e invitàndome a bailar se puso de piè. La mirè seriamente (estaba hermosisima), y le dije: -ESTAS LOCA VOS? te dije para que vine... que intentas lograr? terminala querés? sentàte ahí y escuchà bien lo que voy a decirte. - Pero ale, vos sabes por que hice todo esto, quiero que me perdones, te juro que todo va a cambiar, dame una oportunidad por favor. - Vos estas mal nena... tenes que ir a un mèdico ya. - Que mèdico? si vos sabes lo que me pasa ale, vos sabes! - Yo lo ùnico que sè es que estas mal, cada vez mas flaca, cada vez peor, mas obsesionada conmigo, y yo realmente no quiero saber nada de vos... ya fué, no entendes? ya fue!-ya fue que? no seas asi... por favor te pido, si vos sabes que vivo para vos.. no hay otra vida que no sea con vos... entendeme. - No entiendo, y sabes por que? porque si me amaras como decìs, no harías las cosas que haces, y las que hiciste, que fueron mucho peores, imperdonables, terribles, que te crees? que voy a olvidar facilmente eso? no te equivoques, me estas volviendo loco no entendés? que querés? que termine con un tiro en la cabeza igual que Gustavo? dejame tranquilo por favor. Como siempre empezò a llorar, su maquillaje se corrìa y el mozo del lugar no sabìa si venir con los platos o no.La ayudè a secarse las làgrimas y el mozo colocò delante nuestro manjares exquisitos. -Bueno dale, no llorès, vamos a comer y a tratar de hablar como personas civilizadas. - No voy a comer, ya vengo. Se puso de pié y encaminàndose al baño me dejó solo con mis pensamientos y mis culpas. Pensé que iba a arreglarse el maquillaje, así que decidì esperarla ahí, sin hambre, y sin ganas de estar un minuto mas sentado en ese lugar. Como tardaba en salir, llamé al mozo, y le pedí la cuenta, pensaba irme para que no me encontrase al salir del baño, pero cuando el mozo se acercó me comunicó que ella ya había pagado todo. Me puse de pié para salir del lugar, cuando escuchè una voz del baño de damas pidiendo ayuda. Era una señora que la había encontrado llorando, sentada en el piso, y con las venas cortadas.


jueves 21 de febrero de 2008

COMO POR ARTE DE MAGIA
Como por arte de magia, y ante una casualidad inventada por ella, aparecía en todas partes. En el supermercado, en las discos a cuales yo iba, en los bares en los cuales me refugiaba con mis amigos, en los clubes que asistía, en el chat, en la universidad. Una noche, despues de las diez de la noche, se apareció en la facultad junto con su amiga compinche y confidente. Obviamente que todo había estado planeado, yo siempre supe que ella aparecía siempre planeadamente en cada lugar que iba, pero esa noche pensé en darle el gusto de encontrarnos. En realidad yo no quería ni verla, porque estaba cansado, era tarde y necesitaba dormir. Ella se comunicó a mi celular para decirme que "por casualidad" estaba en el mismo lugar que yo, y que sería bueno que nos veamos. Como estaba con su amiga, supuse que no habría peligros de intentos de suicidio o cosas similares, entonces acepté. Nos encontramos en el bar de la universidad, en el tercer piso. Era un lindo lugar, ameno y tranquilo. Ademas se come muy bien y la cerveza negra es la mejor que tome en mi vida. Cuando la vi estaba terriblemente flaca, los jeans le quedaban grandes, estaba pateticamente mal. Su amiga en cambio estaba hermosa, sana y parecia buena persona. Al punto tal que en un momento de nuestra charla me preguntè que hacia con semejante enferma? por que era su amiga? y ahora me doy cuenta que tambien quería ayudarla aunque varias veces se vio involucrada en su locura. Con su amiga enseguida entramos en tema de diàlogo, inteligente y de buen humor, disfrutaba de la charla y además futbolera. Yo notè como que quería agradarme hablando de fútbol y algunas veces tambien noté como que quería seducirme. Pero obviamente no estábamos solos y aunque lo estuviésemos, jamas me hubiese involucrado con su amiga, pero esa actitud de querer seducirme no me cayó para nada bien. Me molestó bastante porque noté que mi pequeña se incomodaba, se ponía celosa y se callaba mirándonos hablar, cabizbaja y a veces hasta haciendo pucheros (o sea con cara de casi llorar). En un momento de la charla con su amiga, le tomè la mano y le dije: ey! no decis nada! está rica la coca light? por que tomas coca light? si estas tan flaquita. Deberías estar comiendote una torta de chocolate con una chocolatada , emiti una pequeña carcajada fuera de lugar, y ninguna de las dos se rió. Su amiga me miró como diciendo: esta idiota no tiene remedio. Y yo cuando la vi a ella (la peque) ví que había vuelto con la anorexia o la bulimia, algo de eso habia. Notè que mi comentario sobre la torta de chocolate fue como la lanza clavada a Cristo en su costado. Decidí cambiar de tema, y sonó mi celular otra vez. Yo en ese momento estaba viviendo con R. era ella que me llamaba para decirme que con su hijito estaban haciendo asado!!! asado!!! lo que tanto me gusta. Y yo ahi perdiendo el tiempo con estas dos chicas ... cayendo en una trampa una vez mas. Le pedí disculpas a R. y le dije que no iba a llegar a comer. Lamentè mucho no poder estar con ella y con su hijo, ya que eran mi familia entonces. Corté la llamada y seguí hablando con la amiga de la peque, y le contè un poco sobre el hijo de R. que me tenía encantado, y ademas se había ganado mi amor, mi protección, sacandome la faceta paternal o de tío. Pero el había elegido llamarme papá, y como hacerle entender a un niñito tan chiquito que no tenía papà? . Cuando estaba contandole todo eso a mis dos oyentes, saltó la peque malhumorada y me dijo: Vos estàs loco, lo estás ilusionando jugando al papito bueno... no tenes paz vos. Sos un desubicado. Su amiga la miró y se quedó pensando en su agresiòn hacia mi sin motivos. P -por que no? esta bien lo que hace el... el nene necesita un referente masculino y si el puede ayudarlo està bien. C - que lo ayude el abuelo, no tiene abuelo? A -bueno basta C. cortala, que te molesta? que quiera al hijo de mi amiga tambien? por que no te dedicas a resolver tu problema mental y me dejas tranquilo? C- Mirá, ni sé para que te llamé si ni bola que me das. Te la pasaste hablando con P. y yo acá como una idiota ni siquiera tomo cerveza. P- Bueno, yo solo quise acompañarte nada mas. Si querés me voy y los dejo solos. C- bueno no te hagas ahora, vos sabes que no sé nada de futbol y no tomo cerveza, ya me dejaron de lado apenas me sentè acá. igual todo bien, todo bien. Sigan.A- Bueno chicas, muy lindo todo, pero yo me tengo que ir. C- ya te vas? tan temprano? si no vas a llegar para el asado... A- tan temprano? para vos es tarde nena, no se que haces a esta hora por la calle... sabe tu viejo que andas por aca? fijate lo que haces nena, cuidate. P- Si sabe el padre porque está conmigo. todo bien ale, no te preocupes. A- no, si no me preocupo, el tema es lo que sucederá despues... porque C. es imprevisible, no sabes con lo que puede salirte, inclusive vos podés salir herida con sus actitudes. Tené cuidado que no intente tirarse abajo de un auto porque no pudo tomar cerveza con nosotros... te aviso.Su amiga se despidió de mi amablemente y la niña terrible no quiso ni saludarme. Subí al auto y me fuí, cuando lleguè a casa estaba mi compañera y su hijo esperándome todavía con el asado en la parrilla, habia cocinado otra porción de carne para mi, para que pueda comer calentito. Se lo agradecí enormemente, y despues de comerlo con mucha hambre y placer porque estaba riquísimo, su hijo se durmió en mis brazos. Podía haber una escena mejor? y eso que no era mi mujer, mi amiga me curaba las heridas, los momentos de mierda que la desquiciada me hacía vivir. Despues de eso y mientras colocaba al niñito dormido en su cama, me arrepentí de haberme quedado con ellas dos en la universidad... habia elegido mal


martes 26 de febrero de 2008

PALABRAS QUE CURAN
Varias veces la escuché decir que las palabras la curaron. Entonces por qué no utilizar yo el mismo método que utilizó ella para curarse, este blog, por ejemplo.Para todas aquellas personas que creyendo tener motivos para juzgarme, vuelven a leerme una y otra vez, les pido disculpas. No soy perfecto, jamas lo fui. Pero de algo estoy seguro, la amé, la cuidé y la protegí, aún a costas de mi propia salud física y mental. Ella hizo lo que quiso de mí, por propia voluntad mía, nadie me obligó, yo quise ayudarla y tambien yo me equivoqué cada vez que la herí. No pude amarla como ella necesitaba, pero si hubiese dado todo para verla feliz. Pero ese todo no incluía mi vida, ni mis emociones, yo quería ser su amigo, aunque estuviese atado a su cuerpo, a su sexo, a sus besos. Era su esclavo, y ella era mi esclava también. Hoy a la distancia veo que ambos estábamos enfermos, ambos necesitábamos del otro como alimento a ese amor patológico. Así como ella me perseguía, por momentos yo también necesité que me persiga, que me busque, que me adore y me haga feliz sexualmente. La necesité con la misma intensidad que ella a mí. Su piel, su aroma y su aliento, eran el combo de mi perdición. Cuando la veo ahora, no veo a la misma persona de la cual me hice esclavo, veo otra totalmente distinta. Una mujer. Llena de odio.Odio hacia mí.


domingo 2 de marzo de 2008

HOGAR DULCE HOGAR
Cuando su padre le instalò el departamento donde se mudó para quedarse en Capital Federal (con la excusa de la facultad), sentí alivio. Al fin podría regresar a mi casa sin encontrarla sorpresivamente. Se había copiado la llave, asì que podìa entrar cuando quisiese. Ella controlaba todos mis movimientos, sabía absolutamente todo lo que yo hacía, qué me gustaba, qué no me gustaba, mis horarios, mis amistades, todo. Su obsesión por mi era tal, que invitado por ella a su departamento nuevo, noté con claridad que su departamento era una "sucursal" del mío. Mismos colores, similares muebles ubicados en lugares parecidos, mismo equipo de audio, misma música. En su locura había coleccionado los mismos cds que yo, con la diferencia que los tenía perfectamente ordenados por intèrprete y por edición del álbun. Todo en ese lugar me indicaba su desquicio, su obsesión por mí. Sentí pánico por momentos, aunque lo olvidé cuando desnuda enfrente de mí se me ofreció a cualquier juego sexual que me apeteciera en ese momento. Ella se convertía en mi esclava y en mi ama. Y mediante el sexo me dominaba y me sometía a sus caprichos.Hermosa y dócil, casi niña aún, su piel se iluminaba frente al deseo de mi cuerpo, y en cada gemido que emitía, yo desfallecía de amor y de pasión. Nada malo había sucedido cuando estaba encima de mí. Nada terrible se vislumbraba cuando ella me dejaba poseerla a mi gusto y placer. Yo era su amo y su esclavo tambien. Se había vuelto increíblemente experta sexualmente, al punto de superar las mejores amantes que había tenido. Y bella, como ninguna, perfilaba ser una mujer increíble cuando madurase o superase su obsesión por mi. En su departamento, yo era el protagonista. Mis cartas y las tarjetas que solía darle, estaban por toda la casa, y en lugar de cuadros había portaretratos con fotos nuestras o mias. Era como un santuario del amor que jamás daría frutos, pero eso solo yo lo sabía. Había dedicado un rincón a una caja con motivos infantiles, en donde, según ella, guardaba la ropa que había comprado para nuestro bebé, fruto de su imaginación. Despues del sexo, volví a sentir terror de estar ahí. Recorría las fotos, las cartas, mi cara en toda la casa, los colores, los muebles, la ropa de bebè, la música, y los enormes cuchillos que tenía en la cocina pegados en un imán al alcance de la mano. Por momentos me quedé mudo, sin reacción. Temía decirle que quería irme, o que se diera cuenta de mi miedo. Me imaginaba con los cuchillos clavados en la espalda, tumbado sobre la cajita de ropa del bebé. Esa mujer estaba loca. Perdidamente loca. Y yo tenía la culpa.Como iba a salir de ese lugar? Necesitaba idear un plan. Escapar sin que ella advirtiera mi miedo, sin que sospechara que yo había notado su locura. Hermosa y radiante, me dijo que tomaría un baño. Resistí la tentación de meterme en la ducha con ella, y en lugar de eso, lo que metì fueron los cuchillos en mi bolso. Todos. Mientras ella se duchaba, escapé de ese lugar espantoso, y cuando puse en marcha mi auto me sentì un poco mejor. El corazòn me palpitaba a mil por hora, y no podìa dejar de pensar en que probablemente le hubiese hecho algo al auto para que me mate por el camino. Era capaz de cualquier cosa. Lleguè a mi casa, y sudando en paranoia, llamé a mi hermano para que viniese conmigo. Cuando mi hermano llegò, me encontró en posiciòn fetal detrás de la puerta de entrada, sudando, con los ojos desorbitados por el terror, sufriendo un ataque de pànico en el cual creí morir.Aquella visiòn de mi mismo, aún me asusta. Estaba totalmente desequilibrado, espantado y paranoico. No podía dejar de temblar, y mi mente revivìa una a una las imàgenes de aquel museo del horror en el cual ella vivìa. Le contè a mi hermano lo que habìa pasado, y abriendo el bolso le dì los cuchillos. El pobre no sabia que pensar, no sabía que decirme, pero de algo estaba seguro, esa mujer estaba volvièndome loco.Junto con mi prima, me subieron a un auto y me llevaron a una clìnica psiquiàtrica en donde me estabilizaron emocionalmente. No había pasado nada malo, pero ella una vez mas, me había desquiciado. No sè como lo lograba, no sé como ideaba todo para hacerme perder el juicio, para hacerme sentir la muerte. Me sumergía en la mas impiadosa culpa, en la mas terrible pesadilla obsesiva, y me hacía sentir una vez mas, el peor hijo de puta.


miércoles 5 de marzo de 2008

YA NO ME QUERES...
Realmente me cuesta mucho seguir el relato de algo que me hizo tan mal, justamente porque no puedo dejar de repetir la misma historia en otras personas, una y otra vez, me involucro con personas que buscan en mi, mas de lo que puedo dar. En realidad no puedo dar nada, no estoy en condiciones psiquicas aún de dar nada a nadie, todavía tengo secuelas de aquellos momentos tormentosos, y creo que me marcarán de por vida. Como conté otras veces anteriores, ella aparecía en mi vida de la nada, un día llegaba y tomábamos café, hacíamos el amor y luego partía para volver de repente otro día. En ese entonces yo solía tomarme una hora todos los dias, en mi trabajo, para almorzar, y lo hacía siempre en el mismo bar, un lugar cálido y cercano a mi lugar de trabajo (a la vuelta de la esquina). Yo era habitué de ese lugar, y todas las semanas comía lo mismo, tenía organizado un menú que le había dejado a uno de los mozos para que al llegar lo tenga preparado, solo para no perder tiempo. Así disfrutaba a diario de una hora de paz, viendo pasar la gente, los autos, y en ese lugar lograba tranquilizarme y pasarla muy bien una hora. Cuando ella se aparecía en ese lugar, todo cambiaba. La paz desaparecía y comenzaban los reproches y acosos varios, tanto sexuales como psicológicos. Suena tonto realmente que diga que ella me acosaba, pero no sé de qué otra manera llamarlo. Yo no quería verla y se aparecía delante de mi como si nada fuera... como si para mí verla hubiese sido la mejor noticia. Y realmente verla me provocaba dolores de cabeza e indigestión.Es increíble como vièndola tan encantadora y hermosa, tan angelical, le hubiera pateado el trasero para que se vaya de una vez. No la soportaba ahí. Pero ella insistía y venía una y otra vez a ese lugar en donde yo intentaba distenderme de mi trabajo.Cuando me puse de novio con Claudia, con todos los problemas psicológicos que yo tenia a causa de las torturas que venía padeciendo, sentí que mi nueva novia era como un respiro, como una bocanada de aire fresco. Claudia era una mujer unos años mayor que yo, responsable y madura, me contenía y solía mimarme y darme momentos de felicidad plenos, sin reproches ni exigencias, sin escenas de celos ni chiquilinadas. Realmente creí que ella sería la mujer con la que pasaría el resto de mis años.Claudia solía acompañarme a almorzar, y lograba con su encanto que mis almuerzos no sean inmersos en pensamientos nefastos o recuerdos tortuosos. Lamentablemente no podía comer conmigo todos los dias, pero cuando podìa se escapaba de la clinica en la que trabajaba y me daba la felicidad de acompañarme.Yo la esperaba, cada vez que me sentaba a almorzar, querìa que llegase con su sonrisa y sus charlas inteligentes y amenas. Aparte de mi novia, era mi amiga. Un dia mientras esperaba que llegase Claudia, llegó la niña terrible. Casualmente era el dia en que Claudia podía salir a comer conmigo, no siempre podía, pero generalmente si. La pequeña se instaló en su lugar y sonriendo se pidió una gaseosa dietética y obviamente nada de comer. Intenté demostrarle mi disgusto por verla, pero ella no paraba de decirme que tenía cara de cansado, que debía parar de trabajar tanto... El dialogo que tuvimos fue mas o menos este, segun lo que puedo recordar: c- hola mi amor, que carita de cansado que tenes. tenes que parar un poco con el laburo.a- hola, que haces aca? c- vine a buscar un certificado a la facu y de paso pensé venir a verte un ratito. a- Hace bastante que no venias, realmente no se por que haces esto, por que venis? por que no te quedás estudiando o vas a ver a tus amigas? No me gusta que vengas acá, me siento invadido, es el único momento del día que puedo estar tranquilo no entendes?c- pense que te alegraba verme.a- no, la verdad que no, no me alegra verte.c- si te molesto, me voy. decimelo.a- si andate por favor. c- que pasa? estas esperando a alguien? a- que te importa? andate queres?c- estas esperando a alguna seguro... ahora no me voy un carajo.a- hace lo que quieras, y espero que no te mandes ninguna de las tuyas cuando llegue mi novia, si es que viene.c- TU NOVIA? DESDE CUANDO TENES NOVIA? a- desde que decidí que no vas a joderme mas la vida entendiste?c- ah bueno, entonces voy a conocer a la afortunada !a- hacé como quieras. no te lo recomiendo. La vi llegar al bar, Claudia estaba radiante, hermosa y por supuesto que yo le había hablado de la niña pesadilla.Los pensamientos angustiantes me embargaron porque presentía que la niña terrible haría de las suyas.Claudia sonrió amablemente y me saludó muy cariñosa como era habitual en ella. Tambien la saludó a ella que le correspondió con un beso en la mejilla. Las presenté y le dije a Claudia: - ella es c... la chica de la que te hablé.C. sonrió como sintièndose victoriosa, quizá en su mente desquiciada ella imaginó que yo le había hablado a Claudia de una manera amorosa, cuando en realidad le había contado que era mi peor pesadilla.Claudia le preguntó como estaba y este es el diálogo que tuvimos según lo que recuerdo:CL- Hola C que linda que sos. querés comer con nosotros? C- no, gracias, yo no como.A- bueno Clau, comemos lo de siempre no? CL- si dale. C- lo de siempre? que? siempre comen juntos? CL - no siempre porque yo no puedo por mi trabajo, soy médico, trabajo acá cerquita. C- ah, médico, que bien... y cuántos años tenes? CL- 29 A- escuchame C. por que no nos dejas solos? es que no tenemos oportunidad de estar mucho tiempo juntos, entendes? además vos me dijiste que tenias que irte. C - si, ya me voy, ahora cuando termine la gaseosa. voy al baño.Cuando ella se paró para ir al baño, yo me acomodé al lado de mi amor, y la besé como hubiese querido besarla cuando llegó y no pude. Ahora pienso que la peque estaría viendo desde el baño o camino a el, como yo la besaba y abrazaba. Tardó unos minutos, pero realmente a mi no me molestaron, al contrario, estaba tan bien con Claudia que no quería que regrese. Llegó, se sentó en la silla vacía y no dijo nada. Fue rara su actitud, dado que quedó cabizbaja y en silencio viendo por la ventana del bar. En un momento subió los brazos sobre la mesa y vimos la sangre que brotaba de los brazos. Claudia amorosamente le dijo: QUE HICISTE AMOR? POR QUE HICISTE ESO BEBE? y con la preocupaciòn de una madre se apresuró a su lado para ver las heridas. Se habia cortado los brazos de una manera muy profunda.Mi cabeza casi estallaba al ver semejante cuadro. Ella la miraba a Claudia y llorando le dijo: me quiero morir, vos me quitaste a mi amor... es tu culpa tambien.Era una niña indefensa, sentí tanta pena que solo atiné a abrazarla... y le dije: no vuelvas a hacer esto por favor... te lo pido c... hacelo por el amor que sentis por mi... no te lastimes mas. Mientras yo le acariciaba el pelo y la abrazaba, Claudia y los mozos intentaban parar la sangre. Ya habían llamado a la ambulancia, que venía en camino. No podía parar de sentir culpa, y no podía parar de preguntarle POR QUE ? Ella solo me repetía una y otra vez. por vos... por vos .. no puedo seguir sin vos... porque ya no me queres... ya ni le caían lágrimas y me clavaba la mirada con una mezcla de odio y súplica.Uno de los mozos me preguntó si era pariente mia, obvio que ninguno asociaba la idea de que haya sido mi novia, y eso me produjo una verguenza horrible. Era tan chica... y tenía mucha carita de nena que parecía que tenía aún menos edad. Le respondí que era una conocida, mientras ella gritaba: ES MI NOVIO, EL ES MI NOVIO Y ME DEJO POR ESTA MINA. Mientras que "la mina" intentaba detenerle la hemorragia de los brazos.Claudia se puso de piè y me dijo: - Bueno, yo me voy. Despues te llamo. y se fue... y me dejó solo con la pequeña, los brazos cortados, la sangre, los mozos, el dueño del bar, y la ambulancia que acababa de llegar. Yo debía volver a mi trabajo y no volví. Tuve que llamar para avisar que me sentía descompuesto, lo que me costò pèrdidas no solo económicas sino de reputación en mi empleo.En la clínica la curaron, y yo me fuí dejàndola sola. Llamé a su padre y sin saludarlo ni nada le dije: su hija está en tal clínica, está sola y con los brazos cortados. No estaba dispuesto a escuchar reproches ni culpas. Asi que corté, con el alivio de haberle avisado a sus padres. Al otro día, su padre vino a verme al trabajo, y en vez de golpearme o de putearme, me agradeció y me dijo por primera vez que su hija necesitaba ayuda psiquiatrica. Le conté cómo habían sucedido los hechos, y su padre no solo me comprendió sinó que ademas me contó que C. le había contado lo mismo. Esa vez no había mentido ni inventado cosas raras, había contado todo como sucedió. Claro, hasta que decidió escribir su libro... ahí me hizo todo el mal que no me hizo en ese momento.lunes 10 de marzo de 2008Hubo veces que no llegaba a entender hasta qué punto era culpable de su desgracia, y sin embargo, la culpa no me abandonaba. En cambio me abandonaba la salud, que cada tanto me daba golpes, el alcoholismo, sobre todo volvìa a mi vida una y otra vez. Queria suicidarme? o querìa que muera la persona que tanto daño le hacía a esa niña? Yo no era una mala persona, no era un hijo de puta, pero ella me lo hizo creer. De a poco mis amigos se fueron alejando de mi, no soportaban verme recaer una y otra vez en esa relaciòn enferma, y tampoco soportaban como ella me manipulaba. Mil veces habían discutido con ella, y varias veces yo tuve que alejarla de nuestro entorno para que no la maltraten. Sus caprichos y amenazas eran incontables. Y ahí cuando yo estaba a punto de negarme o de hacerle ver sus malcriadeces, ella me seducìa y me demostraba lo que era: una niña. Entonces reconocía mi idiotez, mi inmadurez y mi error. La culpa hacía que cediera mil veces ante sus malcriadeces. Entonces dejé de ver a mis amigos, mas aún mis amigas, y llegò un momento en que tampoco salía. Eso me convertìa en su presa fácil, dado que me quedaba en casa, solo, bebiendo o mirando TV. Varias veces me encontraba completamente borracho, y hacíamos el amor mil veces. Dormía conmigo y a la mañana siguiente, yo me querìa morir. Despertaba con su cuerpito al lado mio, chiquita, suave, caliente, dormida como un ángel, su piel tan blanca y suave, y me sentìa el peor hijo de puta, un borracho inùtil y enfermo. Un idiota débil. La culpa, me mataba, me ahogaba, y el deseo de su piel me llevaba hasta las làgrimas. Dolor, culpa, impotencia y dependencia. Así me sometía y así me convertía en su verdugo. Como se puede amar y odiar tanto? podrìa preguntar de igual manera. Porque ella me amaba y me odiaba constantemente. Me hubiese matado para despues llorar sobre mi tumba pidiéndome perdòn. Es fácil juzgarme, dado que yo era el mayor de los dos, el adulto. Es fàcil decir: ERA TU CULPA, y de eso se valió ella para victimizarse hasta el dia de hoy.Su madre vino a verme en mi peor momento. Llegò de la nada asì como tambien llegaba su hija, y entrò en el caos en el cual se habìa convertido mi departamento. Era todo desórden, como mi vida. Cuando viò aquel caos, me miró a los ojos y sentí mucha verguenza. Ahí llegaba su hija, ahí dormía conmigo, y ahí haciamos el amor... un desastre total. Me sorprendió verla, mas bien me asustó. Yo había estado bebiendo, así que a el caos del desorden hogareño, súmenle el olor a alcohol. En ese instante sin dudas fui el peor pretendiente que una hija puede tener. El peor, la pesadilla de cualquier madre. Sin embargo aquella mujer, se acercò y arreglándome el pelo con los dedos, me dijo: quedate tranquilo, porque no voy a reclamarte nada, solo quiero que hablemos. Había tanta calidez en esas palabras, en sus ojos, que sentí que podìa tranquilizarme, pero en cambio, me puse a llorar. Comencé a llorar, quizá porque ví en aquella madre el reflejo de la mía, o porque había bebido, no sé. Caì de rodillas ante ella y abrazando sus piernas le pedí perdón. Dentro de mí, sentì que me desgarraba, y que el llanto brotaba de mis ojos, de mi cuerpo, para que su madre me perdonara. PERDON... PERDON... PERDON. Ella se agachó y buscó mi mirada. En ese momento pude ver en sus ojos, a mi pequeña amada. Eran iguales. La misma manera de conmoverse, la misma manera de hablar. Me tomè de sus hombros y me sentè en la cama, sin dudas el alcohol que habìa tomado, me estaba afectando, dado que cuando me arrodillè apenas pude ponerme de pié. Ella se sentó en una silla junto a mi, y empezó a contarme que su hija se iría del país. Pero que antes ella necesitaba saber si amaba a su hija, y si estaba dispuesto a jugarme por ella. Aún estando borracho, jamàs dudé la respuesta: NO.- no puedo amarla, no puedo. Lo intenté muchas veces, quiero cuidarla. Todo lo que hago es porque ella me busca, no quiero hacerle daño, pero ella me persigue, me acosa, me acorrala. Me amenaza y me lastima todo el tiempo, se mete conmigo, con mis seres queridos, en mi casa, en mi trabajo, en la facultad. Me llama, me viene a ver, me envia cartas de papel, mails, todo. No puedo librarme de su hija, lo he intentado, pero no puedo. Yo soy un pelotudo porque recaigo, porque es hermosa, porque dice que me ama, y yo soy un idiota solo, sin vida y sin afecto. Es mi culpa, lo acepto, yo la hice mierda, le pido perdón señora, mil veces le pido perdón. Pero no la amo.En silencio se puso de pié, tomó su cartera y se dirigió hacia la puerta de salida. Antes de irse me miró a los ojos, también estaba llorando. Suavemente y sin titubear, me dijo en un tono tan dulce y tan firme las siguientes palabras: - Mi hija esta sufriendo, mucho. No sabemos que hacer... no sabemos como curarla. Ya hemos intentado todo, pero ella no quiere curarse. Solo quiere estar con vos, solo vos la hacés feliz. Por favor te pido, no hagas que mi hija se muera, ayudanos a curarla, ayudanos a que siga viviendo. Solo eso te pido, nada mas. Si vos necesitàs algo decime, no dudes en pedirme dinero, lo que necesites para que mi hija estè mejor. -Dinero? jamás le pediría dinero señora... - No me malinterpretes, me refiero a que si vos querés dinero para tu carrera o para estar mejor, o para llegar a algo con mi hija, nosotros podemos ayudarte. Solo tenés que amarla y cuidarla, ella te necesita. - No señora! ella la necesita a usted! ella se aferró a mi por algún motivo. Yo tampoco soy feliz, si usted escuchara a mi madre también le diría lo mismo, a mi hermano... yo tampoco estoy bien, no la amo, no puede entenderlo? no la amo ! - Y entonces por que la traes acà? y permitis que se quede y tienen sexo? sabes lo que sos vos? una mala persona! eso es lo que sos! un hijo de puta sos! Y se fue... dejándome entre borracho y suicida tirado en mi cama, en la cual pasè dos dias sin despertar, hasta que al segundo dìa llegó mi hermano y me encontró.


miércoles 12 de marzo de 2008

SOÑAR PARA DESPERTAR
Después de sus episodios violentos de autoagresión o violencia psicológica hacia mí, varias veces terminé internado en centros de recuperación psiquiátrica. Allí los médicos me contenían, medicaban y pasaba varias horas de terapias varias a nivel psicológico. Cuando salía de aquellas "sesiones de reacomodamiento cerebral", me preguntaba una y otra vez còmo había llegado a estar en esa situación?. Cómo ella lograba ponerme en un estado tan desprotegido y vulnerable? Un hombre grande! diría mi viejo... y sin embargo la niña me desiquilibraba terriblemente y me dejaba "para el loquero" como decían mis amigos. Para ella cualquier cosa que yo hiciese era una demostración de amor, entonces había llegado un momento en que yo no hacía nada pero nada hacia ella, no la llamaba ni la buscaba ni nada de nada, ni siquiera le hablaba por chat, nada. Y sin embargo ella me buscaba diciéndome que había soñado conmigo. Que yo la había llamado en sueños. Usaba el bloqueo para identificaciòn de llamadas, así que mi teléfono no identificaba el suyo, obligándome a atenderla.Varias veces cortaba sin hablar, apenas notaba que era ella, colgaba violentamente sin decir nada. No querìa verla, ni oírla ni saber de ella. Y sin embargo ella volvìa a aparecer, a veces por casualidad, a veces provocado por ella misma. Casualidades como por ejemplo, encontrar alguna de sus cartas, encontrar por la calle algún conocido suyo, o simplemente recordándola. Era evidente que ya era parte de mí, y que no sería fácil olvidarla. El alcohol no me ayudaba, sinó mas bien me la traía, me reivivía momentos felices y me daba una visión optimista del asunto, por lo que decidí dejar de beber. Un día dije que nunca mas alcohol. Pero no pude... me había convertido en un maldito alcohólico y necesitaba de ese nectar para subsistir. Decidido a buscar ayuda, recurrí a la misma clínica donde iba en cada pozo depresivo, y alli luego de darme un presupuesto por el tratamiento, y luego de arreglar mis vacaciones en el trabajo, decidí internarme. Quería ser feliz, ser un hombre normalmente feliz y seguro de sí mismo. Desaparecí de mi propia vida, de mis amigos, de mi familia y de ella sobre todas las personas.La clínica era un lugar muy lindo. Mucho blanco, flores, plantas, mucha madera, mucho sol. Había ventanales enormes que daban a los jardines y enormes libustrinas que separaban a la gente coherente de los incoherentes que habitábamos ahí. En silencio y en esos jardines, mas de una vez la recordé y me pregunté por qué. Y si la amaba? Y si me casaba con ella y teníamos hijitos y una familia ? Quizà así lavase mi culpa, y dejase de ser el monstruo que ella había instalado en mi persona. Quizà todos los que me quisiesen dejarían de preocuparse y su familia al fin la vería realizada y feliz. Era hermosa y suave, la mujer que cualquier hombre hubiese querido tener... Y de pronto cuando estaba en esos pensamientos por demás fabuladores y optimistas, volvían las imágenes violentas, las situaciones de mierda por las cuales había atravesado, y el dolor en el pecho que no me dejaba respirar. Sudaban mis manos y mi frente, y el miedo se apoderaba de mí. Me sentía enfermo y el cuerpo se me debilitaba por el miedo, el pánico y la culpa de haberle destruído la vida a una niña. En esos momentos me sentía terrible y corría a buscar un médico porque realmente sentía que me moría. Y aunque trataba de disimular para no quedar como un "hombre débil" los ataques de pánico me consumían. Obviamente que los mèdicos con solo verme sabían lo que me estaba pasando, y procedían a medicarme y acompañándome a mi habitación me dejaban en reposo y dormido a los pocos minutos. Tenía un mes para rehabilitarme y superar esos ataques de pánico con serenidad, porque luego de ese mes, estaría en mi casa, solo, o en la oficina trabajando. En la clínica la terapia era hora tras hora, leía sobre mi enfermedad y sobre los patrones de conducta de los psicópatas infantiles. Sobre el alcoholismo me volví un experto y sobre la psicopatología infantil aprendí muchìsimo, al punto de llegar a comprender en cierta forma, por què ella no quería liberarme. Investigué los patrones de conducta de los pederastas, y resultó que yo no era uno. Pero entonces, por que me gustaba tanto? por que no podìa resistirme a su sexo?. Los mèdicos señalaban esos episodios como "desviación de la condiciòn de amor", como si yo la hubiera amado por error? entonces por que me sentía tan hijo de puta? si supuestamente los pederastas son psicòpatas sin culpa ni remordimientos ? Sin dudas había respuestas que jamás iba a obtener. Así transcurría mis dias, encerrado y curándome dia a dia. Me fortalecía y me reafirmaba como persona. Me estaba perdonando a mi mismo y convencièndome, en poco tiempo, de que al fin y al cabo yo era una víctima mas de esta locura. El mes fuè pasando, y las horas de cruzar la puerta de calle estaban acercándose. Saldría otra vez al mundo, solo y luchando contra mi adicción al alcohol. Dejando de ser victimario para acercarme mas al rol de víctima. Luchando con la culpa y la desesperación. Los mèdicos me dieron el "alta" que en realidad fue una internación domiciliaria y transitiva, o sea que podìa volver a mi vida habitual sin abandonar el tratamiento: tres veces por semana a la terapia, medicaciòn y me recomendaron que realice alguna actividad fìsica o al menos yoga. Cuando crucé el umbral de la puerta de salida, pude oler los árboles de tilo de la vereda, y con paso lento pero seguro, emprendí el regreso a mi casa, llevando ademas de mi alma un poco menos sucia, mi bolso en la mano.Tomé un taxi y me sentì feliz de volver a mi casa. Mi prima me había llamado para invitarme a almorzar con su familia, había aceptado, pero antes necesitaba ir a mi adorada casa, mi refugio. Me llamó la atención su insistencia en venir a buscarme a la clínica para llevarme a la suya, pero no le dí mayor importancia. Cuando lleguè a mi puerta, vì a mis amigos , vestidos como para realizar trabajos de pintura. Y aunque todavia no podìa ver mi casa, pude verlos y me alegró la idea de verlos todos juntos ahi, supuse que estaban preparando una bienvenida o algo asi, pero no... cuando fui acercàndome y pude ver el frente de mi casa, como en un remolino, caì en un abismo de angustia y desesperación. El frente de mi casa estaba irreconocible. Y aunque muchas de las palabras escritas en aerosol habian sido casi borradas, muchas aùn podìan verse. "HIJO DE PUTA", "VIOLADOR DE NIÑAS", "PEDERASTA", se podìa leer aunque habían sido removidas o rasqueteadas por mis amigos en un intento por borrarlas. No había jardìn y los faroles de la entrada estaban rotos. Quedè en el taxi paralizado mirando la obra de terror que habìan realizado en mi casa... no pude bajar. Mis amigos me hablaban y trataban de bajarme del taxi. Yo en cambio querìa morirme.


viernes 14 de marzo de 2008

SENTIMIENTOS
Cabe aclarar que mis relatos no son correlativos, voy escribiendo a medida que voy recordando, asi que este texto no es la continuación del anterior, y así con ninguno de los que he posteado anteriormente.A veces cuento situaciones específicas, y otras me detengo a contarles las sensaciones que ella despertaba en mi.Solo sé que no soy un hijo de puta, como mucha gente creyó. Fuí víctima de la imaginación de una persona que solo quiso herirme. Por despecho? por angustia? por enfermedad? no se...Esa persona fué mi amor, la mujer a la que dí mi mejor voluntad y mi solidaridad mas grande. Le dí mi salud y mi tiempo, mi mente y mi cuerpo. Aunque ella haya querido mas y mas, cada vez que me lo pidió le dí todo. Pero no pude amarla con la vida, con el alma. La he amado con el cuerpo y con la mente, pero no con el Alma.Ella no entendía que aunque no era la dueña de mi Alma, era dueña de todo lo que me pertenecía. Mi tiempo, mi espacio, mis ojos, mi cuerpo, mi mente, todo. Pero siempre quiso mas, siempre fué poco lo que le dí.Al final de nuestra historia, hasta quería mi vida, dado que no paraba de lastimarme hasta verme tirado en el suelo o llorando como un niño. Nada de lo que me hiciese era suficiente para que yo pague el grave delito de no amarla con el Alma.Cuando se puso de novia, creí que me dejaría de perseguir, y aunque cuando la veía con el, sentía que mi cuerpo se estremecía o el cosquilleo de los celos o del egoísmo reaparecía una y otra vez, la dejé en paz, jamás la molesté y apoyé la idea de no vernos mas, porque ella no me hacía bien, y yo tampoco a ella.Pero varias veces la necesité y varias veces acudió personalmente cuando la llamaba en pensamientos.Había veces que la extrañaba y ella magicamente aparecía en mi puerta para amarnos y olvidar los còmo y los por qué de ese amor que rayaba la locura y la incoherencia. Y cuando se iba, podìa extrañarla horriblemente o desear que no vuelva mas. Es así cuando uno no ama de verdad. Son solo momentos sin proyectos, pero que quieren repetirse y hasta se añoran.Pero ella nunca entendiò eso, y tenía razón, ella necesitaba ser amada locamente e incondicionalmente, aunque yo no era capaz ni de transformarme en su novio oficial. No podía, porque internamente yo sabía que ella no estaba bien y que no era la persona correcta para mí. Pero aùn asi... la amaba cada vez que podìa, y su cuerpo era lo mas hermoso que me rodeaba siempre. Estaba dando vueltas en mi mente como un ángel, tan hermosa, tan suave y tan sexual. Me calentaba (aunque suene grosero), la deseaba cada vez que la veía, y no podía no amarla o tenerla entre mis brazos. Necesitaba tocarla, besarla y poseerla, porque era discipulo de su piel, de su pelo y de sus palabras de amor.Nunca mas sentí eso por otra mujer... nunca.Y aún hoy cuando la encuentro, nuestras pieles se atraen como imantadas por el sexo y por la pasión.Pero esta vez puedo contenerme, porque debajo de esa piel no hay nada, y dentro de esos ojos puedo notar el odio y el rencor. Aunque la luz de su belleza me diga una y otra vez: soy tuya.


martes 18 de marzo de 2008

VAMOS AL MAR
Muchas veces he llegado a mi casa y encontrando notitas que ella me dejaba, pensaba fervientemente en mudarme. No me encontraba de casualidad, pero de haberme encontrado, sería una pesadilla mas.Recuerdo esta particularmente, porque luego de esta nota, ese mismo día, yo tenia que viajar a Mar del Plata por trabajo.Cómo se había enterado de mi viaje? ni idea.Pero ella ya sabía que yo me iba a Mar del Plata y había planeado, ella sola, viajar conmigo.Su padre tenía departamento en la costa, en el mismo lugar, así que obviamente ella podía ir en cualquier momento. En esa oportunidad fuè con sus amigas.Cuando lleguè al hotel donde la empresa me había hospedado, estaba esperándome.No sé cómo hacía, pero llegaba, y realmente me sorprendía porque cada vez su obsesión por estar conmigo la llevaba a lo increíblemente insospechado.Cuando me vió llegar se arrojó a mis brazos con alegría infinita. Me abrazó, se colgó de mi cuello como hacía siempre, y quien nos haya visto en ese momento, seguramente pensó que éramos dos enamorados de vacaciones. No correspondí su abrazo y tampoco la besé, pero ella en su euforia hacía que mi indiferencia pasara inadvertida.Nunca me gustaron los escándalos, y mas, viniendo de su parte, en donde no sabía cuál sería el final.Si la echaba a patadas tomarían partido los del hotel, informarían a mi empresa y seguramente yo saldría perjudicado.Si la rechazaba amablemente, no iba a entender y seguramente intentaría suicidarse, o irìa al baño del hotel a cortarse, o tendrìan que sacarla en ambulancia o se pondría a gritar o armar escándalos, en un lugar en donde yo estaba hospedado por trabajo.Así que no dije nada, y pasando primero por la recepción, dí todos mis datos y cuando me otorgaron mi cuarto, me dirigì hacia el.Ella bolso en mano, me siguió y aunque lé negué a la recepcionista que ella se hospedaba conmigo, igualmente se instaló en mi cuarto.Cero diálogo, y como veía que mi indiferencia no la alejaba, comencé a tratarla mal.este fué el diálogo que mas o menos tuvimos:A- bueno, queres cojer? sacate la pilcha.C- bueno dale.A- dale, sacàte todo, despuès te las tomás.C- por qué me tratas así? si queres cojer, cojamos, pero no me ignores, no seas guacho.A- que no te ignore? vos estas loca? quien mierda te invitò a venir? pendeja de mierda, yo estoy laburando tarada, no entendes?C- hice todo este viaje para estar con vos, para estar solos.A- no me interesa estar con vos, no entendes... tenes mierda en la cabeza vos.C- bueno ale, no quise enojarte.. perdonameA- rajá de acá loca de mierda, tomatelás porque te rajo a patadas en el culo. tomatelás.C- que gran hijo de puta que sos.A- si, soy un hijo de puta, tomatelás.C- me las vas a pagar.A- tomatelás idiota! fuera.C- te voy a hacer mierda por garca, pajero de mierda.A- voy a llamar a seguridad para que te rajen a la mierda pelotuda.C- llamá a quien quieras, no me importa. A ver si crees que te tengo miedo estùpido.Tomè el telèfono y le pedí a la recepcionista que enviara alguien de seguridad. Casi inmediatamente estaban en la puerta de mi cuarto dos guardias enormes.A- señores, tengo un problema, esta señorita es menor de edad y se me instaló en el cuarto sin que la haya invitado. ustedes pueden hacer algo? yo no la quiero acá.SEG- esta registrada como hospedada en el hotel?A- noSEG- señorita, nos tiene que acompañar.C- yo soy la novia, el se hace el que no me invitò, pero en realidad yo vine acà porque el me lo pidió.SEG: señorita, venga con nosotros, en la recepción vamos a solucionar todo, no puede quedarse acá, dado que el señor no quiere hospedarla con el.A- que quede claro que yo no la invitè a venir y que estoy acá por mi trabajo, ni siquiera pago yo este hotel. quedò claro?SEG- si señor, quedó claro, señorita, la invitamos a pasar al pasillo del hotel donde seguiremos dialogando con usted.C- no, yo de acá no me voy.SEG- por favor le pedimos que nos acompañe, además le avisamos que està siendo filmada.C- sáquenme ustedes, yo no me voy.Y así fuè que tomàndola uno de cada brazo, la sacaron del cuarto y unos minutos despues del hotel.Al rato, llamè a su padre para contarle lo que había sucedido.Ese dìa no había podido conmigo, y sin beber transcurriò mi dia en paz.Por la nochecita, decidì ir a caminar por la playa. Estaba hermosa y el sol ponièndose era espectacular.me sentè en las piedras para disfrutar el panorama del mar y el sol, cuando de repente sentì un golpe en la nuca.No recuerdo mas, despertè en el hospital de la zona, con la cabeza rota, sin mis pertenencias personales. Me habian golpeado, desmayado y robado.Aunque yo sabía que no había sido un robo, aunque así lo dejaron saber... yo sabía que el golpe en la cabeza y por la espalda no era el mètodo de un ladrón.Cuando despertè hice la denuncia y la culpé directamente a ella. Aunque casualmente me enterè luego que su padre ese mismo día la había venido a buscar, y sus amigas salieron de testigos, que a esa hora, estaban con ella.Todo quedó en nada, y tuve que asistir a mi junta empresarial con la cabeza rota y con una anècdota de violencia que se sumaba a tantas otras.Sentí dolor, impotencia y miedo. Ella era capaz de cualquier cosa, era un monstruo.


martes 25 de marzo de 2008

ACLARACIONES AL PEDO
Para las personas que quieren saber cual es el tema musical de este blog : VALS DE AMELIE para piano. Varias veces encontré en este blog críticas sobre mi ortografía. Muchachas, no nos detengamos en nimiedades, todos sabemos que este no es un espacio literario ni yo soy un escritor ni tampoco este lugar es una cátedra idiomática. La gente escribe con faltas de ortografía porque no es perfecta, eso no significa que no lea, o que sea bruta o que sea ignorante. Acá nadie intenta dar cátedra de nada, y se leen absolutamente todos los mensajes, y se publican todos (aunque hay veces que el sistema de blog me anula algunos no se por que).No soy escritor ni me animaría a nada de eso porque no tengo la cultura suficiente, y menos la preparación para intentar nivelarme a los que SI son escritores (y no me refiero a la abzurdita que no existe como escritora). En este blog hay libertad de expresión (salvo que agredan a alguna persona ajena a los protagonistas de este blog).Acá cualquiera puede venir y escribir como quiera, con faltas, sin faltas ortográficas, con k, con lo que quieran, porque en este espacio se toma en cuenta la necesidad de expresión. Obviamente que aplaudo a aquellos que brillen en sus textos por la ortografía, no es mi caso, tampoco creo ser lo peor. Intento dejar mi mensaje, mi verdad, solo eso. Si a alguien le afecta negativamente, a leer otra cosa y listo. Basta con las críticas pelotudas porque no voy a volverme una eminencia ortográfica porque a ustedes se les cante el culo ENTENDIERON? esto es así y si puedo mejorar, mejoraré. Agradezco a quienes de buena onda intentaron ayudarme a escribir mejor, pero a los boluditos y boluditas que pasan a tirar mierda, les aclaro que ya viví demasiada mierda como para tener que estar dando explicaciones sobre pelotudeces. Si quieren leer, lean, si son de las huestes de la pro-psicótica adinerada, lean y opinen sin buscar perfección en esto, porque esto NO ES PERFECTO ni lo será. En este espacio se le da bola al mensaje, ni siquiera al mensajero. Acá no importa como escribas, importa lo que quieras decir. Porque lo que se transmite acá va mas allá de la ortografía, este es un lugar donde la gente DICE y OPINA aunque con faltas de ortografía, su palabra es tan válida como la de cualquier otra eminencia ortográfica. La cultura generalmente no va ligada a la inteligencia o a la educación. La bondad no se aprende, se lleva con uno, aunque escribas mal. Así que muchachas y muchachos, soy imperfecto, escribo para la mierda y todo lo que quieran, pero eso si... que voy a seguir desenmascarando y contando la verdad, de eso no tengan dudas, calenchu.


miércoles 26 de marzo de 2008

EMINENCIA
Era tal el amor que su padre le tenía (y seguramente le tiene) que no había nada que no le diera. En su casa la amaban y confiaban plenamente en ella. Pude comprobar varias veces el amor de sus padres, de sus hermanos. Ella en cambio solo despotricaba contra ellos y decía solo amar a su hermanita. Sus padres estaban enfermos por los disgustos que su "oveja negra" les daba. Desde pequeña ya los molestaba, por un lado era la niña perfecta, estudiosa y sobresaliente y por otro tenía un lado muy oscuro de maldad, de resentimiento y de odio terribles. Odiaba su cuerpo, su colegio, sus amistades. Envidiaba a otras chicas, siendo que no tenía nada que envidiarle a nadie, nunca supo valorar su propia vida y menos lo afortunada que era teniendo todo. Siempre necesitaba llamar la atención, y se quejaba de su cuerpo. Ya siendo una mujer, despotricaba contra la gordura de los otros, tildándolos de "gorda asquerosa, masa deforme, grasa humana", etc, sumamente cruel con la gente excedida de peso, inclusive con ella misma, que en su niñez habìa tenido unos kilitos de mas. Iba por todos lados con una coronita de strass, o sea de esas piedras que simulan brillantes, era una corona tipo de princesa, con la que obviamente cautivaba todas las miradas. Al verla yo me deslumbraba igual que todos, era hermosísima, pero juro que hubiese dado mi vida porque se enamorara de otra persona y al fin me deje en paz. Pero vestida de la mejor manera, y poseedora de una belleza casi fantástica, igualmente podìa notarse su soberbia, su maldad y hasta lo caprichosa que era. Casi insoportable, discriminaba a los gordos, a los negros, a los bolivianos, a los peruanos, e insultaba llamando: "bolita, peruca, sirvienta paraguaya" y tèrminos de ese tipo totalmente xenofòbicos. No compartìa vasos, ni cubiertos, ni espacios, con nadie que ella creyera "un negro cabeza". Solía decirme que había "aire contaminado, prohibido respirarlo". Eso me producía una indignación indescriptible, porque varias de mis amistades son de origen boliviano, o de otros paìses limìtrofes, y son realmente buenas personas. Una vez, en su peor momento de anorèxica, busqué un especialista para atenderla, una eminencia, un mèdico cubano. El doctor tenía una excelente trayectoria en el tema, y varios casos graves resueltos, era especialista en desòrdenes alimentarios, psicòlogo y psiquiatra, ademàs de médico clínico. Una eminencia. Su padre agradecido por mi gesto, propuso pagar todo el tratamiento sin que ella se entere, y yo acepté dado que no tenía medios económicos para pagárselo, y realmente quería curarla. La convencí y fuimos a una consulta. Previamente tuve que acceder a varios de sus caprichos, fuimos a tomar un café, al cine e hicimos el amor. Debí mimarla mucho antes de convencerla y que acepte ir a ese especialista, y luego de acceder a una consulta, me aclarò muchas veces, que solo lo hacía por mí. Su familia estaba feliz con la esperanza de poder recuperarla, su madre lloraba ante la posibilidad de ver a su hija curada y su padre me agradecía emocionado, sin saber claro, que previamente debí acceder inclusive a tener sexo con ella. Pero ella era hermosa, y mas allá de todo lo que había pasado entre nosotros, me daba un placer incomparable cada vez que teníamos sexo. Fué maravilloso, pero pasado el momento, sentía culpa y arrepentimiento.El mèdico cobraba diez veces el valor de cualquier otro especialista, y debíamos pagarlo por adelantado. Asì fuè que llegamos a la consulta ya con el dinero abonado. Nos sentamos en la sala de espera, y ella abrazada a mí esperaba su turno, como quien espera una sentencia. Yo contaba los minutos para que el médico la viese, comenzara a tratarla y la curase, así de una vez por todas podría ver su obsesión conmigo y me liberase de semejante persecuciòn. Cuando entró al consultorio la ùltima persona delante nuestro, ella me miró a los ojos y me preguntó: - Si dejo de ser ana, me vas a amar? a lo que respondí : - Hago esto porque te amo.Cuando se abrió la puerta del consultorio y salió la persona que estaba antes que nosotros, ella se puso de piè y encaminándose hacia su posible curaciòn, miró al médico, me dió un empujón y salió corriendo. Sin entender nada, le pedí disculpas al doctor y corrí tras ella. La alcancè a las dos cuadras y con el aliento agitado despues de haberla corrido como un loco, mantuvimos este diàlogo: A- nena! estas loca? que haces? C- dejàme vos y tu mèdico, que pretendés? que me haga atender por ese negro de mierda? A- no podes ser tan desagradecida. El tipo es una eminencia. C- conseguime un mèdico como la gente, tarado, no un bolita de mierda con olor a grasa. Y me dejò parado solo como un idiota, sin poder creer lo que oìa. Segùn ella, lo imperdonable fuè conseguirle un mèdico negro.Publicado por Me dicen Alejo en 22:33 33 comentarios


ACLARACIONES PELOTUDAS SIN FIN
CINCO MENSAJES PREGUNTANDO: por que pusiste "BRUTA" si decis que sos hombre? por que hablas en femenino? ESO ME PREGUNTAN, AHORA DIGO YO: la verdad no se para que mierda gasto palabras en gente que quiere leer lo que necesita leer. El texto fue este: "La gente escribe con faltas de ortografía porque no es perfecta, eso no significa que no lea, o que sea bruta o que sea ignorante" si uno habla sobre la gente no puede decir LA GENTE NO ES BRUTO, a ver si entienden, el término BRUTA fue aplicado a LA GENTE. OK? entendido? ENTENDIERON? GENTE=FEMENINO ** BRUTA= FEMENINO quedo claro?? y aclaro, dentro de mis calzones hay pelotas. ALGO MAS?Publicado por Me dicen Alejo en 19:42 23 comentarios


Bueno, siguiendo con las aclaraciones pedorras, aclaro que el fotolog medicenalejohog no es mio. El que si es mio es blogdealejo.Es increíble el apoyo que estoy recibiendo de la gente, gracias a todos. Es bueno saber y comprobar que la credibilidad tiene un límite y que siempre se puede contar la otra campana, siendo oído y respetado.Cuando uno pasa situaciones de mierda, llega a descreer de todo, de la gente, de los boludos que creen todo lo que se les cuenta angelicalmente, y piensa: puta! al final soy un pelotudo y voy por la vida siendo un hijo de puta. Pero desde que empecé a escribir en este blog, puedo ver que la gente no es estúpida y que todavía queda gente inteligente que puede reconocer lo sano de lo podrido (les suena esa frase??). Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago... debería ser su frase de cabecera.Los grandes encantadores de serpientes siempre tendrán a sus seguidores, a sus fans defendièndolos y adorándolos, pero eso no los libera de las hijaputeces que hagan o hicieron en el pasado. Tarde o temprano se sabe la verdad, alguien la cuenta, y salen a la luz las otras campanas.Siempre la historia es escrita por los que ganan, pero en este caso, empiezo a creer que los que perdimos también podemos contar nuestra historia, nuestro sufrimiento, y hacer oìr nuestra voz.En esta època en que la gente necesita de justicia, un boludo como yo, necesita contar su verdad.Comprobando dia a dia que la gente lee y se solidariza conmigo, y que despues de todo, no soy tan hijo de puta como me hicieron creer.Muchas veces digo a diario que fui un gran pelotudo, y que he cometido errores graves, pero si hay una justicia divina, ahí voy a salir ileso, porque jamàs quise dañar, jamás tuve malas intenciones y nunca busquè lucrar con el dolor o la debilidad de nadie. He pecado de pelotudo, por debilidad, por dejarme seducir, por hacerme el protector y salvador de alguien que no tenía ni tiene cura. Y si... le hice el amor, es verdad, y era muy chica, tambien es verdad... pero tambien era chica para dañar, lastimar y perjudicar, tambien era chica para victimizarse y caerme con todo el peso de la ley, ahì donde yo tambien fui su víctima.No era cualquier nena de catorce-quince años, era una mujer, inteligente y astuta. Y experta sobre todo.Pero bueno, su conducta de entonces no me libra de mi gran pelotudez al involucrarme con ella y su edad.si fui culpable? lo fui.si fui victima? lo fui.si fui victimario? no lo fui.Porque vuelven a mi mente las imàgenes de esa época, la angustia que viví y las veces que quise morirme para liberarme de su obsesión.Ya pagué mi culpa, créanme.A un precio mas alto, y con intereses de por vida.


viernes 28 de marzo de 2008

CHICHILOCA
Luego del incidente con el mèdico, decidió "tomarse un tiempo". O sea me dejaba. Despues de enviarme mails diciéndome que la relación no funcionaría si yo no era capaz de amarla (?), que solo me amaba a mi mismo, y que era un egoísta indiferente, me dejó. Siempre me dejaba así, haciéndome sentir el peor hijo de puta. Realmente esa vez, sentí alivio. Pensé que quizá su obsesión por mí estaba desapareciendo a medida que crecía, así que decidí tomarlo con calma, despues de todo era lo que yo esperaba. Me dediquè a mi, me tomè vacaciones y por supuesto seguí asistiendo a las reuniones del chat. Chichiloca era un conocido lugar de encuentros en la zona de Belgrano, y en ese lugar se realizó una gran fiesta para la gente del chat. Yo fui con mis amigos, y realmente no pensaba encontrarla. Lleguè al lugar, muy lindo por cierto. La mùsica invitaba a disfrutar y encontrar nuevas relaciones, las risas, las miradas amistosas, los tragos "alegrantes" hacían de aquel lugar casi un paraìso. Al poco tiempo de llegar perdí de vista a mis amigos, que fueron tras sus ciber amores. Quedé solo, en ese lugar tan agradable, y con expectativas de pasarla realmente bien. Pero al poco tiempo, y ya entrada la madrugada, y envuelto entre el humo y la música de aquel lugar, la vi llegar.Hermosa, radiante y seductoramente al natural. Casi sin maquillaje, vestida de blanco, simple y tremendamente sensual, casi desnuda (pollera amplia y muy corta, remera solo sostenida por dos diminutos breteles, sandalias tipo hilitos que dejaban ver todo lo seductor de sus pies). El cabello suelto y la coronita que brillaba a contraste de su pelo negro. La blusa, aparentaba caèrsele en cualquier momento, dado que sus diminutos breteles se caìan todo el tiempo, dando a ver la ausencia de corpiño (sostèn) y el brillo de sus hombros enmarcados en un cuello perfecto. Igualmente las piernas, brillosas y firmes, enfundadas en una diminuta pollera (falda) amplia, que al menor movimiento insinuaba su diminuta ropa interior. Enloquecedora. Cuando la vì quedé boquiabierto. Idiota. Pero como no podía ser de otra manera, no llegaba sola. La acompañaba un chico de su edad, con toda la facha. El pibe estaba producido para la ocasiòn, y yo al lado suyo, era la reencarnaciòn de sai baba. Horrible.Desde ese momento, la noche quedó arruinada. Al llegar me ignoró completamente, se ubicó bastante cerca y se dedicó a mimarse con su "amiguito", aún sabiendo que todos los del chat sabían de nuestra relación. Una vez mas me hizo quedar como un pelotudo, y realmente me sentí como tal. El show de besos y toqueteadas duró hasta que terminó la fiesta. Ya para entonces estábamos todos medio borrachos, y una de las chicas del chat empezò a tirarme onda. Esa chica, siempre me había gustado, era alegre, inteligente, de un humor excelente, super buena onda. Así que encaré para ese lado, y me fuí con ella a los reservados. Nos comimos a besos, y obviamente íbamos a pasar el resto de la noche juntos. Cuando nos disponíamos a salir para tomar mi auto, ví que ella ya no estaba en la fiesta, y que su amiguito estaba solo. Pensé que estaría en el baño, o con sus amigas, o por ahí, y sin prestarle demasiada atención dado que estaba con mi nueva conquista (casi milagrosa, dado que mi autoestima estaba destruida), nos encaminamos para el estacionamiento. Pero lamentablemente tuvimos que dejar el auto ahí, porque tenia las cuatro gomas pinchadas... Ahí pude darme cuenta dónde estaba la niña terrible, y qué había estado haciendo mientras su amiguito esperaba en la fiesta.


lunes 31 de marzo de 2008

FINAL DE JUEGO
Siento que este blog està llegando a su fin.Porque no busco que la gente me idolatre ni llamar la atención, ni ganar dinero, ni ser famoso, ni estar almorzando en algùn programa de TV. Tampoco quiero formar parte del panel de Jorge Rial ni entrevistarme con Chiche. Soy un tipo común que quiso dar su versiòn, defenderse de toda la mierda que le tiraron, luchando por recuperar al menos mi espacio como persona.Aunque fuí maltratado y estuve en boca de gente que ni siquiera me conoce, aunque opinaron sobre mi todas las personas que leyeron un escrito mentiroso y tendencioso.Despues de todo, el malo no fue tan malo ni la vìctima fue tan víctima no?Y no porque me falten propuestas para aparecer en TV, radio, medios gràficos o escribir un libro, sino porque yo tengo dignidad, siempre la tuve.No tengo conductas prostibularias, y jamás las tendré.Porque por ser de esta manera en que soy, fui cagado, usado y manipulado mil veces. Se lucrò con mi nombre, convirtiéndome en el malo de la pelìcula, pisoteando mi dignidad, mi decencia y mi nombre.Avergoncè a mi familia, con acusaciones de horrores que no cometì.Pude haberme equivocado, no lo niego, pude haber cometido el delito de enamorarme de alguien sin la edad suficiente para entablar una relación, no voy a negar mis responsabilidades en todo esto, en eso fuí culpable.Me declaro culpable de haberla amado, de haber intentado curarla, de haberla ayudado, y no tengan dudas, que mi condena ya fue cumplida.Mis errores cometidos, ya fueron pagados.Mis deudas estàn saldadas.Pero antes de irme, quisiera agradecer a todos los que me leyeron, que se interesaron por mi versión, por aquellas personas que recapacitaron sobre la patètica historia que se cuenta en ese "libro" mediocre y enfermante. Gracias a quienes me apoyaron y me alentaron a seguir hablando y contando mi verdad.Nadie tiene derecho a herir el buen nombre de otra persona, por mas enferma que se encuentre.No puedo encasillar en el tèrmino "enfermedad" a las actitudes malvadas y soberbias, al despecho y la insatisfacciòn, a la prepotencia de sentirse superior y con derecho a decir cualquier cosa de cualquier persona. Eso no es enfermedad, es maldad.Porque curarse significa ayudar, y un libro que cuenta las "sensaciones" placenteras de cortarse con un sacapuntas dudo que pueda ayudar, sinò mas bien INICIAR en esas prácticas a quienes ya no tienen donde buscar calma.El èxito despues de haber sido la peor persona tampoco es ejemplo.Porque las mentes inexpertas o victimadas, que leen ese libro, quizà no tengan la suficiente maduración para entender y diferenciar el mensaje violento que se transmite.La gente que lo lee, lo cree. Y lo imita. Se induce a violentarse con uno mismo.Si a eso sumamos la belleza de su protagonista y el èxito actual, la fama y la posiciòn adinerada en la que se encuentra, el mensaje puede ser mas nefasto aùn.Desde que ese "libro" comenzò a circular, fueron creàndose gracias a el, miles de abzurditas imitadoras, o simplemente buscadoras de algo de tranquilidad, de la falsa tranquilidad que ofrece ir murièndose de a poco dejando de comer, del falso alivio que dan las cortadas, o de la gran "aventura" que puede ser sumergirse en un amor prohibido. Verse en el espejo para verse gordo, o feo, compararse con las amistades para descubrir que la protagonista del libro tiene razòn... Y aunque salgan muchas personas a defenderla, yo se que interiormente ustedes saben que es asi, ese "libro" enferma.Y como dice su protagonista, se "destaparon ollas" ya que mucha gente no sabìa lo que era el self injury (cortarse) antes de su "libro". Entre tantas otras manifestaciones violentas, tips pro anorèxicos, y detalles de autoviolencia que se dicta a modo de "curso de iniciaciòn para adolescentes en similares circunstancias de angustia".No ayuda, no concientiza, no es ejemplo de nada. Pura literatura berreta y nefasta, sin fines benéficos ni proyectos fuera de lo económico. No se busca ayudar, se busca lucrar, con el dolor, con la enfermedad de las personas, con las equivocaciones y con las debilidades.Ni un solo peso de lo recaudado fuè para ALUBA ni para ninguna instituciòn de lucha contra los desòrdenes alimentarios, la señorita protagonista jamàs se presentò a ningùn centro de lo antes mencionado, muy por el contrario, se fotografìa y se exhibe a modo de "inspiración" pro anorexia. Participa de programas frìvolos y mentirosos, y cobra por ser el rostro de una campaña que lucha con lo que ella padece y defiende.Si este blog sirviò al menos para terminar aunque sea minimamente, con esta falsa hipocrecìa, con esta gran mentira, con los dobles discursos hacia personas indefensas, me doy por satisfecho.No crean en los falsos ìdolos, como he leido por algùn lado, IDOLOS CON PIES DE BARRO, que tarde o temprano se desmoronan cayendo sobre sus propias falsas bases.No alimenten la ambiciòn de alguien que jamàs moverà un dedo por ayudarlos.No se dejen seducir, porque detràs de esa imagen angelical, lo único que se pretenden es que ustedes PAGUEN, con dinero, peso por peso, para aumentar las arcas ambiciosas de gente sin escrùpulos.La historia la escriben los que ganan?Ustedes me demostraron que no siempre.


domingo 13 de abril de 2008

CONTINUAR PARA FRENAR
Podría contar muchas cosas mas, a medida que van llegando a mi recuerdo.No soy un héroe ni soy un villano, ni lo fuí. Solo fui un hombre idiotizado por una niña caprichosa, seductora y sexualmente irrechazable. Ningún hombre la hubiese rechazado de habérsele ofrecido, era una fresa, un dulce que se metía en mi boca, ella sola, se me ofrecía y se me brindaba sin ningún motivo, solo porque sí, porque quería conmigo, porque me quería, o quería que yo le perteneciera.Cuando aparentaba estar bien, era un placer estar con ella. Todo risas y caricias, besos y palabras de amor, pero cuando estaba enojada, o con sus enfermedades a flor de piel, anorexia, bulimia o depresión, era terriblemente cruel y malvada. Yo era su "chivo expiatorio" y conmigo descargaba sus facetas mas crueles y despiadadas. Quizà era solo yo quien le prestaba atención o quería verla bien. Aunque lo dudo, porque conociendo a sus padres, sabía que ellos tambien la querían ver bien y feliz. Pero ella solo quería que yo la ame, quizá como su padre no amaba a su madre. Varias veces me contaba sobre las peleas entre sus padres, el llanto de su madre y los gritos de su padre. Portazos y llantos que terminaban en cortadas en sus brazos, o en dias de inanición.Ella también fue una víctima, lo sé.Y ese dolor que le causaban, me llevaba obligado a cobijarla entre mis brazos, a darle amor y tranquilidad.Varias veces hubiera dado mi vida por verla feliz y realizada como mujer, como persona, como hija, como cualquier chica de su edad, disfrutando de la vida.Y por hacerme el salvador, me iba mal, recaía en su violencia, y terminaba borracho o desquiciado, solo y tirado en algún lado, tal vez, con suerte, mi casa.Por eso digo que se me entregaba como un àngel con las alitas rotas. En ese momento era donde yo perdía la lucidez y mezclaba todo, la amaba, la tomaba para mí de una manera egoísta, solo pensando en hacerle bien, en amarla para curarla, pero desgraciadamente era una adolescente, y yo era un hombre adulto, lo correcto hubiese sido que la consuele sin ningún roce, mas que amistoso. Pero nunca fui perfecto, me equivoqué y la amé, sexualmente, la poseí desquiciadamente deseoso de su cuerpo, de su dolor que mas de una vez hice mío tambien.Y por eso despues pagaba, la falta de lucidez en esos momentos me crucificaba y me convertía en su verdugo.El arrepentimiento nunca me curaba, nunca me tranquilizaba, al contrario, la culpa me carcomía como un parásito, y trasnochaba en mi cerebro como una serpiente que no me dejaba vivir en paz.Varias veces despues de hacer el amor, y cuando ya se había ido de mi lado, la llamaba para pedirle perdón.Obviamente que ella se burlaba de mí, aún sin entender lo que años mas tarde entendió, yo era grande y ella era una casi niña. Eso me atormenta hasta el día de hoy, y varias veces creo que lo que hizo años despues conmigo fue lo correcto, quizá yo merezco que me condene socialmente, quizá algún dia la niña que fue me perdone y entienda que solo quise hacerle bien.Pero en mi mente cambiante y errática por momentos quería cuidarla y por momentos quería que desaparezca de mi vida.Yo tampoco estaba bien, y ella era el remedio a mi soledad y a mi necesidad de sentirme amado.Varias veces despues de hacer el amor, la besaba infinitamente como pidiéndole perdón, aunque sabía que no podía amarla, aunque sabía que estaba haciéndole daño, tambien sabía que ella necesitaba eso, que necesitaba de mi para estar un poco mejor. Y ella lo confirmaba siempre, porque hasta en los momentos mas violentos, dejaba entrever su amor por mi, obsesivo, fatal, desquiciado, incontrolable.Los celos la enfermaban. Si ella hubiese podido verse, hubiese notado que su belleza era incomparable a cualquier mujer, que yo jamás la hubiera engañado con otra, pero sin embargo me celaba enfermizamente, por inseguridad, y porque sabía que ella no me cuidaba, que me maltrataba y que yo no queria continuar con ella si no cambiaba su manera de ser.Yo no entendía bien si me celaba porque me amaba o porque no quería perderme.Si me amaba, por que me trataba de esa forma?y si no queria perderme, estaba perdiendome igual tratándome así.Pero siempre fui débil, y le dí mil oportunidades, y la culpa que me gritaba en silencio que me lo tenía merecido.Se adueñó de todo, de mis fotos, de mi mail, de mis contactos de msn, controlaba todo a mi alrededor.Llegó a chatear con mis contactos de msn haciéndose pasar por mi, solo para averiguar si tenia alguna novia o si había demostrado algún interes en alguien mas.Me daba verguenza preguntarle si había robado mi clave de hotmail para hacerse pasar por mi.Pero ella siempre me contestaba prepotentemente : y que? tenes algo que ocultar? como si yo fuese el peor tipo de su existencia, el mas infiel, el mas corrupto, el peor de todos.No podía contestarle, a veces solo callaba para no agrandar la discusión, o me retiraba calladamente o cabizbajo, por verguenza, porque no podía creer que ella, despues de haberle demostrado tantas veces cuánto la quería, dudara de mi. Si yo no tenía mas vida que la que me dejaba tener. Ella controlaba todo, sabía todo de mí, y aún así me celaba.O era suyo o no era de nadie. Por eso cuando nos separamos, cada vez que intenté rehacer mi vida, las consecuencias fueron terribles, siempre reaparecía para recordarme su promesa: vas a ser mío o de nadie.Y jamás pudo entender que nunca había sido suyo completamente, o si lo había entendido, pero no lo aceptaba. Porque nadie iba a rechazarla nunca mas. Porque ya la habían rechazado demasiado en su niñez, y porque había sufrido mucho para llegar a ser la hermosa mujer que era, y porque el hambre le taladraba los huesos para verse delgada y hermosa, porque lo hacía todo por mi. Para que yo la amara.Aunque ella no sabía que dentro de mi, dia a dia iba matando junto a mi lucidez, el poco amor que me quedaba por ella.


lunes 14 de abril de 2008

ARMAR Y DESARMAR
Muchas veces aún sabiendo su obsesión por mí, la he buscado.Porque como les dije antes, yo tambien estaba mal, y quizá aún lo siga estando. Uno no se recupera totalmente tras haber depositado los mejores sentimientos y la mejor voluntad en una persona, para que luego lo tilden de hijo de puta, de mala persona. Solo porque la otra persona necesitaba mas, y porque los tiempos eran distintos, o porque había enfermedades involucradas en la relación de amor.Cuando yo necesitaba amarla, ella decidía vengarse, hacerme sentir lo que supuestamente ella sentía cuando yo la rechazaba. La historia sin fin.Algunas veces, como dije arriba, iba a buscarla.Ya nuestro romance era casi público, y ella había dejado de ser una adolescente enamorada mas, para transformarse en "la chica conflictuada que salía con un tipo mas grande".Yo necesitaba cortar con eso, darle vía libre para que se enamore de alguien de su edad, lo intentaba mil veces, estaba dispuesto a ceder para que ella pueda ser realmente feliz con alguien con quien no sea juzgada ni observada. Además yo tambien necesitaba sentirme mejor, dejar de ser el adulto irresponsable e inmaduro. Así que tomé mi auto, dejé el trabajo y partí desde la capital federal hasta su ciudad, para encontrarla a la salida del colegio.Encontrarla en su colegio sería para mi una forma de enfrentarme con la realidad, era una colegiala y yo un tipo adulto, inmaduro e irresponsable, eso debía aceptar, asi que nada mejor que el colegio para buscarla.Una vez en el lugar, ví las instalaciones impecables de su escuela, y me dí cuenta una vez mas del amor de sus padres. No iba a cualquier colegio, iba a uno de los mejores de la zona.Cuando las chicas comenzaron a verse con sus uniformes escolares, lejos de todas las fantasias sexuales de los hombres y los uniformes de colegiala, me sentí el peor hijo de puta.Estacioné mi auto y no me animaba a bajar de el.Puse mùsica y me quedé dentro del auto, pensando y re pensando lo que iba a decirle.En mi cabeza rondaban frases y ensayaba en silencio los gestos y las palabras que iba a utilizar cuando la tuviera enfrente de mi. Comencé a imaginar que la miraba de frente, bien a los ojos y le decía : - Mirá C. tenemos que cortar, esto no puede ser. Vos estas cada vez peor y yo tambien. No soy feliz, no me hace bien esta relación, no puedo darte mas de lo que te doy y sobre todo, sos muy chica. -Luego repasaba las frases y consideraba que era mejor saludarla amigablemente, conducirla a un bar o una confiteria y allí decírselo tranquilo y asegurándome que no hiciera ninguna locura.Volvía a imaginar la situación y las miradas - Hola linda, que tal? vamos a tomar algo? tenemos que hablar. - y ahi en la confitería le diría pausadamente lo que pensaba, que estaba dispuesto a seguir ayudándola y que podíamos ser amigos.El ruido del micro escolar me sacó de los pensamientos y el bocinazo me hizo notar que me había estacionado en donde corresponde al omnibus escolar.Corrí mi auto despues de hacerle señas al chofer pidièndole disculpas, y volví a mis pensamientos.Luego bajé del auto, y miré la entrada del colegio. Iba a entrar. Quería verla en su ámbito, quería enfrentarme a la realidad de una colegiala a la cual estaba cambiándole la vida.Entré comodamente, y me instalé cerca del patio. En mi mente repasaba las frases que iba a decirle, e imaginaba que tal vez se pondría a llorar, o que empezaría con sus amenazas o con sus insultos, y casi sin darme cuenta y como consecuencia de mis pensamientos empezaron a sudarme las manos y la frente.Estaba decidido, ibamos a hablar en serio.Tocó el timbre ya para que se retiraran del colegio, y los alumnos comenzaron a salir al patio para el saludo de despedida a la bandera, el dia de estudio habia llegado a su fin.La ví entre sus compañeras, salir del aula sonriendo hermosa. La mas bella sin dudas, fresca y radiante conversaba con sus amigas y sonreía.Me ubiqué junto a una columna para verla en su lugar, con sus cosas, en su vida diaria. Apoyado en la columna podìa observarla, hermosa, deseable y con sus libros en la mano.No podía dejar de mirarla, aunque había muchas chicas mas, aunque el patio estaba rodeado de estudiantes, mis ojos solo la miraban a ella. Tenía el magnetismo del primer día que la habia visto. Nunca podía dejar de mirarla, y siempre me pasaba lo mismo. Me quedaba viéndola, recorriéndola con mis ojos, como si su figura fuera un imán para mi mirada.Y de pronto, como alertada por mis ojos, me miró.La cara se le iluminó, y la sonrisa enorme dejó ver alegría y emoción ante mi presencia.Rompiendo las filas, corrió hacia mi para darme un abrazo, ante la mirada de todo el colegio.Y yo que no pude resistirme a sus brazos, le correspondí de igual manera, y así nos besamos delante de todos.El abrazo parecía no tener fin. Y poco importaba si estaban vièndonos o no.Me mirò a los ojos y me dijo: - Que bueno amor que viniste, te necesito mucho, me haces muy feliz haciendo esto. gracias.Se fundió en mi abrazo y en mi sonrisa. Y yo que pensaba dejarla...Salimos del colegio abrazados, mientras todas las miradas estaban sobre nosotros. Se despedía de sus amigas con gestos y sonreía muy feliz. Su boca se había transformado en unicamente sonrisas, y sus ojos iluminados me agradecían y me demostraban alegría.Cómo dejarla? si habia saltado a mis brazos como una nena que vè a su padre llegando del trabajo. Cómo separarla de mi si se había tomado de mi cintura tan calidamente que hubiese sido capaz de morir antes de quitarla de ahí.Sentí mi debilidad una vez mas, y tristemente decidí no decirle nada.Subimos a mi auto y abrazada a mi me pidió que fuéramos a un lugar mas tranquilo, que quería amarme y que me había extrañado mucho.Besándola apasionadamente no pude negarme, ella estaba ahí, suave y rosada como me gustaba, enamorada y tranquila, feliz y sonriente, como siempre quería tenerla. En ese momento la amé, la queria cuidar y proteger y no querìa perderla.Volví a abrazarla fuerte y le pedí que nunca deje de tratarme así, porque si ella no me maltrataba iba a conseguir lo que quisiese de mi, porque yo quería verla feliz.todos los ensayos previos sobre el discurso que pensaba decirle, desaparecieron entre las sábanas de un hotel.Nos amamos y nos prometimos todo. Los besos fueron infinitos y atemporales. Nuestra piel nos demostraba una vez mas que éramos el uno para el otro. Y su sonrisa que no se iba, que parecía tatuarse en su rostro perfecto. Ella estaba feliz. Y yo que habia pensado en dejarla.Ya de vuelta, la dejé en la esquina de su casa. Quise acompañarla hasta su casa, porque era tanto su buen humor que realmente hubiese podido enfrentar a sus padres y contarles lo nuestro. Yo tambien estaba feliz y tranquilo despues de ese momento divino que habíamos pasado.Pero al bajarse del auto, me miró a los ojos y me dijo con la mirada fria y distante:"Hasta aca llegamos Ale, va a ser mejor que no nos veamos mas. Acaso no es lo que querías? "Y se fué sin darme posibilidad de contestarle, me dejó helado, frío y viéndola alejarse, caminando segura, sin volverse a verme, con la mirada en alto, soberbia y hermosa, vengada nuevamente. Mientras yo sentía que me desgarraba, que me torturaba y que se llevaba la poca esperanza de estar bien que me quedaba.


miércoles 16 de abril de 2008

MORIR PARA NO ESCUCHAR
Fueron años de tenerla y no tenerla. Lamentando haberla conocido, maldiciendo el momento en que su piel se juntó con la mia, el momento en que sus besos y sus ojos me hicieron caer en una condena perpetua y en una esclavitud de la cual aún en la actualidad sigo pagando.Tal vez varias de mis frases sean reiterativas, pero realmente no encuentro otras para expresarme, ya que esos sentimientos fueron mi condena, y tambien la suya. Tenía algunas amigas que la ayudaban. Buenas personas que la querían ver bien. Esas amigas suyas veían con claridad tambien mi dolor y lo que yo estaba pasando. Ellas a veces me llamaban para decirme que la peque estaba mal o que había vuelto a cortarse o a caer en alguna depresión. Yo decidía si acercarme o no, ellas solo me avisaban porque sabian que estaba en mis manos que C. se pusiera mejor. Que enorme responsabilidad me habian encomendado poniéndome en ese lugar. Yo no podia ni con mi propia vida y menos iba a poder con la vida de ella. Ademas las veces que intentaba ayudarla terminaba todo peor.Una vez, fue tan grande su depresión, que una de sus amigas me llamó para contármelo. No comía, ni salia de su cuarto, ni iba al colegio, no se bañaba ni se levantaba de la cama. Había dicho varias veces que no quería vivir mas y que nada le importaba. Su padre trabajaba todo el dia y su madre a pesar de amarla mucho, no tenía autoridad suficiente para imponérsele, mas bien le temía y no sabía para donde correr cada vez que su niña se encerraba en un estado de depresión. Lo único que hacía su madre era tenerla ahí en su casa, controlada y verla cada minuto para controlar que no se agrediera fisicamente, y si dormía sentía tal vez el consuelo de que su cerebro descansaba, que al menos unas horas no pensaba en morir. Su empleada domèstica no se despegaba de C. la veía, la controlaba y controlaba todo lo que hacía. Y ella que en otro momento se hubiese quejado y maltratado a la empleada echándola o insultándola, no decía nada, solo callaba y lloraba sin gestos en su rostro. Realmente no quería vivir mas. Esa vez, sentí que realmente quería morir. Ella no era así y estaba seguro que esa vez no buscaba llamar la atención. Su psiquiatra la visitaba a diario, y cambiaba la medicación esperando una respuesta positiva que no llegaba. Iban a internarla? tenían que esperar al menos diez dias a ver si funcionaba la medicación. De lo contrario iban a internarla. Su amiga mientras me contaba, lloraba. Estaba realmente angustiada y triste. Este es el diálogo que mantuvimos con su amiga, lo que recuerdo: p- hola ale, soy P la amiga de C. te acordas? nos conocimos en la facultad.a- hola! que haces? paso algo con C? p- si, esta muy mal. no sabes... muy mal, creo que esta vez si no quiere vivir mas. a- no creo, ella suele hacer estos berrinches para llamar la atencion, ademas por que me llamas? que tengo que ver yo en esto? otra vez es mi culpa? que hice ahora? p- no ale, no te pongas en esa postura defensiva, ella esta mal porque sigue mal, siempre estuvo mal, desequilibrada no le encuentran el tratamiento correcto, ya no saben que hacer... pero esta vez ale creeme que no es un berrinche, es algo grave, no come, no sale de su cuarto, no habla, no se baña, nada, esta todo el dia tirada en la cama y duerme la mayor parte del tiempo. No le importa nada, no reacciona a nada, esta muy mal. Ni siquiera la medicacion le hace efecto, esta muy mal... no quiere vivir. a- y que puedo hacer yo? para que me llamaste? p- no se... habia pensado que la llames por telefono al menos, a ver si reacciona con vos. no se... no se me ocurre que podemos hacer... ya probamos con todo y nada. a- Dios mio... ahora la voy a llamar. p- bueno, dame un minuto que le aviso a la madre asi estan atentos. a- okCorté el teléfono y casualmente con un espejo delante de mi, me ví, mi cara tenía rasgos de miedo e inseguridad, en mi mente la inevitable culpa y en mis manos sudor, en mi frente sudor y en mi cabeza un dolor que comenzaba a crecer. Me pregunté si sería otro ataque de pánico, me senté en la cama, y vi que mis manos comenzaban a temblar. Y si moria? si ella moria? iba a ser mi culpa... no podria vivir con eso ! tenia que llamarla, porque lo habia prometido, asi que tomé el teléfono nuevamente y marqué su número. Tres veces porque dos veces me equivoqué al marcarlo. Evidentes signos de nerviosismo, el sudor en las manos, el dolor de cabeza, el corazon que me latía rápido. Llamé y atendió su empleada, me pasó con su madre y ella me pasó con mi pequeña. Debía pensar las palabras justas para salvarla, para darle ganas de vivir, o sacarla de ese pozo en el cual se había metido como refugiándose de algo que la torturaba mucho. Tomò el teléfono y sin decir una palabra se puso el auricular en el oído. No hablaba, pero yo podía sentir su respiración, y sabiendo que no iba a hablar pero que si me iba a escuchar le dije: TE AMO MI AMOR. y entonces ella cortó. El ruido del teléfono al cortarlo, y el silencio seguido del sonido del telefono colgado, me tiró sobre la cama, como si hubiese caido en una realidad terrible, me dí cuenta que estaba realmente mal. Volví a marcar su número y ya nadie atendió. Apareció su vocecita en el contestador, riendo y diciendo payasadas, alegre y tan linda escuché su voz invitando a dejar un mensaje, cuando mis làgrimas comenzaron a caer. Entre làgrimas no pude dejar nada, ni una palabra y corté. Por mi cabeza comenzaron a aparecer miles de imágenes, ella riendo, corriendo, saltando, jugando, amándome, peleándome, gritando, enojada, soberbia, simple, alegre... miles. La prefería mil veces cruel y soberbia antes que en la nada en la que estaba sumergida. Mis ojos derramaban làgrimas, y otra vez me ví en el espejo. No tenía cara de estar llorando y sin embargo mis làgrimas no paraban de caer. Mi rostro serio y lleno de làgrimas, mi cuerpo cabizbajo y mis manos que temblaban ante la posibilidad de que le pasara algo malo, irreparable. Llamé a mi hermano y le conté lo que sucedía. El se ofreció a acompañarme a su casa, asi que tomamos mi auto y fuimos. Por el camino no dije ni una palabra, iba inmerso en mis pensamientos, con la incertidumbre de no saber que pasaría, si me dejarían verla. Cuando llegamos, mi hermano se sorprendió al ver la casa, una mansión. A mi realmente me hubiese dado igual que viva en cualquier parte, pero realmente su casa es impresionante. El enorme portòn y el mas enorme jardín de la entrada, se hicieron infinitos, parecía que no llegaba mas hasta ella. Su madre me recibió en la puerta enorme y me pidió por favor que suba a verla. Su casa imponente, de arquitectura impecable, mucho blanco, mucho vidrio. Era lógico que alguien tan bello viviera en esa casa. Pero también su casa se parecía a ella, hermosa, deseable para cualquiera, y vacía, enorme y vacía. Los espacios enormes y las vistas increíbles eran como su alma. Casi imposible de llenar. Dificil de encontrar calidez en un lugar tan grande. Subimos las escaleras y lleguè hasta su cuarto. Su empleada sentada junto a ella, la cuidaba cual guardiana y ella dormidita estaba mas blanca que nunca, pàlida y frágil, extremadamente delgada, con ojeras y cobijada con una frazada con motivos infantiles. Cuando me vió llegar, la empleada inmediatamente se retiró de la habitación, al igual que mi hermano, y me quedé solo con ella dormida junto a mi. Me arrodillé junto a ella, y ahí de rodillas junté mis manos para pensar de qué manera iba a despertarla. Y a modo de rezo, se abrieron sus ojitos ante mi mirada. Cuando me vió ahi arrodillado a su lado, me dijo casi entre balbuceos: -estoy soñando. La tomé entre mis brazos, estaba tan frágil, tan pequeña, tan delgada, que mis brazos la cubrian por completo, y mi pecho parecía enorme ante su figura casi esquelética. Ella se abrazó a mi y poniendo su nariz en mi pecho, aspiró mi perfume como una bocanada de vida, y un suspiro me confirmó que habia tomado la decision correcta, yo debía estar ahi con ella. Comencè a darle besos, sin una palabra, solo besos, tomando su carita mas pequeña que nunca, entre mis manos que parecían enormes, besé sus mejillas, suavemente, muchas veces, su naricita, sus ojos, su frente, su pelito, sus manos, cada uno de sus dedos. Ya sentada en su cama, recibió mis mimos como un bálsamo sanador y muy suavemente y casi esforzándose sonrió. Yo también le sonreí y así en silencio, la abracé y la incorporé en la cama, le puse sus pantuflas en los pies y la conduje hasta la puerta donde estaban esperando su madre y su empleada. Al abrir la puerta, se abrazó a su madre y comenzó a llorar. Su madre también lloraba mientras le decía: mi amor, por favor mi vida, necesito que estes bien, ponete bien hijita, por favor... Pero ella se volteó hacia mi y abrazàndose a mi pecho como buscando el amparo mas deseado me dijo dulcemente: quedate conmigo. Bajamos a la sala, y sentados en el sillon, su empleada nos trajo cafe con leche con facturas. Estabamos los dos solos, ya para entonces mi hermano estaba en el auto y su madre habia decidido dejarnos solos. Comenzamos a tomar el cafe con leche y ella comía de mi mano una medialuna. Yo la alimentaba como a una niña, y le sonreía, la acariciaba y la besaba entre cada bocado que comía. Así fue comiendo de a poquito, tres medialunas, con cafe con leche. Las palabras todavia no surgian entre nosotros, solo la piel, las caricias y los mimos. El gran silencio de la casa, bañado por el sol que entraba por los ventanales, hacian de ese lugar un paraíso. Ella me miraba a los ojos casi sin entender que estaba haciendo yo ahi. y así mirandome, me preguntó nuevamente: c- estoy soñando? a- no estas soñando, estoy con vos, en tu casa, con este cafe con leche tan rico, con tu mami que te cuida y quiere verte bien, con esta cara de loco porque salí de raje para verte... y sonreí como si nada malo hubiese pasado jamàs entre nosotros. De pronto se escuchó llegar un auto, era su padre. Ella abrió los ojos grandes y casi con miedo me dijo: llegó mi papá. Yo no entendía por que su reacción de miedo, asi que me quedé tranquilo sentado junto a ella. Su madre apresurada salió a recibirlo y dejando la puerta entreabierta, pudimos escuchar el diálogo que tuvieron.m- vino alejandro.p- que? estas loca? quien mierda lo llamó? m- la nena se levantó y está comiendo con el en la sala. p- vos estas loca boluda de mierda? para que traes a ese tipo aca? si el le jodio la vida. m- shhh hablá despacio que están cerca, van a escuchar. p- que mierda me importa, vos sos una pelotuda, por eso la nena está así, porque tiene una madre ausente, no haces nada en todo el dia y esperás siempre que los demas te solucionen todo. PARA QUE MIERDA LO LLAMASTE?? Los gritos comenzaban a oirse, los reproches y las peleas entre ellos. La abracé y le tapé los oidos, mientras notaba que comenzaba a temblar. Los ojos enormes y desesperados miraban hacia la puerta como esperando la llegada de su padre, el miedo y la desesperación de la pequeña me llenaron de coraje y estaba dispuesto a enfrentarlo por ella. Cuando el hombre entró a la sala, me puse de pié y con mirada amenazante, sin palabras le advertì que no se atreviese a levantar la voz ni a decir nada violento. El me miró de frente y entendió mi mirada, se acercó a su hija y abrazàndola le preguntó cómo estaba. Ella no correspondió su abrazo, y en cambio abrazó a su madre. El dolido por ese gesto, me mirò de frente y me dijo: tenés un minuto para salir de esta casa. y yo, conciente que estaba en su casa, lo tome del brazo y lo lleve afuera, lo empujè contra la pared y al verlo trastabillar por mi empujon le dije: - por que no te haces el malo conmigo? sabés por qué tu hija está tan mal? porque vos sos un hijo de puta cobarde de mierda. Por que carajo tratas asi a tu mujer ? no te diste cuenta que estabamos escuchando? sos una mierda. El intentó pegarme pero no pudo. Tomàndole el brazo le dije: - sabes que? hijo de puta, tendría que irme y no volver jamas asi tu hija se hace mierda de una vez, eso te mereces por pelotudo. Yo no tengo la culpa de lo que le pasa a C. vos sos el unico culpable, vos, grabatelo bien, si tu hija se muere de tristeza es por vos, por como tratas a su madre. a lo que el contesto: - Rajá de acá la puta que te parió. degenerado de mierda. Mi hermano que estaba viendo todo desde la puerta, puso el auto en marcha, la empleada me abrio el portòn y me fuí, dejando a mi pequeña sola, mas sola que nunca...


miércoles 16 de abril de 2008

MORIR PARA NO ESCUCHAR
Fueron años de tenerla y no tenerla. Lamentando haberla conocido, maldiciendo el momento en que su piel se juntó con la mia, el momento en que sus besos y sus ojos me hicieron caer en una condena perpetua y en una esclavitud de la cual aún en la actualidad sigo pagando.Tal vez varias de mis frases sean reiterativas, pero realmente no encuentro otras para expresarme, ya que esos sentimientos fueron mi condena, y tambien la suya. Tenía algunas amigas que la ayudaban. Buenas personas que la querían ver bien. Esas amigas suyas veían con claridad tambien mi dolor y lo que yo estaba pasando. Ellas a veces me llamaban para decirme que la peque estaba mal o que había vuelto a cortarse o a caer en alguna depresión. Yo decidía si acercarme o no, ellas solo me avisaban porque sabian que estaba en mis manos que C. se pusiera mejor. Que enorme responsabilidad me habian encomendado poniéndome en ese lugar. Yo no podia ni con mi propia vida y menos iba a poder con la vida de ella. Ademas las veces que intentaba ayudarla terminaba todo peor.Una vez, fue tan grande su depresión, que una de sus amigas me llamó para contármelo. No comía, ni salia de su cuarto, ni iba al colegio, no se bañaba ni se levantaba de la cama. Había dicho varias veces que no quería vivir mas y que nada le importaba. Su padre trabajaba todo el dia y su madre a pesar de amarla mucho, no tenía autoridad suficiente para imponérsele, mas bien le temía y no sabía para donde correr cada vez que su niña se encerraba en un estado de depresión. Lo único que hacía su madre era tenerla ahí en su casa, controlada y verla cada minuto para controlar que no se agrediera fisicamente, y si dormía sentía tal vez el consuelo de que su cerebro descansaba, que al menos unas horas no pensaba en morir. Su empleada domèstica no se despegaba de C. la veía, la controlaba y controlaba todo lo que hacía. Y ella que en otro momento se hubiese quejado y maltratado a la empleada echándola o insultándola, no decía nada, solo callaba y lloraba sin gestos en su rostro. Realmente no quería vivir mas. Esa vez, sentí que realmente quería morir. Ella no era así y estaba seguro que esa vez no buscaba llamar la atención. Su psiquiatra la visitaba a diario, y cambiaba la medicación esperando una respuesta positiva que no llegaba. Iban a internarla? tenían que esperar al menos diez dias a ver si funcionaba la medicación. De lo contrario iban a internarla. Su amiga mientras me contaba, lloraba. Estaba realmente angustiada y triste. Este es el diálogo que mantuvimos con su amiga, lo que recuerdo: p- hola ale, soy P la amiga de C. te acordas? nos conocimos en la facultad.a- hola! que haces? paso algo con C? p- si, esta muy mal. no sabes... muy mal, creo que esta vez si no quiere vivir mas. a- no creo, ella suele hacer estos berrinches para llamar la atencion, ademas por que me llamas? que tengo que ver yo en esto? otra vez es mi culpa? que hice ahora? p- no ale, no te pongas en esa postura defensiva, ella esta mal porque sigue mal, siempre estuvo mal, desequilibrada no le encuentran el tratamiento correcto, ya no saben que hacer... pero esta vez ale creeme que no es un berrinche, es algo grave, no come, no sale de su cuarto, no habla, no se baña, nada, esta todo el dia tirada en la cama y duerme la mayor parte del tiempo. No le importa nada, no reacciona a nada, esta muy mal. Ni siquiera la medicacion le hace efecto, esta muy mal... no quiere vivir. a- y que puedo hacer yo? para que me llamaste? p- no se... habia pensado que la llames por telefono al menos, a ver si reacciona con vos. no se... no se me ocurre que podemos hacer... ya probamos con todo y nada. a- Dios mio... ahora la voy a llamar. p- bueno, dame un minuto que le aviso a la madre asi estan atentos. a- okCorté el teléfono y casualmente con un espejo delante de mi, me ví, mi cara tenía rasgos de miedo e inseguridad, en mi mente la inevitable culpa y en mis manos sudor, en mi frente sudor y en mi cabeza un dolor que comenzaba a crecer. Me pregunté si sería otro ataque de pánico, me senté en la cama, y vi que mis manos comenzaban a temblar. Y si moria? si ella moria? iba a ser mi culpa... no podria vivir con eso ! tenia que llamarla, porque lo habia prometido, asi que tomé el teléfono nuevamente y marqué su número. Tres veces porque dos veces me equivoqué al marcarlo. Evidentes signos de nerviosismo, el sudor en las manos, el dolor de cabeza, el corazon que me latía rápido. Llamé y atendió su empleada, me pasó con su madre y ella me pasó con mi pequeña. Debía pensar las palabras justas para salvarla, para darle ganas de vivir, o sacarla de ese pozo en el cual se había metido como refugiándose de algo que la torturaba mucho. Tomò el teléfono y sin decir una palabra se puso el auricular en el oído. No hablaba, pero yo podía sentir su respiración, y sabiendo que no iba a hablar pero que si me iba a escuchar le dije: TE AMO MI AMOR. y entonces ella cortó. El ruido del teléfono al cortarlo, y el silencio seguido del sonido del telefono colgado, me tiró sobre la cama, como si hubiese caido en una realidad terrible, me dí cuenta que estaba realmente mal. Volví a marcar su número y ya nadie atendió. Apareció su vocecita en el contestador, riendo y diciendo payasadas, alegre y tan linda escuché su voz invitando a dejar un mensaje, cuando mis làgrimas comenzaron a caer. Entre làgrimas no pude dejar nada, ni una palabra y corté. Por mi cabeza comenzaron a aparecer miles de imágenes, ella riendo, corriendo, saltando, jugando, amándome, peleándome, gritando, enojada, soberbia, simple, alegre... miles. La prefería mil veces cruel y soberbia antes que en la nada en la que estaba sumergida. Mis ojos derramaban làgrimas, y otra vez me ví en el espejo. No tenía cara de estar llorando y sin embargo mis làgrimas no paraban de caer. Mi rostro serio y lleno de làgrimas, mi cuerpo cabizbajo y mis manos que temblaban ante la posibilidad de que le pasara algo malo, irreparable. Llamé a mi hermano y le conté lo que sucedía. El se ofreció a acompañarme a su casa, asi que tomamos mi auto y fuimos. Por el camino no dije ni una palabra, iba inmerso en mis pensamientos, con la incertidumbre de no saber que pasaría, si me dejarían verla. Cuando llegamos, mi hermano se sorprendió al ver la casa, una mansión. A mi realmente me hubiese dado igual que viva en cualquier parte, pero realmente su casa es impresionante. El enorme portòn y el mas enorme jardín de la entrada, se hicieron infinitos, parecía que no llegaba mas hasta ella. Su madre me recibió en la puerta enorme y me pidió por favor que suba a verla. Su casa imponente, de arquitectura impecable, mucho blanco, mucho vidrio. Era lógico que alguien tan bello viviera en esa casa. Pero también su casa se parecía a ella, hermosa, deseable para cualquiera, y vacía, enorme y vacía. Los espacios enormes y las vistas increíbles eran como su alma. Casi imposible de llenar. Dificil de encontrar calidez en un lugar tan grande. Subimos las escaleras y lleguè hasta su cuarto. Su empleada sentada junto a ella, la cuidaba cual guardiana y ella dormidita estaba mas blanca que nunca, pàlida y frágil, extremadamente delgada, con ojeras y cobijada con una frazada con motivos infantiles. Cuando me vió llegar, la empleada inmediatamente se retiró de la habitación, al igual que mi hermano, y me quedé solo con ella dormida junto a mi. Me arrodillé junto a ella, y ahí de rodillas junté mis manos para pensar de qué manera iba a despertarla. Y a modo de rezo, se abrieron sus ojitos ante mi mirada. Cuando me vió ahi arrodillado a su lado, me dijo casi entre balbuceos: -estoy soñando. La tomé entre mis brazos, estaba tan frágil, tan pequeña, tan delgada, que mis brazos la cubrian por completo, y mi pecho parecía enorme ante su figura casi esquelética. Ella se abrazó a mi y poniendo su nariz en mi pecho, aspiró mi perfume como una bocanada de vida, y un suspiro me confirmó que habia tomado la decision correcta, yo debía estar ahi con ella. Comencè a darle besos, sin una palabra, solo besos, tomando su carita mas pequeña que nunca, entre mis manos que parecían enormes, besé sus mejillas, suavemente, muchas veces, su naricita, sus ojos, su frente, su pelito, sus manos, cada uno de sus dedos. Ya sentada en su cama, recibió mis mimos como un bálsamo sanador y muy suavemente y casi esforzándose sonrió. Yo también le sonreí y así en silencio, la abracé y la incorporé en la cama, le puse sus pantuflas en los pies y la conduje hasta la puerta donde estaban esperando su madre y su empleada. Al abrir la puerta, se abrazó a su madre y comenzó a llorar. Su madre también lloraba mientras le decía: mi amor, por favor mi vida, necesito que estes bien, ponete bien hijita, por favor... Pero ella se volteó hacia mi y abrazàndose a mi pecho como buscando el amparo mas deseado me dijo dulcemente: quedate conmigo. Bajamos a la sala, y sentados en el sillon, su empleada nos trajo cafe con leche con facturas. Estabamos los dos solos, ya para entonces mi hermano estaba en el auto y su madre habia decidido dejarnos solos. Comenzamos a tomar el cafe con leche y ella comía de mi mano una medialuna. Yo la alimentaba como a una niña, y le sonreía, la acariciaba y la besaba entre cada bocado que comía. Así fue comiendo de a poquito, tres medialunas, con cafe con leche. Las palabras todavia no surgian entre nosotros, solo la piel, las caricias y los mimos. El gran silencio de la casa, bañado por el sol que entraba por los ventanales, hacian de ese lugar un paraíso. Ella me miraba a los ojos casi sin entender que estaba haciendo yo ahi. y así mirandome, me preguntó nuevamente: c- estoy soñando? a- no estas soñando, estoy con vos, en tu casa, con este cafe con leche tan rico, con tu mami que te cuida y quiere verte bien, con esta cara de loco porque salí de raje para verte... y sonreí como si nada malo hubiese pasado jamàs entre nosotros. De pronto se escuchó llegar un auto, era su padre. Ella abrió los ojos grandes y casi con miedo me dijo: llegó mi papá. Yo no entendía por que su reacción de miedo, asi que me quedé tranquilo sentado junto a ella. Su madre apresurada salió a recibirlo y dejando la puerta entreabierta, pudimos escuchar el diálogo que tuvieron.m- vino alejandro.p- que? estas loca? quien mierda lo llamó? m- la nena se levantó y está comiendo con el en la sala. p- vos estas loca boluda de mierda? para que traes a ese tipo aca? si el le jodio la vida. m- shhh hablá despacio que están cerca, van a escuchar. p- que mierda me importa, vos sos una pelotuda, por eso la nena está así, porque tiene una madre ausente, no haces nada en todo el dia y esperás siempre que los demas te solucionen todo. PARA QUE MIERDA LO LLAMASTE?? Los gritos comenzaban a oirse, los reproches y las peleas entre ellos. La abracé y le tapé los oidos, mientras notaba que comenzaba a temblar. Los ojos enormes y desesperados miraban hacia la puerta como esperando la llegada de su padre, el miedo y la desesperación de la pequeña me llenaron de coraje y estaba dispuesto a enfrentarlo por ella. Cuando el hombre entró a la sala, me puse de pié y con mirada amenazante, sin palabras le advertì que no se atreviese a levantar la voz ni a decir nada violento. El me miró de frente y entendió mi mirada, se acercó a su hija y abrazàndola le preguntó cómo estaba. Ella no correspondió su abrazo, y en cambio abrazó a su madre. El dolido por ese gesto, me mirò de frente y me dijo: tenés un minuto para salir de esta casa. y yo, conciente que estaba en su casa, lo tome del brazo y lo lleve afuera, lo empujè contra la pared y al verlo trastabillar por mi empujon le dije: - por que no te haces el malo conmigo? sabés por qué tu hija está tan mal? porque vos sos un hijo de puta cobarde de mierda. Por que carajo tratas asi a tu mujer ? no te diste cuenta que estabamos escuchando? sos una mierda. El intentó pegarme pero no pudo. Tomàndole el brazo le dije: - sabes que? hijo de puta, tendría que irme y no volver jamas asi tu hija se hace mierda de una vez, eso te mereces por pelotudo. Yo no tengo la culpa de lo que le pasa a C. vos sos el unico culpable, vos, grabatelo bien, si tu hija se muere de tristeza es por vos, por como tratas a su madre. a lo que el contesto: - Rajá de acá la puta que te parió. degenerado de mierda. Mi hermano que estaba viendo todo desde la puerta, puso el auto en marcha, la empleada me abrio el portòn y me fuí, dejando a mi pequeña sola, mas sola que nunca...


viernes 18 de abril de 2008

TAN CERCA Y TAN LEJOS
Luego del episodio en su casa, en el cual casi golpeo a su padre, creí que nunca mas volvería a verla. Estaba confundido, porque por un lado no quería verla mas y por otro quería verla, saber de ella, para cuidarla, para defenderla y tal vez para ser su refugio y tranquilidad aún a costa de mi propia felicidad. Desde ese momento en que tuve que irme dejándola en su casa (supuestamente el lugar en el que mejor tendria que estar), perdí el sueño, la tranquilidad y mi mente no podía pensar en nadie mas. No porque la amara, sinó porque sentía pena, sentía su soledad y lo indefensa que estaba ante esas situaciones violentas y ante su propia enfermedad que pretendían curar con medicación. Estando en estos vaivenes de sentimientos hacia ella, llegué a pensar que realmente la amaba. Cómo podía ser que me preocupase tanto por ella si no la amaba? Cómo podia ser que se adueñara de mis actos a tal punto de dejar todo para ayudarla, o posponer mi propia felicidad en la "obligación" de estar ahí para cuidarla? Sin dudas me necesitaba, y yo era para ella lo que ella había inventado de mí, su padre, su protector, su ángel, su lugar cálido y seguro. Pero yo no era eso, solo era un pobre pelotudo que no podía con su vida, que lo único que quería era estar tranquilo y seguir mi vida normalmente. Yo no tenía fuerzas suficientes para cuidarla, tampoco la amaba tanto como para sacarla de su casa y darle lo que ella necesitaba, una familia. En realidad ahora veo con claridad que fui una de las pocas personas que realmente la amó, porque el verdadero amor, va mas allá, y no siempre se deposita en un hombre, a veces es un amigo, un hermano, una madre, un padre, un vecino. El AMOR como figura de sanación no siempre tiene que estar depositado en el hombre-pareja-marido-novio. Pero casualmente ella había depositado ese amor en mi persona y esa mezcla de AMOR-NOVIO era fatal para mí .Primero porque yo sufría su locura y su violencia permanentemente, y lo que podiamos construir en dos horas se derribaba en dos minutos. Segundo porque yo no veía en ella una mujer acorde a lo que yo proyectaba como mi pareja, la esposa, la madre de mis hijos, etc. Tercero porque mi inseguridad y la violencia que ella tambien generaba en mi, hacía que me aleje en vez acercarme. Ella podía sacar lo mejor y lo peor de mí. Y de haber formado una familia juntos, nuestros hijos estarían sufriendo esa misma violencia que ella vivía diariamente. Yo no podía calmarla, solo a veces podía rescatarla de su propio dolor. Por ese motivo mi dia transcurría pensando en cómo ayudarla. Pero algo dentro mío se negaba. Volvía una y otra vez a mis pensamientos la nefasta pregunta: se lo merecía? despues del daño que me hacia? y el rencor también me quitaba la lucidez volviéndome al enojo y la negación. Optaba por seguir con mi vida, y que sus padres la ayuden. Pero... yo era su objeto de amor, no podía ser indiferente a su dolor. Al dia siguiente de lo sucedido, tomé mi auto, y casi como un autómata, conduje a su ciudad. No sé que iba a hacer, ni que pensaba al respecto, solo fuí . Obviamente que no iba a entrar a su casa, y menos hablar con alguien para preguntarle algo. Solo necesitaba estar ahí. No sé por qué ni con que fin, solo estar ahí. Cerca y lejos a la vez. Inmerso en mis pensamientos, en un semáforo se me acercó una niña con un ramo de flores perfumadas y coloridas, me dijo : DOS PESOS SEÑOR. y cuando la ví a los ojos entendí que esa niña era una señal. Compré el ramito de flores y decidí llegar hasta su casa para dárselas. Quizá ese detalle minúsculo de las flores ayudase a que tuviese ganas de volver a vivir. O al menos la hiciese sonreir. Apoyé las flores sobre el asiento del acompañante, y continué conduciendo, pero esta vez acompañado por el aroma que emanaba del colorido y pequeño ramito. Llegué a su casa, y conduciendo lentamente empecé a ver las ventanas con la esperanza que alguien me viera. Pero en la enormidad de esa mansión, parecía todo dormido, sin vida, y mi auto en la calle quedaba minúsculo, insignificante. Estacioné y bajé del auto con el ramito de flores perfumadas en la mano. No sé por qué pensaba que las flores curaban. De pronto vino a mi memoria la imagen de mi madre, cortando las flores que ella misma cultivaba y cuidaba en nuestro jardín. Mi madre solía ponerle esas flores a mi abuela, que por muchos años agonizó en la cama, con una enfermedad terminal. Y mi abuela al verlas, se alegraba y se acercaba a ellas para olerlas, y luego sonreía. Crecí con esa imágen y algunas veces fuí yo quien preparaba los ramitos para mi abuela. Será por eso que siempre relacioné las flores con las demostraciones de amor y los buenos deseos. Mientras me acercaba al portón principal, el miedo y la incertidumbre se apoderaron de mi. Qué estaba haciendo? por que? y si se ponía peor al verme? Lleguè al portón y apoyé el ramito de flores sobre un pilarcito y ahí lo dejé. Volví sobre mis pasos, y entré en mi auto. Me quedé sentado ahí, sin saber que hacer. Pensaba, recordaba, buscaba una respuesta, una guía, algo que me indicara lo que debía hacer. Cuál era el camino correcto? tenía que entrar a verla? tenía que irme? y sin encontrar la respuesta, seguí ahi inmóvil como paralizado viendo las florcitas apoyadas en el umbral de su puerta. Cuando me dispuse a marcharme, y ya en camino, veo que su padre acercándose al portón, tomaba el ramito de flores y lo llevaba para adentro de la casa. Y cuando pasé por enfrente, se volteó a verme, como dicièndome VOY A DARLE TUS FLORES, y noté en su mirada mucho dolor, un gran sufrimiento, tal vez arrepentimiento. Pero no pude bajar del auto, no pude. Continué mi camino, pero mas tranquilo, porque al menos la pequeña recibiría las flores sanadoras. Aunque no le diga que era yo quien se las enviaba, confiaba en que las flores iban a hacerla sentir mejor.


lunes 21 de abril de 2008

MIRAR Y NO TOCAR
Habia épocas en las que pasaban meses sin vernos. No sé si ella habrá pensado en mi entonces, pero si sé que yo no dejaba de pensarla. Mi mente atravesada por su recuerdo, la traia una y otra vez junto a mi, y la preocupación volvía junto a su recuerdo. La imaginaba triste, como solía estar salvo cuando estábamos juntos y solos. La imaginaba buscando lo que jamás encontraría, lo utópico y lo perfecto. Mirándose al espejo con la vista crítica y mentirosa que solía engañarla y poseer todos sus movimientos. Seguramente no tendría paz. Una vez estando distanciados, y ocultándome para que no me viera, fui a verla salir de su casa. No sé por qué lo hice, tal vez mal aconsejado por la soledad. Era previsible que saliera para ir al colegio, asi que como un delincuente me ocultè entre las plantas de una casa vecina y ahí esperè a que saliera. Su padre solia llevarla, pero esa vez, la pequeña había decidio ir caminando hasta su transporte.La ví salir, con sus libros en la mano, el cabello recogido y su imagen angelical , blanca y adolescente. Sin imaginar quien estaba vièndola, caminó casi cabizbaja sin voltear. Yo que caminaba detràs de ella, no me animaba a llamarla o a alcanzarla. Tenía miedo. Pero me bastó con caminar detrás , vièndola recorrer el habitual camino diario. En ningùn momento volteó y yo estaba ahí a cinco metros acompañándola.. Miraba para los lados, se acomodaba las medias, pero no miraba hacia atrás. La acompañè en silencio casi cinco cuadras, y decidí volver. Jamás se enteró que la había seguido solo para verla. . No bastaron las llamadas de mi pensamiento para que voltease a verme. Regresé a donde habia estacionado el auto, y con la tranquilidad de haberla visto bien, continué mi dia. Aunque hubiese querido abrazarla, aunque el silencio del auto me volviera a recordar que estaba solo.


miércoles 23 de abril de 2008

DORMIR PARA PODER SOÑAR
En mi ingenuidad, creía que podía curarla. En vano pensaba así, dado que ella no quería curarse. Cada gramo que adelgazaba lo vivía con felicidad, y yo que la veía cada vez mas delgada, dejaba de desearla, dejaba de creer en su felicidad. Me angustiaba mucho la idea de perderla, no porque la ame, sinó porque veía como transcurrían sus dias indefensa, descuidada y practicamente abandonada a su suerte. Creo que si la amaba, porque de no haber sido así, no hubiese recorrido el camino que por verla bien recorrí. Pero como dije antes, no la amaba como mujer, sinó con un afecto que si bien era muy sincero, no era el amor de un novio o de un esposo. Yo quería verla bien. Y estaba dispuesto a salvarla a cualquier costo. Terrible error.A veces venía a casa como buscando un refugio. Se dormía en mi cama, se bañaba en mi ducha, usaba mi ropa. Se instalaba como si fuera un lugar de recuperación, pero no quería comer. En lugar de estar en su departamento, se quedaba conmigo. Yo iba a trabajar normalmente, y ella quedaba encerrada y sola en ese lugar pequeño que era mi departamento. Ahí la pequeña no necesitaba mas que un televisor y una cama para dormir. Solía dejarle comidas preparadas, helado, chocolates, masitas dulces, alfajores, cosas ricas como para que estando sola se tiente y coma algo, pero cuando volvía de mi jornada laboral, encontraba todo perfectamente en el mismo sitio en que lo habia dejado. No tocaba nada, no comia ni una miga de lo que yo le compraba.Ni siquiera sus galletitas preferidas, de chocolate, nada.Solía volver y encontrarla durmiendo, muy cansada como si hubiese corrido una maratón por causa de la debilidad que padecía. No la despertaba, la dejaba dormir horas y horas, mientras yo miraba TV o me duchaba o terminaba algún trabajo, o simplemente tomaba mate en la cama junto a ella que dormía.Varias veces me preguntaba si su familia tendría idea que la pequeña estaba tan delicada de salud.Ese día en especial, me lo pregunté al verla dormir tan profundamente, con sus ojitos marcados por unas preocupantes ojeras y los hombros huesudos sobre una espalda que practicamente era una hilera de costillas sujetadas por una espina dorsal que sobresalía. Dormía desnuda como para atraerme aún en sueños, pero en lugar de atraerme, yo solía tocar las vertebras de su espalda y recorriendo sus costillas con mis dedos rezaba para que se recupere o para que despierte queriendo comer.Ese día decidí que hablaría con su madre. Tomé el teléfono y hablé con su mamá para pedirle que se acercase hasta mi departamento. Le dije que su hija estaba ahi y que no quería comer, que hacia dos dias que no probaba bocado y que solo dormía incontrolablemente.Con una mezcla de miedo y preocupación, intenté despertarla. Ella balbuceaba inmersa en un sueño muy profundo, de una manera en donde no podía reconocerse si dormía o estaba desmayada. Destapé su cuerpito cubierto solo por ropa interior y comencé a vestirla dormida. Llegaría su madre y obviamente no quería que la encuentre en esa situación de desnudez, aunque hubiese sido lo mejor para que pueda ver sus huesos sobresaliendo. La diminuta remera negra con el dibujo de kitty y un jean con talle para niños, cubrieron su esquelética figura sin que ella despertara. Por momentos sonreía en sueños y yo rogaba para que sus sueños sean de felicidad. Al menos en sueños podría ser feliz. No simulaba dormir, de eso estoy seguro. Porque estaba muy débil y no era extraño que durmiese de esa manera al borde de perder la conciencia.Ya vestida, arrolló sus piernitas y se colocó en posición fetal. Pude adivinar que tendría frío, y a pesar de la temperatura casi calurosa, la cubrí con una manta.Su madre llegó y se anunció en el portero eléctrico. Abrí la puerta confiado sin mirar por el visor. Cuando abrí estaba su madre con dos oficiales de policía. Mi cara desorbitada dejaba ver el espanto que rodeaba aquella situación. Enseguida pensé en la pequeña dormida en mi cama, en el susto que se daría ante semejante situación. Y solo se me ocurrió decirle:a- Señora por favor, no la despierte así. Se vá a asustar! no va a entender! por que trajo a la policía ?La mujer no contestó y se dirigió a mi cama donde estaba su hija dormida.Mientras los policias me pedían que recoja mis cosas, cierre la casa y los acompañe.a- pero por que? si yo no hice nada malo... llamé a su madre porque la veo mal... eso es todo.p- flaco, vos estas loco? la minita es una menor... y vos la tenés acá en tu casa, en tu cama y tal vez drogada.a- no está drogada, está durmiendo así porque es anoréxica y está muy débil ! hace dos dias que no come. señora! dígales que su hija es anoréxica, haga algo por favor! no quiero ir preso, tengo que trabajar, no puedo señora por favor...p- mirá flaco, vos tenés que venir con nosotros, si querés podés llamar a alguien para avisarle, sinó llamas desde la comisaría. Vamos.En ese momento comencé a escuchar los gritos de la pequeña en mi cuarto.c- mamá! que haces? dejame mamá! salí de acá! que haces? que le hacen a ale? pero por que? por que?Salió del cuarto llorando y acompañada por su madre, caminaba mirando para abajo, enojada. Pero cuando llegó delante de mi, levantó la mirada y la dirigió justo a mis ojos como preguntándome por qué. Solo pude balbusear una palabra que me acompañó el resto de la vida: perdoname.Pasé dos noches detenido, y al tercer día un abogado amigo de mi hermano me sacó.Pero cuando salimos de la comisaría, un amigo de ella estaba esperándome y sin que yo pueda reaccionar, me golpeó en la cara con el puño. Ante la reacción de mi hermano, salió corriendo, subió a un auto y se fué, no sin antes gritarme desde el auto: hijo de puta! dejá a C. en paz! .Subí a mi auto con la nariz sangrando, sin entender todo lo que había sucedido, y sentado en el asiento del acompañante volvía para atrás los dias, buscando y buscando los por qué de todo lo que habia pasado.No encontré respuestas, solo la culpa que me hacía presa fácil de una condena en la cual yo era el único responsable.


viernes 25 de abril de 2008

ACLARACIONES
Ante todo, muchas gracias a quienes aun estando el blog hackeado, continuaron dándome aliento, apoyándome y pidiendo que regrese. Gracias al super hacker que pudo lidiar con la maldad del tal hacker jogwid que pagado por C. se adueño de este blog y de mi cuenta de mail medicenalejo@hotmail.com. No tuvo tiempo de dar de baja este blog, dado que se entretuvo burlándose y cobrando el protagonismo que siempre quiso, pero de haber continuado, este blog hubiese desaparecido. Aclaro tambien que el mail anterior, medicenalejo@ ya no está en mi poder, la nueva cuenta de mail es blogdealejo@hotmail.com . Igualmente no agrego gente para chatear, solo mails, y pido disculpas si luego del hackeo se maltrató a alguien o se le faltó el respeto. Todas aquellas personas que escribieron al mail anterior saben que yo no las maltraté, intentè contestar todos, obviamente que no pude, y en varias oportunidades di explicaciones o contesté algunas dudas. Como imaginarán, este no es un espacio para reirse ni para burlarse entre las personas que posteen comentarios, lamento decirles que es verdad, soy un amargo, y el fin de este blog es contar una historia verdadera, sucedida y totalmente distorcionada en un libro best seller. Cuando irrumpió el hacker jogwid pensé que jamás volvería a recuperar este blog, el afecto de las personas que se acercaban a leerme y la oportunidad de decir mi verdad. Pero como repetì muchas veces en los escritos, cada vez que intento hacer algo productivo para mí, aparece la niña terrible para recordarme mi culpa y mi condena. Creo que jamas podré librarme de mi error. Y ahora despues de esto no solo he perdido espacio sino tambien he recibido burlas y el tono de los comentarios se volvió realmente ajeno a los fines de este blog. Ha salido gente lastimada nuevamente, personas allegadas a mi que solo qusieron ayudarme. He cometido errores pero tambien me he reivindicado a costa de calumnia, sufrimiento y culpa. Se utilizò mediante el hackeo la manera de ensuciarme y de ensuciar a personas que nada tuvieron que ver en esto, pero que si fueron protagonistas y testigos de todo lo relatado en estos textos. Todo esto sucedido ultimamente fue otra mentira mas, otro maltrato y otra manera de psicopatearme, rebajarme y hacerme quedar como un hijo de puta. Me pegaron donde mas me duele, en mis afectos, en mis seres queridos. A costa de dinero se jugò nuevamente con mi dignidad, con mi buen nombre y una vez mas no pude hacer nada. Pero como cada vez que he caído, la vida me brinda nuevas oportunidades, se acercó a mi un experto en sistemas ofrecièndome la posibilidad de recuperar el blog. Al principio le dije que no, porque realmente no se si tiene sentido seguir relatando todo esto, el daño ya está afianzado en mi, como una profunda cicatriz. Pero este hombre no solo recuperò el blog sino que me lo devolvió alentándome a seguir contando mi verdad. Sin haberle pagado, sin intentar borrar por la fuerza, con la conciencia tranquila y el espìritu aunque lastimado, aún fuerte.No sé si continuaré relatando los episodios de esta historia nefasta de mi vida, tal vez ella, la niña terrible, una vez mas se apodere de mi voluntad, con esos golpes tan característicos suyos, en donde me deja de rodillas, en donde me hace ver que una y otra vez volverà para lastimarme. Solo quise hacerme oir, solo quise limpiar mi nombre para que mi familia deje de avergonzarse por las calumnias que recibí. Pero siempre hay medios para callar a quienes dicen la verdad, aunque sea violentamente. Agradezco a este amigo que he ganado por su gesto noble y ennaltecedor. Por devolverme mis palabras, mis recuerdos. Por darme la posibilidad de gritar y defender mi dignidad.Y a todos ustedes que vuelven a leer, les pido perdón. Por la idiotez de algunos, por la falta de respeto y por la pèrdida de tiempo que sufrieron. Ustedes deciden si sigo contando o no. A mi ya me da igual.Aunque mi futuro sea incierto, aunque mis dias de libertad y expresiòn duren lo que durò este blog sin ser censurado, poco.Publicado por Me dicen Alejo en 22:41 57 comentarios


SE HIZO JUSTICIA
A TODOS LOS FIELES LECTORES DE ESTE BLOG, SEGUIDORES Y DEFENSORES DE ESTA GRAN VERDAD QUE ALE TIENE PARA DECIR, QUIERO ORGULLOSAMENTE COMUNICARLES QUE HE RECUPERADO EL BLOG PARA SU VERDADERO DUEÑO.ALE, ESTE BLOG VUELVE A SER TUYO. PODES SEGUIR CONTANDO TU VERDAD. PORQUE LA HISTORIA NO SIEMPRE LA ESCRIBEN LOS QUE GANAN.UN HACKER CAPO. (Hacker de Latini volvé a jugar a los fichines)


domingo 27 de abril de 2008

VERDADES
Es verdad lo que me dijo alguna persona, no puedo amagar con irme y luego quedarme para seguir contando. Este es mi espacio, lo siento así. Ultimamente pasé situaciones dificiles a raiz de este blog, me sentí feliz, triste, angustiado y hasta dolido, pero he logrado contar mi verdad. Los episodios van sucediendo en mi mente, los recuerdos y las anécdotas en su mayoría tristes. Ustedes las van leyendo y compartiendo conmigo y asì transcurren mis dias entre el trabajo y mi versiòn de los hechos. Nada en especial, salvo que hace tres dias que venía recibiendo llamados telefónicos invitándome a desistir de este blog, luego el hacker y luego la feria en donde se negò la verdad de lo que aquí se cuenta. Es lógico que se haya negado. O acaso esperaban que este blog fuera reconocido oficialmente tirando por la borda el best seller? estamos hablando de un libro que ha recaudado mucho dinero, en donde hay muchos intereses de por medio, y esto? es solo un blog, gratuito y casi anònimo. A quien puede importarle? que puede perderse? nada.La libertad de expresión no tiene precio. No hay derecho para la censura, porque cualquiera puede decir lo que quiera, o acaso eso no se comprobó en el libro? o alguien se preguntó si lo que se relata ahí es verdad? no. Efectivamente, el dinero y la belleza van por encima de la credibilidad. La gente que ha calumniado y mentido tambièn dá la cara y sonrie para las càmaras fotográficas y disfruta de sus fans. Confiar. De eso se trata este blog. Creer o no creer. No pido nada mas, nunca lo pedì ni lo busqué. A mi no me banca nadie, solo escribo. Quizà en algún momento me rompan la cabeza dejándome tirado por ahí y nadie se enterará. Porque nadie me banca, porque mi dignidad no tiene precio. Y si yo no lo cuento, seguiràn sin enterarse, y si yo no hubiese contado todo esto, ustedes jamás se hubiesen enterado.Esta es la historia de una niña-mujer enferma de anorexia y depresiòn, y de un hombre mayor que quiso salvarla con las torpezas e inseguridades de cualquier persona. A quién estoy lastimando? a quién estoy haciendo daño?esto es un simple blog. Pero para mí es mas que eso. Por eso mil veces pienso en irme, cerrar todo y no volver, y otras veces pido ayuda para decidir y otras tantas vuelvo con los relatos y dejo magicamente mis sensaciones de entonces instaladas en vuestras sensaciones. Podrìa ser mentira lo que ustedes sienten cada vez que me leen? Fui justo, dejé todos los comentarios, agresivos o no, sin censuras, sin reproches. Cualquiera puede opinar lo que quiera, inclusive burlarse. Solo necesito confianza, porque el que crea, podrà ver el submundo de aquellos que no somos anorèxicos, que no nos cortamos ni somos bulimicos, pero que sufrimos a la par de quienes sufren esas enfermedades. La óptica paralela de las familias, de los hermanos, de los parientes y amigos que pelean y se enfrentan a semejantes situaciones de violencia engendradas por una maldita enfermedad. Pero muchas de las situaciones que aquì se relatan, son puramente signos de maldad, de soberbia y de repulsión. Eso es lo que se censura. Eso es lo que quieren que deje de contar. Pero por que? si todo va unido. Si la historia fue una y fue así. Por que victimizar o victimizarse? si esas situaciones vienen solas, con el transcurso del relato. No se debe censurar una expresiòn de este tipo. Aunque duela. Porque puedo estar hablando de vos, o de vos o de vos, cualquiera de nosotros podemos estar en este lugar, pero hacièndote cargo y censurándolo estàs confirmando que tu estado de soberbia no te deja ver con claridad los fines de este blog.Olvidemos quien soy, olvidemos quien es ella. Rescatemos el mensaje y dejemos en paz al mensajero.
Publicado por Me dicen Alejo en 16:23 31 comentarios


HASTA SIEMPRE
Confiar en las versiones de personas exitosas, conduce una vez mas a la incoherencia de la superficialidad y la apariencia. Tendencias de moda, de imagen y de intereses creados, derrotan a los débiles. Soy débil. Hasta aquí he llegado. No puedo continuar, no hay mas palabras, no hay mas letras, no hay cerebro que las piense, nada queda. He muerto una vez mas, ahi donde todos creen que renaceré, ya ni vivo.No hay futuro, no hay sueños, no hay casas en la playa. Algún dia mis pies caminarán firmes y seguros, confiados en un Amor sano y verdadero. Mientras tanto espero... sentado en los umbrales de mi Alma lastimada y errante. No quiero heridas, ni odios ni desconfianza. No quiero mentiras ni malos recuerdos ni sospechas. A vos te doy la victoria, porque vos la necesitàs mas que yo. Y a vos, te doy la Vida, a costa de la mia. Para que seas Feliz.


lunes 28 de abril de 2008

MALOS HABITOS.
En los comentarios de este blog, me pierdo :) infinita felicidad, compañia, risas y reflexiones. GRACIAS.Pido Perdòn, millones de veces, tienen razón todos aquellos que vienen y me retan, me dicen que soy un pelotudo indeciso, es verdad, y por eso pido perdón. Prometo que no volverá a suceder. No lo hice de mala fè, solo de pelotudo que soy. Perdòn.Hoy tenía un texto para subir, ya preparado (suelo preparar los textos con anterioridad y los dejo en borrador), pero en ese interìn vi una película que quisiera recomendarles.No sè por qué Dios me envía estas señales, y quizà sea otra de mis pelotudeces, pero ver esta película me dió fuerzas para continuar con este blog.Les pido por favor, que la vean. El mensaje no puede ser mejor.Quizà sea un poco densa en su forma de encarar, o sea a veces como que tardan demasiado los sucesos y ademas los personajes hablan casi susurrando, por lo que recomiendo auriculares para escuchar cada detalle.El film es mexicano, cuidado a los que son pequeños porque contiene algunas escenas de sexo (aunque no explìcito y bien ubicadas, o sea no son en vano, están bien puestas en el film). Serìa hermoso que la vean, se llama MALOS HABITOS y algunos de los actores son: Jimena Amaya, Elena de Haro, Marco Antonio Treviño. La dirigió Simon Bross.Vèanla en mi honor, quizà les ayude a entender mejor de lo que estoy hablando en este blog. La película trata sobre los desórdenes alimentarios, especialmente anorexia.Despues me cuentan, no olviden verla.Y los comentarios son lo mas! gracias millones de veces.


martes 29 de abril de 2008

SEPULTAR SIN MORIR
Cuando empecé a dejar de amarla, ya dentro mío crecía el cancer de la desconfianza y la inseguridad.Me había carcomido la autoestima y se había burlado mil veces de mi labor y del coraje que embargaba intentando cuidarla o protegerla.No lo merecía.Y cuando empecé a abrir los ojos, ya estaba demasiado lastimado como para volver a enamorarme.Desconfianza y miedo se unian de inmediato a una nueva relación de amor, y no tardaba mucho tiempo en perder la nueva conquista. De a una las mujeres de mi vida fueron alejándose de mi, y yo veía en ellas similitudes y actitudes parecidas a las que C. había tenido conmigo. El miedo me impedía creer y crecer.Pero yo necesitaba amar, y juré por mi vida que iba a intentarlo.Buscaba en las mujeres lo opuesto a C. pero cada una de ellas fuè teniendo algo de la pequeña que tanto me había atormentado, y terminaba suplicando que su recuerdo no me atormente mas.Cuando la lucha interna que batallaba buscando enamorarme, parecía no tener fin, conocí a una hermosa y sensual mujer de la cual me enamoré perdidamente.No era perfecta, ni detallista, ni demasiado bella fisicamente. No estaba pendiente de su apariencia, y con la sonrisa fácil y las palabras justas e inteligentes, fue adueñándose de mis dias y logró bañar mi sonrisa de luces.Hacía muchos años que no sonreía, pero esa mujer había conseguido que mis oídos volvieran a escuchar mis propias carcajadas.Los dias fueron transformándose, la compañía de mi nuevo amor me alegraba y me colmaba. El pasado fue convirtièndose en eso, pasado. Y mi cabeza empezaba a encontrar un eje que pudiese sostener tèrminos ya olvidados para mi: amor, esperanza, familia, hijos, proyectos.Junto a los momentos de amor y de pasiòn, llegaron los dias de compañía, mùsica y felicidad.Mi alma en el mismo cuerpo, cambiaba de envase y de envoltorio, y al verme en los espejos, yo ya no era aquel que demacrado y cansado pedìa un poco de paz.Me ví y me sentí mejor.La vida me daba una nueva oportunidad para creer que los sueños existen.Llegar a mi casa y encontrarla, era mi deseo diario. Y al verla, abrazarla y besarla, mi calma y mi alegría.Todo fue perfecto, como aliviando tantos años de tormento y desesperaciòn.De vez en cuando recordaba a la pequeña, pero ni siquiera me acercaba. No había vuelto a llamarme y tampoco había aparecido por los lugares que yo frecuentaba. Estaba bajo tratamiento psicológico según me habían contado, intentando liberarme de su vida.Y un buen día recibí la noticia de mi propia boda.Mi novia querìa casarse conmigo, y yo que se lo había pedido sin obtener respuesta, me sentí el hombre mas afortunado cuando confirmó que me aceptaba.Definitivamente esa no parecía mi vida, ya que poco tiempo antes había estado inmerso en un desquicio.Los planes de la boda y la lista de invitados, empezaban a crecer y a madurar como el sueño dorado de los dias felices que jamás pensé que llegarían.Yo era el protagonista de esa historia que tendría un final feliz , e imaginaba una vejez de compañía y de caricias junto a esa mujer que había logrado despertar en mi al padre, al amante, al amigo y al luchador.Còmo no tuve el presentimiento de marcharme con ella cuando feliz se alejó de mi lado para entregar personalmente a sus familiares,las tarjetas de invitación a la boda.Hoy estando solo y recordando en este blog una vez mas, todavía no sé cómo yo sigo vivo y ella no.La ruta y un alcohólico me quitaban la única esperanza que despues de tantos años había conseguido ganarme.Un accidente de tránsito mataba mi alma junto con mi amada. Y casi sin aire tuve que levantarme despues de que la suerte me dejara nuevamente arrodillado de dolor.El buen sueño llegaba a su fin, y la ira, la desesperación y el vacío me convertían en este ermitaño que hasta el día de hoy no pude superar.Ya nada sería peor. Y nada podría afectarme mas.El consuelo de mi familia y de mis amigos, y la tenacidad de mi madre, me sacaron del agujero negro en que se había convertido mi casa.No fuí a su sepelio, porque no quería verla mas. Preferí imaginar que no había vuelto del viaje, o que me había dejado por alguien mejor.Peleado con la vida, con Dios y con el mundo, me sepulté en la oscuridad de mi casa, con la idea de dejarme morir.Hasta que una mañana escuché las pisadas pequeñas y los golpecitos en la puerta que en otro momento de mi vida se asemejaban al amor.Dejando la cama como con el ùltimo aliento, abrí la puerta y ahí estaba con la mirada mas triste que nunca, mi pequeña C.venía a consolarme desde su debilidad, encontrando fuerzas ahí donde ya casi no quedaban para ella misma. Y abrazàndome en silencio, me llevó a la cama, me recostò y me viò llorar.Habré llorado cuatro horas seguidas en su regazo. Y luego me dormí envuelto en sus caricias suaves y en sus brazos pequeños.Cuando desperté se había marchado.Nunca supe si fue un sueño o realmente había estado conmigo.Despues del tiempo de estar distanciados, ella volvía en mi peor momento solo para consolarme.Cumpliendo la promesa que alguna vez me había jurado, amarme para toda la vida.Desde aquel día nada que me hicieran pudo superar semejante dolor. Ni bueno ni malo. Nada.Anestesiado de la vida y el amor voy caminando solo y en compañia de mis recuerdos. Con el tiempo como el ùnico testigo de aquellas desventuras y una vez mas poniéndome de pié.Publicado por Me dicen Alejo en 22:15 46 comentarios


SIETE AÑOS DESPUES
Ella me apartaba del mundo. Solìa caminar por la calle, pensando si habría comido o no, o miraba a otras chicas y pensaba: que formas tendría C. si comiera, sin dudas se vería saludable y mucho mas bella. Varias veces creí encontrarla en la mirada vivaz de otras mujeres, en otras pieles saludables, en otros cuerpos rollizos y rozagantes. Pero la realidad era otra, la imagen de su figura esquelética y la queja constante de que no le entraban los jeans o que si había aumentado o bajado doscientos gramos me agotaba, me alejaba y me dejaba desanimado. La miraba y la miraba, la recorría despierta, dormida, vestida, desnuda, y no lograba entender qué era lo que ella veía de malo en su cuerpo. Vièndose así distorcionada, extremadamente delgada y negándose a comer, me parecía pateticamente constante y decidida. Esa maldita voluntad que permitìa quitarle el hambre, era la misma que me ataba a ella, que no me dejaba ir. Porque era constante y jamàs decaía. Solo algunas veces comía de mi mano, pero jamàs sabré si lo vomitaba luego o tomaba laxantes para eliminarlo. Cuando me hackearon el blog, y cambiaron la mùsica, encontrè esta melodía y hoy veo que fue otra señal que Dios había colocado en mi camino, para instarme a seguir contando. Esta melodía que despues de muchos años vuelvo a escuchar, me lleva a aquellas èpocas donde la pequeña aún estaba saludable. La anorexia aùn no había carcomido sus mùsculos y la bulimia permitìa que su garganta cantara y sus dientes brillaran. Recuerdo que una tarde, donde los dos parecìamos extraídos de una pelicula romàntica, sentados en la mesa de un bar temàtico, ella me declarò su amor eterno. Me dijo que por mí vivirìa o moriría, y aunque yo no la amase igualmente viviría por mi. Siete años despues, todavía recuerdo cómo estaba vestida, como me miraba y el aroma que despedía su cabello brilloso y azabache. Envuelta su figura encantadora en una falda amplia corta de seda negra, sin medias y con botas de piel tipo zorro de color negro, con un pequeño tapadito tambien de piel y una blusa que dejaba ver sus hombros al descubierto, esa hermosa persona angelical, se había enamorado de mi. Y yo que no creìa que fuera cierto e imaginaba que en unos años me cambiarìa por otro, la escuchaba y sonreìa descreyendo sus declaraciones. Recuerdo que entre la gente, y como siempre, ella sobresalía por su belleza, y sin ninguna verguenza, recorriò el bar ante la mirada de los hombres y las mujeres habitues de ese lugar. Caminaba segura y bella, sonriente y enamorada, hacia el piano que en la otra punta del bar descanzaba como esperando que alguien se animara a tocarlo. Quedè atònito cuando sus piernas rodearon la banqueta del piano y sentada ,sonriendo, empezó a girarla como una nena juguetona, pensando qué composición iban a dejar oir esos deditos pequeños, finos y blancos. Mis ojos como siempre no podían dejar de admirarla, y como una interpretaciòn divina, comenzo a tocar el piano para mí. Su mirada no acompañaba a sus dedos, porque estaba miràndome directo a los ojos. Mientras interpretaba, a veces la sonrisa se alejaba, y parecía traspasarme. Pero no dejaba de mirarme. Solía bajar la mirada como recordando que eran sus manos las que tocaban el piano, para volver a mis ojos que encantados con la melodía y la belleza de su imagen, confundían la realidad y el sueño. Al finalizar, la gente la aplaudiò rabiosamente, y ella sonreìa feliz, como augurando un futuro de aprobación de un pùblico que ni siquiera la conocìa. La mùsica que estàn oyendo es la que me dedicò al piano aquella tarde en donde ninguno de los dos presentìamos que la pelìcula romàntica no tendrìa un final feliz. Desde entonces no he vuelto a oírla, así como tampoco he visto a la pequeña sonreir tranquila y de la misma manera. Hace unos dias la encontrè por casualidad buscando alguna melodía para musicalizar este blog. No pude mas que emocionarme y al borde mis làgrimas, que finalmente no brotaron, me recordaron una vez mas, que aquella película de amor habia encontrado un final dramàtico, incoherente y nefasto. Pero igualmente la melodìa me resulta mía, hermosa, eterna, como hubiese sido ella si no hubiese cambiado.


jueves 1 de mayo de 2008

CALENTAR EL ALMA
Cuando rondaba los diecisiete años, ya estaba bastante adentrada en el mundo de la anorexia. No era su peor momento de enfermedad, pero ya se perfilaba que caería en un pozo bien profundo. Varias veces intenté advertírselo, la aconsejaba, la contenía y sobre todo la elogiaba mucho como para levantar su autoestima. Pero había factores predeterminantes para que ella cayera en esa terrible enfermedad, su mala relación materna y paterna, el exceso de sobreprotección económica, la falta de límites o excesiva "confianza" por parte de sus progenitores y el entorno donde ella se movía. Digo el entorno, porque podìa ver que muchas de las personas que la rodeaban intentaban hacerla sentir mal. Hubo veces en que estando impecablemente hermosa comenzaban a encontrarle "defectos" tantos físicos como en su ropa, o en su manera de lucir, quizá para bajarla un poco del pedestal de diosa en el cual ella misma se ubicaba. Soy testigo de su enorme autoestima antes de empezar a sufrir anorexia. Quizà un poco distorcionada, porque ella a traves de su apariencia buscaba ser aceptada. Relacionaba todo el tiempo el éxito con la belleza física, y obviamente las palabras subestimantes de estas personas que querian "bajarla" le afectaban mucho. Sus padres si bien la adoraban, confiaban plenamente en ella. Dado que era una excelente estudiante, aparentemente muy sana y responsable, jamàs imaginarían en que submundo se estaba adentrando. Por esas "virtudes", le daban total libertad para elegir y crecer, porque confiaban en ella, no porque no la amaran. Pero la niña "perfecta" ante los ojos de la mayoria de sus familiares, vivía conflictos internos, en los cuales tambièn estaba su relación conmigo. No los manifestaba en el colegio, ni con sus amistades, ni con su familia, sus conflictos eran: el espejo y yo.La pequeña malentendía todo y no aceptaba límites ni consejos de nadie.Peleaba conmigo cuando querìa acercarla a su familia, e intentaba denigrarlos delante de mí, como para que yo tambien los odiara. Nunca entendí por qué si le daban todo, si se ocupaban de ella como si fuera un bebé.Sé que no era un capricho, sinó mas bien un desequilibrio.Varias veces me pregunté si esa sería su manera de crecer? haría todo eso solo porque era su manera de crecer? y no entendía nada. Vivía en un palacio, con todo y con nada a la vez.Muchas veces me parecia sumamente desagradecida y soberbia, y otras veces pensaba que quizá los bienes materiales cubrian otro tipo de carencias. Afectivas, emocionales, ausencias.La mala relaciòn entre sus padres, y esa casa enorme en donde se perdía la familia, en donde cada uno hacía la suya sin un punto de encuentro. Solo su niñera la acompañaba, pero ella que estaba acostumbrada a estar sola renegaba de su compañia y la rechazaba.Pero la pobre mujer aguantaba porque la amaba. La había visto crecer y seguramente sabía de su soledad y de la enormidad de aquella lujosa casa vacía.Su madre, exquisita mujer de gustos refinados, poseía una humildad propia de la buena gente. Sin soberbia pero con altivez, le hablaba, la acompañaba y trataba de encontrarla cada vez que su niña especial se descarriaba en algún desquicio, o en la locura que tenía conmigo.Pero la pequeña solo quería estar junto a mi, en cualquier lugar, así sea la milèsima parte de lo que tenía en su hogar. Ella no tenía fines mas que para eso, a ella solo le importaba saber dònde yo estaba y con quien.Acaso eso era amor? creo que no.Era obsesión, aunque todavía me siga dando a entender palabras que supuestamente no volverían, aunque en sus ojos todavía pueda ver el reflejo de aquella niña que se me brindaba en cuerpo y alma. No era amor.Yo hubiese aceptado que me ame mal, o que no me ame, pero lo que no podía aceptar era que no se amase a si misma. He llegado a llorar viendo los cortes que se hacía en los brazos, y solía tener pesadillas con esos episodios, en donde en sueños la veía cortarse y sangrar hasta morir. No podía entenderlo ni superarlo. La sola idea de imaginarla lastimándose con algun objeto cortante me erizaba la piel, era tan hermosa, tan frágil.Me enloquecía lentamente, me torturaba al punto de manipularme con esos temas.En invierno solía visitarme totalmente desabrigada, según ella para poder quemar calorias.Y a la vez repudiaba el vello que comenzaba a aparecerle por el cuerpo a causa de los cambios de temperatura corporal fruto de la anorexia.Cuando llegaba a casa desabrigada en pleno invierno, me helaba la sangre. No podía verla así, entonces la abrigaba, insistìa para que coma algo, que jamàs conseguía, o simplemente la metìa en la bañera con agua caliente y la bañaba.Eso le encantaba, que la bañe con agua caliente.Se sumergía en la bañera, desnuda y libre. Su cuerpo pequeñito entraba perfecto y yo me quedaba vièndola sentado fuera de la bañera, entre el vapor del agua y el perfume del jabòn y la espuma que iba creàndose mientras ella remojaba tibio su cuerpo antes helado.Solía sentarme en el piso junto a la bañera, y mientras ella se relajaba y su cuerpo empezaba a subir la temperatura despues de estar tan desabrigada o por falta de calorias a causa de la anorexia, como decía, me sentaba junto a la bañera y le leía cuentos. Apoyado en la pared y en la bañera del lado de afuera, leía para ella entre el vapor y su pelito mojado. Ella solía apoyarse en el borde de la tina para escucharme atentamente y varias veces me pedía que actúe los diálogos entre los personajes del cuento que le leía.Me decía: a ver.. haceme la voz del hombre malo, o cómo sería la voz del padre? y de la abuela? y reía mientras yo le actuaba las voces ridiculamente. O me mojaba la cara mientras leía, con caricias suaves de sus deditos que con ese gesto me agradecían por cuidarla y preocuparme por ella.Que podía hacer para verla mejor? no se me ocurrían cosas mejores que esas, pequeñas como ella, simples y fáciles pero que sin embargo hicieron que aumentase su amor por mi o su obsesiòn.Ella creía que yo la amaba, y en realidad yo quería cuidarla, verla mejor.Pero me contradecía cuando luego se me ofrecía sexualmente y yo accedía a su cuerpo, a sus besos y a su amor. Ella necesitaba agradecerme a su modo, de la mejor forma posible, según ella, aunque yo solo hubiese querido que sea feliz y se ame a si misma.Despues del baño, de los cuentos leidos y del sexo apasionado, dormía junto a mi como si fuese el lugar mas seguro. Ese lugar cálido en donde el abrazo y el calor de mi cuerpo la hacían sentir mas pequeña y protegida.Nadie parecìa necesitarla, dado que nadie la buscaba.A su corta edad pasaba horas enteras conmigo, dias enteros sin que nadie la reclamase. Y eso me daba la pauta de su abandono, de por què ella se sentía asi.Pero afortunadamente estaba conmigo. Yo podía cuidarla y abrigarla, podía alimentarla y entretenerla, podía acompañarla a cualquier parte, inclusive comprarle abrigos para cuando despertase. Podía abrigarla con mi propio cuerpo, podía darle mi calor. Podía intentar que coma, hasta lograrlo, podía bañarla en agua calentita, comprar su champú, su jabon, su perfume, podía peinarla, podía cocinarle, podía ponerle las medias y vestirla completamente mientras dormía, podía todo, pero había algo sumamente importante que la pequeña jamás entendería, no podía amarla como ella necesitaba.Publicado por Me dicen Alejo en 21:12 32 comentarios


SIN MI NO SOS NADA
Una vez, alguno de los comentarios me pidiò que cuente los errores que cometì con ella. Fueron varios, aunque algunos dolieron mas que otros. Yo tambièn la hice sufrir.A mi tambien me dolieron, pero después. A veces el rencor o la ira me cegaban al punto de maltratarla para luego arrepentirme.Varias veces he cometido el error de ilusionarla para luego abandonarla. Ella no entendìa mis motivos, a causa de su obsesiòn por mi, o de sus enfermedades. Recuerdo un episodio en especial que paso a relatarles: Ella tenía aproximadamente 16 años. No voy a volver a dar detalles de lo hermosa que era, ni de como vestìa, ni de la suavidad de su piel, lo he contado tantas veces ... aunque volverìa a contarlo, dado que fue el factor primordial y casi ùnico por el cual yo recaía en sus abrazos y en su obsesiòn. Había momentos en que asustaba enormemente su manera de amarme, me miraba fijo, a los ojos y me decía todo el tiempo que nadie jamas iba a amarme como ella. Me controlaba y me seguìa, casi vigilándome, con un miedo constante a perderme de vista o a que yo la engañe con otra. En mi mente no podìa comprender por què me celaba tanto, si yo no era una belleza, ni un mujeriego ni un tipo adinerado, no sé qué había en mi que la hacia sentir esa inseguridad. Me cansaba, peleábamos sin motivos y su desconfianza me alejaba cada vez mas. No la soportaba cuando reclamaba situaciones que jamàs habían sucedido, y menos aún cuando deliraba en su cabecita imàgenes casi perversas y totalmente fuera de lugar. Era una tortura que yo vivìa como una pseudo demostraciòn de amor. Todo lo que ella me decía y sus reclamos, los atribuìa a que me amaba demasiado, a su corta edad, a su enfermedad. Y yo que si bien nunca fui un galán, siempre me considerè seguro de mi mismo, trataba de mantenerme sereno, casi inmutable, y calladamente soportaba sus reproches sin contestarle, sin mirarla o distrayèndome en otras cosas para no pelear, para no agredirla o simplemente esperando a que se pase su ira. Pero cada vez que me veìa así se ponìa peor. Gritaba, insultaba y no le importaba dejarme mal parado delante de quien sea. Comprometerme delante de mis amigos diciendo que yo buscaba a sus novias, o que queria seducirlas... me hacía pasar mucha verguenza porque jamás me fijaría en la novia de mis amigos, aunque en su mente ella creyera que si. De la misma manera ella intentaba seducir a mis amigos, solo para ver como reaccionaba yo, o para hacer enojar a sus novias. Y cuando no lo lograba, dado que mis amigos sabían de sus celos enfermizos y sus novias no le daban mucha atenciòn, volvía sobre mi para pelear, para desenmascararme según ella. Frases como por ej: " vos me hacès esto porque estoy gorda" , o " cuando sea flaca te voy a dejar por uno de mi edad", o " vivis mirandoles el culo a las novias de tus amigos", " no me respetàs ni me querès, no vas a parar hasta verme muerta", frases de ese tipo y de mayor tenor, con insultos hacia mi persona, me dañaban la autoestima de una manera recalcitrante. Y sin motivos, solo por su propia inseguridad. Yo no tenía ojos mas que para ella, y aunque era conciente de la diferencia de edad, estando junto a ella me sentìa poca cosa. Pero jamás se lo dije, y ella no podía notarlo. A veces cuando comenzaba con sus escenas de celos trataba de calmarla elogiàndola o mimàndola, o dicièndole lo hermosa que me parecía, que ninguna jamàs se acercaría a su belleza, etc. Pero no me creìa, y atribuía mis palabras a un recurso para arreglar lo que supuestamente yo le hacía. Un dìa dejè de responderle y de seguirla, dejé de tratar de calmarla y de satisfacerla en todos sus caprichos, me dije a mi mismo que si querìa estar celosa y generar escàndalos, le daría motivos para que lo haga con razòn. Esa noche tenía una reuniòn de amigos, pensaba llevarla conmigo, pero luego fingiendo un malestar estomacal decidí decirle que no irìa, cuando en realidad mi idea era ir solo. Necesitaba sentirme bien, solo, y ver que generaba en otras mujeres. Llàmenlo autoestima, lo ùnico que buscaba era no sentirme mal, que alguien se fijase en mi. Que alguien me tratase bien, me halagara y me dijera cuànto le gustaba estar conmigo, yo fisicamente, mis besos, ser el protagonista de mi propia historia, creèrmela.Me vestí impecable, me puse mi mejor fragancia, y me dispuse a subir mi autoestima, que para entonces ya estaba bastante mas cerca del piso que del cieloraso.Notè al salir de mi casa, la enorme inseguridad que me producía estar solo, y recordaba sus palabras a cada momento: "estas gordito, ya estás mayor para eso, a vos ya se te fue el tren, etc", y sumàndole lo hermosa que era, que todos la miraban y la elogiaban, a su lado yo no existìa. Entrè a la disco donde iba a encontrarme con mis amigos, y a los pocos minutos ya estaba con una chica. Hermosa, pero no tanto, suave , pero no tanto, deseable, pero no tanto... no podìa dejar de compararla, y sin dudas mi pequeña superaba ampliamente la belleza de aquella mujer. Pero esta mujer nueva, que se había fijado en mi, había notado mi perfume, y le gustaba mi camisa. Esta mujer me susurraba al oìdo y me abrazaba casi como pidièndome que la proteja, esta nueva mujer era casi de mi edad y no tenía la necesidad de que todo el mundo la mire, porque ella tenía ojos solo para mí. Había tomado mis manos y las miraba, las acariciaba y me llenaba de elogios y de palabras hermosas. Mi mente ya no recordaba lo que se sentìa al conquistar a alguien sin necesidad de rendir exàmen todo el tiempo, o satisfaciendo caprichos, o psicoanalisando los cómo y los por què. Esta nueva mujer solo estaba dàndome un poco de lo que necesitaba, ser alguien, gustarle a alguien. Y casi por instinto, la besé, la abracé, la quise amar. Pero cuando estàbamos conocièndonos mas, ya entrados en los besos y las caricias, llegò mi pequeña y me viò. Su apariencia no era la habitual, vestida sencillamente, sin maquillaje, de una manera aniñada e infantil, se apareció en ese lugar como presintiendo algo. Me viò en esa situación de amor con la otra mujer, y sin decir nada, se diò media vuelta y se fue. Aunque su actitud no era la habitual, sus ojos no podìan mentir, acababa de presenciar su peor pesadilla. Yo que estaba recostado en un amplio y còmodo sillòn, con una mujer casi extraña entre mis brazos, tirè mi cabeza para atràs y recosté sobre mi nuca todos los pensamientos hacia la pequeña.Ahora iba a enojarse con motivo. Y se iba a dar cuenta que yo tambien valía, que yo tambien le podía parecer lindo a alguien y que podía cambiarla por otra menos bella y menos joven. Pero a quien quería engañar? si a los diez minutos salí desesperado a buscarla. La encontrè sentada y llorando en el cordòn de la vereda. Desabrigada, acurrucada abrazando sus piernitas, y balanceàndose para adelante y para atràs. No supe si acercarme, dado que ella no había notado mi presencia. Lloraba compulsivamente, como si estuviese sola. Y sin verme, se puso de pie, se tomò el estòmago y empezò a vomitar. Tomada de un poste de luz, su cuerpo se retorcìa para vomitar nada. Y arrodillada en el piso, con la boca casi tocando el suelo, la levantè en mis brazos. Apoyada sobre mi regazo, lloraba como jamás la había visto llorar. Y en ese momento comprendì mi error. Pero no pude pedirle perdón, porque ella no debía estar ahí. Y yo tampoco debía estar en ese lugar. Abrazada a mi, la subí al auto y conduje hasta su casa. No dijimos una palabra, y a modo de perdón, o buscando un motivo para todo lo sucedido, la dejè. No iba a lastimarla mas, pero tampoco iba a tenerla mas. Le dije adios esa noche, la dejè llorando, desabrigada y herida de muerte. Por que lo hice? todavía no lo se... Aunque luego de dejarla yo tambien lloraba, sabía que apartàndola de mi estaba hacièndole bien. Ella tenía que aprender a cuidarme y yo tenía que aprender a amarla. Nunca conseguimos ninguna de las dos cosas, y nunca esta historia hubiese vuelto a mi memoria si una vez mas ella no me hubiese rebajado tanto.domingo 4 de mayo de 2008Ay si cada vez que escribo siento que me explota el pecho. La emoción de poder escribir y ser leìdo, casi como hablar y ser escuchado... Vivir todos estos años en silencio, sin poder expresar mi pena, mi dolor, cada recuerdo y cada instante en donde solo quise hacer bien. Y la culpa... como un taladro que carcomía el rencor, no poder odiarla ni gritarle, siempre encontrando mil razones para que ella me hiriera, mil motivos para darle la razón... tanto dolor.El silencio como mi peor castigo, y la humillación como para terminar de callarme. Adicto en todo el significado de la palabra. No poder decir... Juzgado y amenazado no solo por quienes conocieron la historia, sinó por mi mismo, mi peor juez, yo. Mi peor verdugo y mi mas cruel justiciero. Aún su recuerdo me acompaña, y sin embargo no puedo acercarme. Miedo, terror, pánico y supervivencia. Nunca amor, solo miedo y compasión. Porque mi Amor muriò ese día, donde mi destino cambió para siempre, y jamás volveré a amar así. Esa mujer hermosa, de la cual todavía conservo el espìritu, que fue curando de a una las heridas que la pequeña había dejado en todo mi ser. Pero como todo lo bueno en la vida, no pudo durar para siempre... y tuvo que partir... quizá para demostrarme una vez mas que mi destino es otro, que soy un hombre destinado a la soledad de mis recuerdos. Y quizà lo tenga merecido, quizà mi destino sea no poder amar jamás. Ya nada me preocupa ni me entristece, nada. Con el paso de la vida he perdido la sensibilidad a un extremo en el cual no se si existo. Esta cama gigante que sin embargo no es mas grande que las camas normales, me hace ver que solo me tengo a mi. Y a este blog, y a esta música triste que inspira cada texto que publico. Nada mas... Despues de haber soñado tanto... despues de haber entregado tanto y despues de haber llorado tanto.-------------Cuando la pequeña terminó el secundario, fue una fiesta. Su familia y sus amigos la abrazaban y la felicitaban, y yo que escondido entre la multitud solo podía aplaudirla al recibir su diploma, una vez mas, me obligaba a verla de lejos. Por qué estuve ahi? porque quería confirmar que estaba creciendo, que los años pasaban y que dejaría de ser una niña para convertirse en una mujer accesible legalmente para mi. Pero que era lo que buscaba? si ya ella me había entregado todo. Qué buscaba confirmar? que no era un pervertido? esa maldita culpa que jamás me abandonaba y me recordaba a cada momento mi error. La autopersecusiòn a la cual me sometì, por desearla y hacerle el amor. Me sentìa señalado y juzgado aún por aquellos que me querían. No podìa hallar tranquilidad, al punto de sentirme desquiciado. Ese día, la pequeña no se enteró que yo estaba mirándola, y secretamente me retirè de ese recinto para dirigirme a la casa de mis amigos. Por el camino, encontrè un bar en el cual solía emborracharme perdidamente, y sin pensarlo entrè y me acomodé en una mesa como hacía algunos años. Estando ahí sentí la necesidad de ahogarme en litros y litros de alcohol, desaparecer, perder la conciencia y morirme de una vez. Llamé al mozo, y pedí que me trajera una botella de wisky. Con hielo y soledad, estaba dispuesto a perder la conciencia y morir para no pensar aunque mas no fuera unas horas. Me dolía, me dolía profundamente que la pequeña se me niegue, no por ella, sinó por el entorno. Me la negaban y yo que sabía que no podía amarla, quería poseerla. Ese sentimiento me creaba una culpa terrible, un remordimiento fatal que me conducía a evadirme en alcohol o en los brazos de alguna mujer extraña y fácil que la reemplazara. Ese día fue especial para ella, y sin embargo no pude abrazarla. Me dolía. Y en lo peor de mis pensamientos y recriminaciones a mi mismo, empecé a servir el wisky. Llenè el vaso hasta el tope, y lo tomè entre mis manos. Lo mirè y lo acerquè a mis labios. Pero no bebí. No quise quedar tirado por ahí, pateticamente cobarde atontado por los vasos. Me puse de piè, y llevando la botella conmigo salí del bar. Tal vez la idea de no beberla no había sido buena, asi que la conservè conmigo como buscando una segunda oportunidad de replantearme la posibilidad de morir emborrachándome.Subí a mi auto, y emprendí el rumbo hacia mi casa. Llegué, detuve el auto, puse música y me quedé en su interior recostado en el asiento. La botella descansaba aùn intacta en el asiento del acompañante, y yo dormitaba entre la depresiòn y el sueño. No se en que momento me dormí, y cuando desperté habían pasado cuatro horas. Finalmente había conseguido dormir, y si bien la luz del sol poniente me daba en la cara, no tuve pesadillas y dormí placidamente aunque no muy cómodo. Tomè la botella de wisky y bajè del auto, en silencio, inmerso en mis pensamientos me dispuse a abrir la puerta de mi casa. Un abrazo pequeño me tomò por la espalda, y me quitò la botella de wisky. Arrojada en la basura quedó la idea de emborracharme con alcohol, porque ella había llegado para quedarse,para emborracharme con su cuerpo pequeño, y para que los aplausos escondidos pudieran oirse transformados en besos. Me emborraché con su belleza, con su suavidad, que me poseía y me dominaba. Embriagado en su aroma, lejos de botellas y bares, me hizo perder la conciencia, para matarme una horas sin pensar. Había cambiado la adicción pero no las consecuencias. Una vez mas había logrado anesteciar el dolor. jueves 8 de mayo de 2008Es loco tal vez lo que voy a decirles, pero cuando salgo a la calle, creo que la gente me reconoce. Es tan feo lo que siento, porque creo que me juzgan o dicen en silencio "ahí va... " . Ese estado de paranoia también se lo debo a ella. No es la primera vez que estando en estados de paranoia me he encerrado en mi casa a punto de no poder salir ni siquiera a comprar algo para comer. El desquicio del cual me hacía partícipe, me llevaba a vivir en alerta, como esperando que vengan a romperme la cabeza en cualquier momento. Cuando sucedió el hackeo de este blog, me tomó por total sorpresa, y sentí lo mismo,paranoia, decepción y angustia. Me quedé encerrado en mi casa, y aunque yo era conciente que todo este mundo de blog y fotologs es casi irreal, sufrí estados de alerta y persecución. llegué mal a mi trabajo y estuve en estado de paranoia todo el dia, hasta que un alma generosa y noble se apiadó devolviéndome este espacio. Ese tipo de situaciones violentas, me destruyeron la autoestima y el coraje de ayudar, de protejer y de sanar. Fui cayendo de a poco en una indiferencia mortal, en el "no te metas" y en el miedo a que alguien pudiera volver a cagarme la vida. Y claro, ustedes seguramente se preguntarán cómo semejante ser diminuto y hasta angelical pudo hacerme tanto daño... y fue asi, justamente por eso, porque era diminuta y etèrea, porque parecía indefensa e inofensiva, por eso le dí todo, me juguè al punto de enfrentarme a su padre, a mis amistades, a mi propia familia. De nada sirvió, nada fue útil para ella, su odio fue mas grande, y su amor infinito me iba cabando una fosa de la cual todavía hoy intento salir. -------Cuando tenía veinte años, el proyecto de escribir un libro venía gestándose en su mente. Como lo contè antes, quería ser famosa a cualquier costo, quería brillar y que la gente la ame. Le costaba valorar cuànto ya la gente la amaba, su familia, sus amigos, sus maestros, todos la amaban, pero ella siempre necesitó mas, y mas . Todo era poco en su vida, poca belleza, poco dinero, poca inteligencia, poca ropa, pocos amigos, poco afecto de su familia, poco lo que yo le daba. Así fue sumándose conocidos y contactos que le posibilitarían llegar a la ansiada cima, sin entender que aunque llegase a dicho lugar de pedestal su autoestima no crecería, y que el amor de gente extraña tampoco seria suficiente para que ella comenzara a amarse a si misma. Igualmente seguiría siendo poco, haga lo que haga.Un día, me llamó a mi trabajo para pedirme que nos encontráramos para hablar sobre el libro que pensaba publicar y en el cual hablaría de mi. En ese momento por teléfono le pedí, le rogué que no me mencionase, que si realmente le interesaba hablar sobre su anorexia y ayudar a otras chicas, no me mencione, porque igualmente tenía mucho que contar, y el libro sería igual de famoso y exitoso. Ella en ese momento me dijo; "por eso Ale, encontrèmonos y hablemos sobre el asunto, quiero que vos me asesores en algo", entonces aceptè y nos vimos en mi casa. Llegó impecablemente hermosa y sexy, sin dudas para seducirme o intentar llevarme a la cama como siempre lo hacía, pero reconociendo mi vulnerabilidad, le pedí a mi hermano que viniese, y escondido en el hall del departamento, concurriría a mi casa pasados veinte minutos aproximadamente. De esa forma yo me cuidaría de no caer, sabiendo que mi hermano llegaría. Tomando toda clase de recaudos para proteger mi salud mental, la recibí con una sonrisa y con la esperanza de al fin poder dialogar en paz y sin agresiones ni intentos sexuales. Debo reconocer que al verla comprobé lo bien que habia decidio con lo de mi hermano, dado que la hubiese tomado y la hubiese desnudado ahí mismo. No sé por què me perdía en su boca, en su pelo, en su perfume, en su piel suave y blanca, en sus manos, toda ella me gustaba y me producía un deseo incontrolable de poseerla. Quizà porque estaba seguro de su entrega, ella no me rechazaría jamás, ella siempre estaba dispuesta a que la ame, y disfrutaba cada segundo como si sus sueños estuviesen realizándose. Pero ese día, solo sonreí, y cuando entró lo primero que hizo fue intentar abrazarme. Buscó mi boca casi desesperadamente, porque estoy seguro que ella sentía lo mismo que yo.La rechacé y borré mi sonrisa como para mantener una distancia que ni yo mismo creía. Le dije casi groseramente: "salí que te pasa?, basta. "Ella con el rostro desencajado por mi rechazo, tiró los escritos sobre mi cara y despues del golpe empezaron a caer por toda la sala, hoja por hoja.Casi arrodillado ante ella que me miraba soberbia, fui levantando sus textos y acomodándolos sobre la mesa. Cuando obtuve una pila de hojas en las cuales se podia leer: capitulo I, capítulo II, etc, tomé un sesto de basura de metal, los puse en su interior y con un encendedor, los prendí fuego. Me había enfurecido su actitud y con toda la bronca le dije: VES LO QUE HAGO CON TU LIBRO? Ella llorando por el odio que esa situaciòn le causaba, comenzó a insultarme: "te voy a hacer mierda, hijo de puta, no sabés la que te espera, sorete, vas a sufrir como un condenado, vos, tu familia, tu vieja por darte la vida, hijo de puta, tu vieja va a terminar muerta igual que tu viejo a causa de este disgusto, nadie soporta tener un hijo pederasta, hijo de puta, me las vas a pagar todas". Se dió media vuelta y se marchó, no sin antes mirar para atràs como confirmando en que estado me dejaba. La ví alejarse impunemente una vez mas, dejándome en un estado de angustia, violentado e impotente. Me sentè junto a la mesa, en donde el sesto de basura dejaba ver el fuego y el humo de lo poco que quedaba de sus escritos. Ahí me quedé callado, inmerso en pensamientos, casi autista, viendo las cenizas de su libro, sintièndome parte de esas cenizas, casi muerto. Ni siquiera pude oir la voz de mi hermano, hasta que me tomó por los hombros y movièndome me hizo volver a la realidad. Ahí comprendí que esa mujer tambien podía dañarlo a el, a mis sobrinos, a mi madre, a mis amistades, y que era capaz de todo. Abracé a mi hermano, y le pedì perdón. Pero mi hermano lejos de recriminarme algo, tomó el sesto de basura, apagó el poco fuego que quedaba y me sirvió un vaso con agua. Me dió un tranquilizante y me dormí. Cuando desperté estaba toda mi familia, y el rumor de lo del libro ya circulaba entre los diálogos. Escuchè medio dormido aún, que mi madre decía: "esta chica no va a parar hasta matarlo" entonces en mi estado de angustia pensé: no mami... YO voy a matarte a vos.Publicado por Me dicen Alejo en 13:01 143 comentarios


miércoles 7 de mayo de 2008

SEGUIR ACLARANDO
Los comentarios que borro en este blog, son aquellos que agreden a terceras personas que no tienen nada que ver con este espacio, ya sea alguien que firma en este blog, o alguna persona unida afectivamente a mi. Ustedes los que me leen siempre, saben que no borro los comentarios a no ser que sean realmente ofensivos hacia otras personas, ni siquiera hacia mí, que me dijeron tantas barbaridades inimaginables, me cambiaron el nombre y todo... (ahora supuestamente me llamo Ezequiel, igual es lindo nombre, me gusta).. También me veo obligado a borrar los comentarios de una mujer muy dolida, que me ha hecho mucho daño y no soporta que ahora yo cuente sus intimidades o la verdadera versión de los hechos. Ustedes saquen sus propias conclusiones de quien puede ser.Gracias a todos los que pasan, leen y dejan sus comentarios, sean halagándome o pegándome, son bienvenidos, este blog no tiene por finalidad que la gente me halague, es solo a nivel informativo y entretenimiento, solo eso. Pueden decir lo que quieran, cuando quieran y de la forma que quieran. Ademas tienen el otro blog para putearme y lo que quieran. Bueno, eso nomás, un abrazo a todos y gracias por leerme. Esta noche o mañana subo un texto nuevo.Gracias a todos con el corazón.Publicado por Me dicen Alejo en 13:35 70 comentarios


domingo 4 de mayo de 2008

Ay si cada vez que escribo siento que me explota el pecho. La emoción de poder escribir y ser leìdo, casi como hablar y ser escuchado... Vivir todos estos años en silencio, sin poder expresar mi pena, mi dolor, cada recuerdo y cada instante en donde solo quise hacer bien. Y la culpa... como un taladro que carcomía el rencor, no poder odiarla ni gritarle, siempre encontrando mil razones para que ella me hiriera, mil motivos para darle la razón... tanto dolor.El silencio como mi peor castigo, y la humillación como para terminar de callarme. Adicto en todo el significado de la palabra. No poder decir... Juzgado y amenazado no solo por quienes conocieron la historia, sinó por mi mismo, mi peor juez, yo. Mi peor verdugo y mi mas cruel justiciero. Aún su recuerdo me acompaña, y sin embargo no puedo acercarme. Miedo, terror, pánico y supervivencia. Nunca amor, solo miedo y compasión. Porque mi Amor muriò ese día, donde mi destino cambió para siempre, y jamás volveré a amar así. Esa mujer hermosa, de la cual todavía conservo el espìritu, que fue curando de a una las heridas que la pequeña había dejado en todo mi ser. Pero como todo lo bueno en la vida, no pudo durar para siempre... y tuvo que partir... quizá para demostrarme una vez mas que mi destino es otro, que soy un hombre destinado a la soledad de mis recuerdos. Y quizà lo tenga merecido, quizà mi destino sea no poder amar jamás. Ya nada me preocupa ni me entristece, nada. Con el paso de la vida he perdido la sensibilidad a un extremo en el cual no se si existo. Esta cama gigante que sin embargo no es mas grande que las camas normales, me hace ver que solo me tengo a mi. Y a este blog, y a esta música triste que inspira cada texto que publico. Nada mas... Despues de haber soñado tanto... despues de haber entregado tanto y despues de haber llorado tanto.-------------Cuando la pequeña terminó el secundario, fue una fiesta. Su familia y sus amigos la abrazaban y la felicitaban, y yo que escondido entre la multitud solo podía aplaudirla al recibir su diploma, una vez mas, me obligaba a verla de lejos. Por qué estuve ahi? porque quería confirmar que estaba creciendo, que los años pasaban y que dejaría de ser una niña para convertirse en una mujer accesible legalmente para mi. Pero que era lo que buscaba? si ya ella me había entregado todo. Qué buscaba confirmar? que no era un pervertido? esa maldita culpa que jamás me abandonaba y me recordaba a cada momento mi error. La autopersecusiòn a la cual me sometì, por desearla y hacerle el amor. Me sentìa señalado y juzgado aún por aquellos que me querían. No podìa hallar tranquilidad, al punto de sentirme desquiciado. Ese día, la pequeña no se enteró que yo estaba mirándola, y secretamente me retirè de ese recinto para dirigirme a la casa de mis amigos. Por el camino, encontrè un bar en el cual solía emborracharme perdidamente, y sin pensarlo entrè y me acomodé en una mesa como hacía algunos años. Estando ahí sentí la necesidad de ahogarme en litros y litros de alcohol, desaparecer, perder la conciencia y morirme de una vez. Llamé al mozo, y pedí que me trajera una botella de wisky. Con hielo y soledad, estaba dispuesto a perder la conciencia y morir para no pensar aunque mas no fuera unas horas. Me dolía, me dolía profundamente que la pequeña se me niegue, no por ella, sinó por el entorno. Me la negaban y yo que sabía que no podía amarla, quería poseerla. Ese sentimiento me creaba una culpa terrible, un remordimiento fatal que me conducía a evadirme en alcohol o en los brazos de alguna mujer extraña y fácil que la reemplazara. Ese día fue especial para ella, y sin embargo no pude abrazarla. Me dolía. Y en lo peor de mis pensamientos y recriminaciones a mi mismo, empecé a servir el wisky. Llenè el vaso hasta el tope, y lo tomè entre mis manos. Lo mirè y lo acerquè a mis labios. Pero no bebí. No quise quedar tirado por ahí, pateticamente cobarde atontado por los vasos. Me puse de piè, y llevando la botella conmigo salí del bar. Tal vez la idea de no beberla no había sido buena, asi que la conservè conmigo como buscando una segunda oportunidad de replantearme la posibilidad de morir emborrachándome.Subí a mi auto, y emprendí el rumbo hacia mi casa. Llegué, detuve el auto, puse música y me quedé en su interior recostado en el asiento. La botella descansaba aùn intacta en el asiento del acompañante, y yo dormitaba entre la depresiòn y el sueño. No se en que momento me dormí, y cuando desperté habían pasado cuatro horas. Finalmente había conseguido dormir, y si bien la luz del sol poniente me daba en la cara, no tuve pesadillas y dormí placidamente aunque no muy cómodo. Tomè la botella de wisky y bajè del auto, en silencio, inmerso en mis pensamientos me dispuse a abrir la puerta de mi casa. Un abrazo pequeño me tomò por la espalda, y me quitò la botella de wisky. Arrojada en la basura quedó la idea de emborracharme con alcohol, porque ella había llegado para quedarse,para emborracharme con su cuerpo pequeño, y para que los aplausos escondidos pudieran oirse transformados en besos. Me emborraché con su belleza, con su suavidad, que me poseía y me dominaba. Embriagado en su aroma, lejos de botellas y bares, me hizo perder la conciencia, para matarme una horas sin pensar. Había cambiado la adicción pero no las consecuencias. Una vez mas había logrado anesteciar el dolor.Publicado por Me dicen Alejo en 0:39 143 comentarios


jueves 1 de mayo de 2008

CALENTAR EL ALMA
Cuando rondaba los diecisiete años, ya estaba bastante adentrada en el mundo de la anorexia. No era su peor momento de enfermedad, pero ya se perfilaba que caería en un pozo bien profundo. Varias veces intenté advertírselo, la aconsejaba, la contenía y sobre todo la elogiaba mucho como para levantar su autoestima. Pero había factores predeterminantes para que ella cayera en esa terrible enfermedad, su mala relación materna y paterna, el exceso de sobreprotección económica, la falta de límites o excesiva "confianza" por parte de sus progenitores y el entorno donde ella se movía. Digo el entorno, porque podìa ver que muchas de las personas que la rodeaban intentaban hacerla sentir mal. Hubo veces en que estando impecablemente hermosa comenzaban a encontrarle "defectos" tantos físicos como en su ropa, o en su manera de lucir, quizá para bajarla un poco del pedestal de diosa en el cual ella misma se ubicaba. Soy testigo de su enorme autoestima antes de empezar a sufrir anorexia. Quizà un poco distorcionada, porque ella a traves de su apariencia buscaba ser aceptada. Relacionaba todo el tiempo el éxito con la belleza física, y obviamente las palabras subestimantes de estas personas que querian "bajarla" le afectaban mucho. Sus padres si bien la adoraban, confiaban plenamente en ella. Dado que era una excelente estudiante, aparentemente muy sana y responsable, jamàs imaginarían en que submundo se estaba adentrando. Por esas "virtudes", le daban total libertad para elegir y crecer, porque confiaban en ella, no porque no la amaran. Pero la niña "perfecta" ante los ojos de la mayoria de sus familiares, vivía conflictos internos, en los cuales tambièn estaba su relación conmigo. No los manifestaba en el colegio, ni con sus amistades, ni con su familia, sus conflictos eran: el espejo y yo.La pequeña malentendía todo y no aceptaba límites ni consejos de nadie.Peleaba conmigo cuando querìa acercarla a su familia, e intentaba denigrarlos delante de mí, como para que yo tambien los odiara. Nunca entendí por qué si le daban todo, si se ocupaban de ella como si fuera un bebé.Sé que no era un capricho, sinó mas bien un desequilibrio.Varias veces me pregunté si esa sería su manera de crecer? haría todo eso solo porque era su manera de crecer? y no entendía nada. Vivía en un palacio, con todo y con nada a la vez.Muchas veces me parecia sumamente desagradecida y soberbia, y otras veces pensaba que quizá los bienes materiales cubrian otro tipo de carencias. Afectivas, emocionales, ausencias.La mala relaciòn entre sus padres, y esa casa enorme en donde se perdía la familia, en donde cada uno hacía la suya sin un punto de encuentro. Solo su niñera la acompañaba, pero ella que estaba acostumbrada a estar sola renegaba de su compañia y la rechazaba.Pero la pobre mujer aguantaba porque la amaba. La había visto crecer y seguramente sabía de su soledad y de la enormidad de aquella lujosa casa vacía.Su madre, exquisita mujer de gustos refinados, poseía una humildad propia de la buena gente. Sin soberbia pero con altivez, le hablaba, la acompañaba y trataba de encontrarla cada vez que su niña especial se descarriaba en algún desquicio, o en la locura que tenía conmigo.Pero la pequeña solo quería estar junto a mi, en cualquier lugar, así sea la milèsima parte de lo que tenía en su hogar. Ella no tenía fines mas que para eso, a ella solo le importaba saber dònde yo estaba y con quien.Acaso eso era amor? creo que no.Era obsesión, aunque todavía me siga dando a entender palabras que supuestamente no volverían, aunque en sus ojos todavía pueda ver el reflejo de aquella niña que se me brindaba en cuerpo y alma. No era amor.Yo hubiese aceptado que me ame mal, o que no me ame, pero lo que no podía aceptar era que no se amase a si misma. He llegado a llorar viendo los cortes que se hacía en los brazos, y solía tener pesadillas con esos episodios, en donde en sueños la veía cortarse y sangrar hasta morir. No podía entenderlo ni superarlo. La sola idea de imaginarla lastimándose con algun objeto cortante me erizaba la piel, era tan hermosa, tan frágil.Me enloquecía lentamente, me torturaba al punto de manipularme con esos temas.En invierno solía visitarme totalmente desabrigada, según ella para poder quemar calorias.Y a la vez repudiaba el vello que comenzaba a aparecerle por el cuerpo a causa de los cambios de temperatura corporal fruto de la anorexia.Cuando llegaba a casa desabrigada en pleno invierno, me helaba la sangre. No podía verla así, entonces la abrigaba, insistìa para que coma algo, que jamàs conseguía, o simplemente la metìa en la bañera con agua caliente y la bañaba.Eso le encantaba, que la bañe con agua caliente.Se sumergía en la bañera, desnuda y libre. Su cuerpo pequeñito entraba perfecto y yo me quedaba vièndola sentado fuera de la bañera, entre el vapor del agua y el perfume del jabòn y la espuma que iba creàndose mientras ella remojaba tibio su cuerpo antes helado.Solía sentarme en el piso junto a la bañera, y mientras ella se relajaba y su cuerpo empezaba a subir la temperatura despues de estar tan desabrigada o por falta de calorias a causa de la anorexia, como decía, me sentaba junto a la bañera y le leía cuentos. Apoyado en la pared y en la bañera del lado de afuera, leía para ella entre el vapor y su pelito mojado. Ella solía apoyarse en el borde de la tina para escucharme atentamente y varias veces me pedía que actúe los diálogos entre los personajes del cuento que le leía.Me decía: a ver.. haceme la voz del hombre malo, o cómo sería la voz del padre? y de la abuela? y reía mientras yo le actuaba las voces ridiculamente. O me mojaba la cara mientras leía, con caricias suaves de sus deditos que con ese gesto me agradecían por cuidarla y preocuparme por ella.Que podía hacer para verla mejor? no se me ocurrían cosas mejores que esas, pequeñas como ella, simples y fáciles pero que sin embargo hicieron que aumentase su amor por mi o su obsesiòn.Ella creía que yo la amaba, y en realidad yo quería cuidarla, verla mejor.Pero me contradecía cuando luego se me ofrecía sexualmente y yo accedía a su cuerpo, a sus besos y a su amor. Ella necesitaba agradecerme a su modo, de la mejor forma posible, según ella, aunque yo solo hubiese querido que sea feliz y se ame a si misma.Despues del baño, de los cuentos leidos y del sexo apasionado, dormía junto a mi como si fuese el lugar mas seguro. Ese lugar cálido en donde el abrazo y el calor de mi cuerpo la hacían sentir mas pequeña y protegida.Nadie parecìa necesitarla, dado que nadie la buscaba.A su corta edad pasaba horas enteras conmigo, dias enteros sin que nadie la reclamase. Y eso me daba la pauta de su abandono, de por què ella se sentía asi.Pero afortunadamente estaba conmigo. Yo podía cuidarla y abrigarla, podía alimentarla y entretenerla, podía acompañarla a cualquier parte, inclusive comprarle abrigos para cuando despertase. Podía abrigarla con mi propio cuerpo, podía darle mi calor. Podía intentar que coma, hasta lograrlo, podía bañarla en agua calentita, comprar su champú, su jabon, su perfume, podía peinarla, podía cocinarle, podía ponerle las medias y vestirla completamente mientras dormía, podía todo, pero había algo sumamente importante que la pequeña jamás entendería, no podía amarla como ella necesitaba.Publicado por Me dicen Alejo en 21:12 32 comentarios


SIN MI NO SOS NADA
Una vez, alguno de los comentarios me pidiò que cuente los errores que cometì con ella. Fueron varios, aunque algunos dolieron mas que otros. Yo tambièn la hice sufrir.A mi tambien me dolieron, pero después. A veces el rencor o la ira me cegaban al punto de maltratarla para luego arrepentirme.Varias veces he cometido el error de ilusionarla para luego abandonarla. Ella no entendìa mis motivos, a causa de su obsesiòn por mi, o de sus enfermedades. Recuerdo un episodio en especial que paso a relatarles: Ella tenía aproximadamente 16 años. No voy a volver a dar detalles de lo hermosa que era, ni de como vestìa, ni de la suavidad de su piel, lo he contado tantas veces ... aunque volverìa a contarlo, dado que fue el factor primordial y casi ùnico por el cual yo recaía en sus abrazos y en su obsesiòn. Había momentos en que asustaba enormemente su manera de amarme, me miraba fijo, a los ojos y me decía todo el tiempo que nadie jamas iba a amarme como ella. Me controlaba y me seguìa, casi vigilándome, con un miedo constante a perderme de vista o a que yo la engañe con otra. En mi mente no podìa comprender por què me celaba tanto, si yo no era una belleza, ni un mujeriego ni un tipo adinerado, no sé qué había en mi que la hacia sentir esa inseguridad. Me cansaba, peleábamos sin motivos y su desconfianza me alejaba cada vez mas. No la soportaba cuando reclamaba situaciones que jamàs habían sucedido, y menos aún cuando deliraba en su cabecita imàgenes casi perversas y totalmente fuera de lugar. Era una tortura que yo vivìa como una pseudo demostraciòn de amor. Todo lo que ella me decía y sus reclamos, los atribuìa a que me amaba demasiado, a su corta edad, a su enfermedad. Y yo que si bien nunca fui un galán, siempre me considerè seguro de mi mismo, trataba de mantenerme sereno, casi inmutable, y calladamente soportaba sus reproches sin contestarle, sin mirarla o distrayèndome en otras cosas para no pelear, para no agredirla o simplemente esperando a que se pase su ira. Pero cada vez que me veìa así se ponìa peor. Gritaba, insultaba y no le importaba dejarme mal parado delante de quien sea. Comprometerme delante de mis amigos diciendo que yo buscaba a sus novias, o que queria seducirlas... me hacía pasar mucha verguenza porque jamás me fijaría en la novia de mis amigos, aunque en su mente ella creyera que si. De la misma manera ella intentaba seducir a mis amigos, solo para ver como reaccionaba yo, o para hacer enojar a sus novias. Y cuando no lo lograba, dado que mis amigos sabían de sus celos enfermizos y sus novias no le daban mucha atenciòn, volvía sobre mi para pelear, para desenmascararme según ella. Frases como por ej: " vos me hacès esto porque estoy gorda" , o " cuando sea flaca te voy a dejar por uno de mi edad", o " vivis mirandoles el culo a las novias de tus amigos", " no me respetàs ni me querès, no vas a parar hasta verme muerta", frases de ese tipo y de mayor tenor, con insultos hacia mi persona, me dañaban la autoestima de una manera recalcitrante. Y sin motivos, solo por su propia inseguridad. Yo no tenía ojos mas que para ella, y aunque era conciente de la diferencia de edad, estando junto a ella me sentìa poca cosa. Pero jamás se lo dije, y ella no podía notarlo. A veces cuando comenzaba con sus escenas de celos trataba de calmarla elogiàndola o mimàndola, o dicièndole lo hermosa que me parecía, que ninguna jamàs se acercaría a su belleza, etc. Pero no me creìa, y atribuía mis palabras a un recurso para arreglar lo que supuestamente yo le hacía. Un dìa dejè de responderle y de seguirla, dejé de tratar de calmarla y de satisfacerla en todos sus caprichos, me dije a mi mismo que si querìa estar celosa y generar escàndalos, le daría motivos para que lo haga con razòn. Esa noche tenía una reuniòn de amigos, pensaba llevarla conmigo, pero luego fingiendo un malestar estomacal decidí decirle que no irìa, cuando en realidad mi idea era ir solo. Necesitaba sentirme bien, solo, y ver que generaba en otras mujeres. Llàmenlo autoestima, lo ùnico que buscaba era no sentirme mal, que alguien se fijase en mi. Que alguien me tratase bien, me halagara y me dijera cuànto le gustaba estar conmigo, yo fisicamente, mis besos, ser el protagonista de mi propia historia, creèrmela.Me vestí impecable, me puse mi mejor fragancia, y me dispuse a subir mi autoestima, que para entonces ya estaba bastante mas cerca del piso que del cieloraso.Notè al salir de mi casa, la enorme inseguridad que me producía estar solo, y recordaba sus palabras a cada momento: "estas gordito, ya estás mayor para eso, a vos ya se te fue el tren, etc", y sumàndole lo hermosa que era, que todos la miraban y la elogiaban, a su lado yo no existìa. Entrè a la disco donde iba a encontrarme con mis amigos, y a los pocos minutos ya estaba con una chica. Hermosa, pero no tanto, suave , pero no tanto, deseable, pero no tanto... no podìa dejar de compararla, y sin dudas mi pequeña superaba ampliamente la belleza de aquella mujer. Pero esta mujer nueva, que se había fijado en mi, había notado mi perfume, y le gustaba mi camisa. Esta mujer me susurraba al oìdo y me abrazaba casi como pidièndome que la proteja, esta nueva mujer era casi de mi edad y no tenía la necesidad de que todo el mundo la mire, porque ella tenía ojos solo para mí. Había tomado mis manos y las miraba, las acariciaba y me llenaba de elogios y de palabras hermosas. Mi mente ya no recordaba lo que se sentìa al conquistar a alguien sin necesidad de rendir exàmen todo el tiempo, o satisfaciendo caprichos, o psicoanalisando los cómo y los por què. Esta nueva mujer solo estaba dàndome un poco de lo que necesitaba, ser alguien, gustarle a alguien. Y casi por instinto, la besé, la abracé, la quise amar. Pero cuando estàbamos conocièndonos mas, ya entrados en los besos y las caricias, llegò mi pequeña y me viò. Su apariencia no era la habitual, vestida sencillamente, sin maquillaje, de una manera aniñada e infantil, se apareció en ese lugar como presintiendo algo. Me viò en esa situación de amor con la otra mujer, y sin decir nada, se diò media vuelta y se fue. Aunque su actitud no era la habitual, sus ojos no podìan mentir, acababa de presenciar su peor pesadilla. Yo que estaba recostado en un amplio y còmodo sillòn, con una mujer casi extraña entre mis brazos, tirè mi cabeza para atràs y recosté sobre mi nuca todos los pensamientos hacia la pequeña.Ahora iba a enojarse con motivo. Y se iba a dar cuenta que yo tambien valía, que yo tambien le podía parecer lindo a alguien y que podía cambiarla por otra menos bella y menos joven. Pero a quien quería engañar? si a los diez minutos salí desesperado a buscarla. La encontrè sentada y llorando en el cordòn de la vereda. Desabrigada, acurrucada abrazando sus piernitas, y balanceàndose para adelante y para atràs. No supe si acercarme, dado que ella no había notado mi presencia. Lloraba compulsivamente, como si estuviese sola. Y sin verme, se puso de pie, se tomò el estòmago y empezò a vomitar. Tomada de un poste de luz, su cuerpo se retorcìa para vomitar nada. Y arrodillada en el piso, con la boca casi tocando el suelo, la levantè en mis brazos. Apoyada sobre mi regazo, lloraba como jamás la había visto llorar. Y en ese momento comprendì mi error. Pero no pude pedirle perdón, porque ella no debía estar ahí. Y yo tampoco debía estar en ese lugar. Abrazada a mi, la subí al auto y conduje hasta su casa. No dijimos una palabra, y a modo de perdón, o buscando un motivo para todo lo sucedido, la dejè. No iba a lastimarla mas, pero tampoco iba a tenerla mas. Le dije adios esa noche, la dejè llorando, desabrigada y herida de muerte. Por que lo hice? todavía no lo se... Aunque luego de dejarla yo tambien lloraba, sabía que apartàndola de mi estaba hacièndole bien. Ella tenía que aprender a cuidarme y yo tenía que aprender a amarla. Nunca conseguimos ninguna de las dos cosas, y nunca esta historia hubiese vuelto a mi memoria si una vez mas ella no me hubiese rebajado tanto.Publicado por Me dicen Alejo en 0:47 51 comentarios


martes 29 de abril de 2008

SEPULTAR SIN MORIR
Cuando empecé a dejar de amarla, ya dentro mío crecía el cancer de la desconfianza y la inseguridad.Me había carcomido la autoestima y se había burlado mil veces de mi labor y del coraje que embargaba intentando cuidarla o protegerla.No lo merecía.Y cuando empecé a abrir los ojos, ya estaba demasiado lastimado como para volver a enamorarme.Desconfianza y miedo se unian de inmediato a una nueva relación de amor, y no tardaba mucho tiempo en perder la nueva conquista. De a una las mujeres de mi vida fueron alejándose de mi, y yo veía en ellas similitudes y actitudes parecidas a las que C. había tenido conmigo. El miedo me impedía creer y crecer.Pero yo necesitaba amar, y juré por mi vida que iba a intentarlo.Buscaba en las mujeres lo opuesto a C. pero cada una de ellas fuè teniendo algo de la pequeña que tanto me había atormentado, y terminaba suplicando que su recuerdo no me atormente mas.Cuando la lucha interna que batallaba buscando enamorarme, parecía no tener fin, conocí a una hermosa y sensual mujer de la cual me enamoré perdidamente.No era perfecta, ni detallista, ni demasiado bella fisicamente. No estaba pendiente de su apariencia, y con la sonrisa fácil y las palabras justas e inteligentes, fue adueñándose de mis dias y logró bañar mi sonrisa de luces.Hacía muchos años que no sonreía, pero esa mujer había conseguido que mis oídos volvieran a escuchar mis propias carcajadas.Los dias fueron transformándose, la compañía de mi nuevo amor me alegraba y me colmaba. El pasado fue convirtièndose en eso, pasado. Y mi cabeza empezaba a encontrar un eje que pudiese sostener tèrminos ya olvidados para mi: amor, esperanza, familia, hijos, proyectos.Junto a los momentos de amor y de pasiòn, llegaron los dias de compañía, mùsica y felicidad.Mi alma en el mismo cuerpo, cambiaba de envase y de envoltorio, y al verme en los espejos, yo ya no era aquel que demacrado y cansado pedìa un poco de paz.Me ví y me sentí mejor.La vida me daba una nueva oportunidad para creer que los sueños existen.Llegar a mi casa y encontrarla, era mi deseo diario. Y al verla, abrazarla y besarla, mi calma y mi alegría.Todo fue perfecto, como aliviando tantos años de tormento y desesperaciòn.De vez en cuando recordaba a la pequeña, pero ni siquiera me acercaba. No había vuelto a llamarme y tampoco había aparecido por los lugares que yo frecuentaba. Estaba bajo tratamiento psicológico según me habían contado, intentando liberarme de su vida.Y un buen día recibí la noticia de mi propia boda.Mi novia querìa casarse conmigo, y yo que se lo había pedido sin obtener respuesta, me sentí el hombre mas afortunado cuando confirmó que me aceptaba.Definitivamente esa no parecía mi vida, ya que poco tiempo antes había estado inmerso en un desquicio.Los planes de la boda y la lista de invitados, empezaban a crecer y a madurar como el sueño dorado de los dias felices que jamás pensé que llegarían.Yo era el protagonista de esa historia que tendría un final feliz , e imaginaba una vejez de compañía y de caricias junto a esa mujer que había logrado despertar en mi al padre, al amante, al amigo y al luchador.Còmo no tuve el presentimiento de marcharme con ella cuando feliz se alejó de mi lado para entregar personalmente a sus familiares,las tarjetas de invitación a la boda.Hoy estando solo y recordando en este blog una vez mas, todavía no sé cómo yo sigo vivo y ella no.La ruta y un alcohólico me quitaban la única esperanza que despues de tantos años había conseguido ganarme.Un accidente de tránsito mataba mi alma junto con mi amada. Y casi sin aire tuve que levantarme despues de que la suerte me dejara nuevamente arrodillado de dolor.El buen sueño llegaba a su fin, y la ira, la desesperación y el vacío me convertían en este ermitaño que hasta el día de hoy no pude superar.Ya nada sería peor. Y nada podría afectarme mas.El consuelo de mi familia y de mis amigos, y la tenacidad de mi madre, me sacaron del agujero negro en que se había convertido mi casa.No fuí a su sepelio, porque no quería verla mas. Preferí imaginar que no había vuelto del viaje, o que me había dejado por alguien mejor.Peleado con la vida, con Dios y con el mundo, me sepulté en la oscuridad de mi casa, con la idea de dejarme morir.Hasta que una mañana escuché las pisadas pequeñas y los golpecitos en la puerta que en otro momento de mi vida se asemejaban al amor.Dejando la cama como con el ùltimo aliento, abrí la puerta y ahí estaba con la mirada mas triste que nunca, mi pequeña C.venía a consolarme desde su debilidad, encontrando fuerzas ahí donde ya casi no quedaban para ella misma. Y abrazàndome en silencio, me llevó a la cama, me recostò y me viò llorar.Habré llorado cuatro horas seguidas en su regazo. Y luego me dormí envuelto en sus caricias suaves y en sus brazos pequeños.Cuando desperté se había marchado.Nunca supe si fue un sueño o realmente había estado conmigo.Despues del tiempo de estar distanciados, ella volvía en mi peor momento solo para consolarme.Cumpliendo la promesa que alguna vez me había jurado, amarme para toda la vida.Desde aquel día nada que me hicieran pudo superar semejante dolor. Ni bueno ni malo. Nada.Anestesiado de la vida y el amor voy caminando solo y en compañia de mis recuerdos. Con el tiempo como el ùnico testigo de aquellas desventuras y una vez mas poniéndome de pié.Publicado por Me dicen Alejo en 22:15 46 comentarios


SIETE AÑOS DESPUES
Ella me apartaba del mundo. Solìa caminar por la calle, pensando si habría comido o no, o miraba a otras chicas y pensaba: que formas tendría C. si comiera, sin dudas se vería saludable y mucho mas bella. Varias veces creí encontrarla en la mirada vivaz de otras mujeres, en otras pieles saludables, en otros cuerpos rollizos y rozagantes. Pero la realidad era otra, la imagen de su figura esquelética y la queja constante de que no le entraban los jeans o que si había aumentado o bajado doscientos gramos me agotaba, me alejaba y me dejaba desanimado. La miraba y la miraba, la recorría despierta, dormida, vestida, desnuda, y no lograba entender qué era lo que ella veía de malo en su cuerpo. Vièndose así distorcionada, extremadamente delgada y negándose a comer, me parecía pateticamente constante y decidida. Esa maldita voluntad que permitìa quitarle el hambre, era la misma que me ataba a ella, que no me dejaba ir. Porque era constante y jamàs decaía. Solo algunas veces comía de mi mano, pero jamàs sabré si lo vomitaba luego o tomaba laxantes para eliminarlo. Cuando me hackearon el blog, y cambiaron la mùsica, encontrè esta melodía y hoy veo que fue otra señal que Dios había colocado en mi camino, para instarme a seguir contando. Esta melodía que despues de muchos años vuelvo a escuchar, me lleva a aquellas èpocas donde la pequeña aún estaba saludable. La anorexia aùn no había carcomido sus mùsculos y la bulimia permitìa que su garganta cantara y sus dientes brillaran. Recuerdo que una tarde, donde los dos parecìamos extraídos de una pelicula romàntica, sentados en la mesa de un bar temàtico, ella me declarò su amor eterno. Me dijo que por mí vivirìa o moriría, y aunque yo no la amase igualmente viviría por mi. Siete años despues, todavía recuerdo cómo estaba vestida, como me miraba y el aroma que despedía su cabello brilloso y azabache. Envuelta su figura encantadora en una falda amplia corta de seda negra, sin medias y con botas de piel tipo zorro de color negro, con un pequeño tapadito tambien de piel y una blusa que dejaba ver sus hombros al descubierto, esa hermosa persona angelical, se había enamorado de mi. Y yo que no creìa que fuera cierto e imaginaba que en unos años me cambiarìa por otro, la escuchaba y sonreìa descreyendo sus declaraciones. Recuerdo que entre la gente, y como siempre, ella sobresalía por su belleza, y sin ninguna verguenza, recorriò el bar ante la mirada de los hombres y las mujeres habitues de ese lugar. Caminaba segura y bella, sonriente y enamorada, hacia el piano que en la otra punta del bar descanzaba como esperando que alguien se animara a tocarlo. Quedè atònito cuando sus piernas rodearon la banqueta del piano y sentada ,sonriendo, empezó a girarla como una nena juguetona, pensando qué composición iban a dejar oir esos deditos pequeños, finos y blancos. Mis ojos como siempre no podían dejar de admirarla, y como una interpretaciòn divina, comenzo a tocar el piano para mí. Su mirada no acompañaba a sus dedos, porque estaba miràndome directo a los ojos. Mientras interpretaba, a veces la sonrisa se alejaba, y parecía traspasarme. Pero no dejaba de mirarme. Solía bajar la mirada como recordando que eran sus manos las que tocaban el piano, para volver a mis ojos que encantados con la melodía y la belleza de su imagen, confundían la realidad y el sueño. Al finalizar, la gente la aplaudiò rabiosamente, y ella sonreìa feliz, como augurando un futuro de aprobación de un pùblico que ni siquiera la conocìa. La mùsica que estàn oyendo es la que me dedicò al piano aquella tarde en donde ninguno de los dos presentìamos que la pelìcula romàntica no tendrìa un final feliz. Desde entonces no he vuelto a oírla, así como tampoco he visto a la pequeña sonreir tranquila y de la misma manera. Hace unos dias la encontrè por casualidad buscando alguna melodía para musicalizar este blog. No pude mas que emocionarme y al borde mis làgrimas, que finalmente no brotaron, me recordaron una vez mas, que aquella película de amor habia encontrado un final dramàtico, incoherente y nefasto. Pero igualmente la melodìa me resulta mía, hermosa, eterna, como hubiese sido ella si no hubiese cambiado.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

http://comerdemas.blogspot.com/

Anónimo dijo...

http://comerdemas.blogspot.com/

Anónimo dijo...

http://vozdealejo.blogspot.com/

maria paz dijo...

me impacta la historia. Dos caras de la misma moneda. La verdad es relativa no olvides nunca eso. Vos te volviste debil, eso la ayudo a manipularte, como ella se decribe, es una perra pero tambien es un angel que vivio un infierno. Vos no sabes lo duro q es tener una enfermedad mental. Yo vivi una historia similar, la diferencia es que por mucho que intente nunca lo pude manipular, ni con mi intento de suicidio...

Anónimo dijo...

kisiera saber si usted es alejo kisiera leer el blog pasado k lamentablemte borraron kiero saber la verdad solo eso

Anónimo dijo...

O_O

zorprendent
zimplemnt zorprendent!!

Anónimo dijo...

pz es sorprendente saber k esta chika diio 2 karas y el sufriimiiento k tuviieron k pasar por su enfermedad...
yo kreo k tanto ella komo tu estuviieron frustados en el miiedo
deviido a esa enfermedad pero l k m da guzyo es ke pudiiste
kreear este blog para defender tu posiicion y no dejar k ella t humillara de tal manera...

Anónimo dijo...

no entiendo porq dice en un blog q te moriste_?? sos vos u otra persona la q escribe en la actualidad? contesta me parece q tenemos derecho.

Anónimo dijo...

no entiendo porq dice en un blog q te moriste_?? sos vos u otra persona la q escribe en la actualidad? contesta me parece q tenemos derecho.

Anónimo dijo...

No puedo creer las dos posiciones fe cada persona..cada una se defiende asi mismo..y la verdad que no se sabe a quien creerle en realidad.pero me gusta que te defiendas y que no dejes que ya nadie mas te pisotee :)

Anónimo dijo...

No puedo creer las dos posiciones fe cada persona..cada una se defiende asi mismo..y la verdad que no se sabe a quien creerle en realidad.pero me gusta que te defiendas y que no dejes que ya nadie mas te pisotee :)

Anónimo dijo...

la verdad nose.. para mi ambos son pateticos.. son gente grande y se meten en estas pendejadas! nose.. puede ser que vos alejo hayas vivido y sentido lo que expusiste aca, asi como tambien puede que cielo lo haya experimentado de otra forma.. son personas distintas y la misma situacion se vive y se siente de maneras diferentes! o por lo menos eso sostengo con mis 20 años!

besos! Leio Baab

EsteFany Gue dijo...

Hola- al leer cada historia q contas, nose porque tuve esa sensación como sí la historia la sintiese mía , siento como sí algo me golpeara el pecho y siento dolor, leí el libro de C, & le creí cada letra aún sin conocerla, pero ahora q conosco tu relatos, no puedo creer q exitan personas como ella y si se le puede llamar persona, al pasar de los años espero solo que ahora estés mejor, & que puedas vivir en paz y tranquilidad & la estabilidad en tu vida , espero realmente que si , sin más que decir me despido deseándote lo mejor , & esperando volver a saber de tus escritos.. Bye

Anónimo dijo...

After getting more than 10000 visitors/day to my website I thought your medicenalejoh.blogspot.com website also need unstoppable flow of traffic...

Use this BRAND NEW software and get all the traffic for your website you will ever need ...

= = > > http://get-massive-autopilot-traffic.com

In testing phase it generated 867,981 visitors and $540,340.

Then another $86,299.13 in 90 days to be exact. That's $958.88 a
day!!

And all it took was 10 minutes to set up and run.

But how does it work??

You just configure the system, click the mouse button a few
times, activate the software, copy and paste a few links and
you're done!!

Click the link BELOW as you're about to witness a software that
could be a MAJOR turning point to your success.

= = > > http://get-massive-autopilot-traffic.com

no soy normal dijo...

Quiero saber mas de esto estoy confundida entonces no fuiste un hdp como dice ella en el libro quisiera que nos veamos asi podes decirme y mostrarme los emails que ella no dice